Facturación

Qué es el modelo 347 y cómo presentarlo

Qué es el modelo 347 y cómo presentarlo

Si eres autónomo o empresa, seguro que conoces el modelo 347… Pero, por si acaso, aquí te explicamos cuándo y cómo debes presentarlo.

Seas autónomo o empresa, seguro que el modelo 347 te suena. Vamos que si te suena… De hecho, ha de sonarte a la fuerza porque es un modelo que estás obligado a presentar ante la Agencia Tributaria. Y, precisamente para que estés informado de tus obligaciones, aquí llega este artículo en el que queremos explicarte en qué consiste el modelo 347 y cómo debes presentarlo de la forma más correcta posible.

La cuestión es que el modelo 347 es, fundamentalmente, la declaración de operaciones con terceros. Con él, un autónomo o empresa informa a la Agencia Tributaria Estatal de las operaciones con terceros que hayan superado los 3.005,06€ (IVA incluido) durante el ejercicio económico anterior. Dicho de otra forma: tenemos la obligación de informar de aquellos clientes, proveedores o acreedores a los que se les han adquirido o vendido bienes o servicios por un valor superior al citado más arriba.

Eso sí: el modelo 347 es meramente informativo. Es decir: que no implica pago o devolución de importe alguno, sino que es una mera información. Pese a este carácter meramente informativo, están obligados a presentar el modelo 347 todas aquellas personas físicas o jurídicas (ya sean privadas o públicas) que realicen actividades empresariales o profesionales y que hayan desarrollado operaciones respecto a otra persona o entidad que hayan superado los 3.005,06€ en el año natural al que se refiere la declaración.

Esto significa que hay todo un conjunto de profesionales que están exentos de presentar el modelo 347, tal y como:

  • Aquellos que no hayan superado el total de 3.005,06€ en el año natural.
  • Autónomos que superen la cantidad indicada pero en relación con clientes y proveedores intracomunitarios. En este caso, informarán mediante otros modelos.
  • Todos aquellos que realicen actividades profesionales en España pero no tengan su sede en territorio español.
  • Personas físicas y entidades que tributen por el método de estimación objetiva (es decir: por módulos) o dentro de alguno de los regímenes especiales del IVA (como, por ejemplo, el régimen simplificado).
  • Quienes tengan necesidad de informar sobre operaciones incluidas en los libros registro de IVA.

 

¿Cuándo y cómo presentar el modelo 347?

Con todo esto bien claro, toca entrar en detalles más concretos. Por ejemplo, ¿cuándo se presenta el modelo 347? En el mes de febrero de cada año, declarando así todas las operaciones relativas al año natural anterior. Advertencia: si el día de final de plazo cae en sábado, domingo o festivo, el plazo de entrega de este modelo se alarga hasta el siguiente día laboral. Buenas noticias para los tardones.

Esa, además, no es la única facilidad al respecto de este modelo, ya que desde el pasado año 2013 las pymes y autónomos han de presentar el 347 de forma telemática. Es decir, a través de internet usando su firma electrónica o la firma con clave (ya sabes: la [email protected] PIN). Tan sencillo como rellenar el modelo 347 y presentarlo a la Agencia Tributaria usando internet. Ventajas del siglo XXI.

 

¿Cómo cumplimentarlo?

Lo cierto es que el modelo 347 tampoco es excesivamente complejo de rellenar… En el caso de que tus clientes no se disparen astronómicamente, claro. Tan solo consiste en introducir tus propios datos como declarante y, a continuación, incluir en la ventana de declarados a todas aquellas personas o sociedades que cumplan los requisitos para ser declarados en este modelo.

A este respecto, es necesario incluir el NIF o CIF de cada uno de los declarados, además de su nombre o razón social, el monto total de las operaciones, la clave de la operación y la provincia de la sede del declarado. Todos ellos datos que deberías tener a mano porque se trata de tus clientes, obviamente.

Por cierto, desde 2011, todas las operaciones registradas en el modelo 347 han de declararse trimestralmente. Con una única excepción: las cantidades percibidas en metálico, que se siguen declarando de forma trimestral.

Como consejo final, debemos recomendarte que compruebes y vuelvas a comprobar que las cantidades que estás declarando coinciden con las que declararán nuestros clientes y proveedores. Todo sea para evitar los sustos en el caso de que hayan habido cambios en una factura y los hayas pasado por alto. Y, ahora sí, cuando llegue el próximo mes de febrero, ya no le temerás al modelo 347. Para nada.