Emprender

Ventajas y desventajas de ser autónomo en España en 2024

¿Pensando en darte de alta como autónomo? Conoce las ventajas y desventajas para tomar una decisión informada sobre este camino profesional.

Almudena Galán

Todo tu negocio en una plataforma

Holded te permite centralizar tus facturas, contabilidad, proyectos, CRM y RRHH de forma intuitiva.

Empieza gratis hoy

Suele decirse que no todos los héroes llevan capa, una cualidad que también puede aplicarse a los autónomos. Abren su negocio todos los días independientemente de las inclemencias del tiempo, son capaces de realizar cualquier tarea en el seno de la empresa, sacan oportunidades de debajo de las piedras y nunca enferman.

Según el mito, el ADN de las personas cambia al darse de alta como autónomos, y tal vez sea cierto, porque para sobrevivir por cuenta propia en España hace falta estar hecho de otra pasta. Pero ser emprendedor también tiene sus cosas buenas, claro que sí. En este artículo ponemos todas las cartas sobre la mesa para que tengas una visión general sobre el asunto y puedas sacar tus propias conclusiones.

¿Qué es ser autónomo en España?

Un autónomo es una persona física que trabaja por cuenta propia, realizando dicho trabajo de manera habitual para obtener a cambio una remuneración económica. Sin embargo, no cuenta con un contrato de trabajo vinculado a una empresa o empleador. Es decir, que un trabajador autónomo es una persona (mayor de edad) que realiza una actividad laboral a título lucrativo de manera habitual, directa y personal.

En cuanto al perfil de un autónomo tipo en España, se trata de un hombre (aunque cada vez hay más mujeres) entre 40 y 54 años que lleva al menos cinco años dado de alta, sin trabajadores a cargo y que cotiza por la base mínima. El sector que más autónomos aglutina es el comercio (23,8%), seguido de la agricultura (11,9%), la construcción (10,6%), la hostelería (9,2%) y las actividades científicas o técnicas (8,2%).

Los autónomos cotizan a la Seguridad Social a través del RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos). La cuota de autónomos actual obliga a los trabajadores a cotizar en función de sus ingresos reales. Estas cuotas se establecen por tramos y en 2024. Según la base de cotización mínima dentro de cada tramo, en 2024 la cuota mínima es de 230,15 euros y la máxima, de 542,13 euros.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de ser autónomo?

Aunque lo más habitual es hablar de lo difícil que es ser autónomo en este país, lo cierto es que, como todo, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. A continuación, recogemos una lista de los principales pros y contras.


Ventajas Desventajas
Economía Posibilidad de obtener mayores ganancias. Posibles beneficios fiscales y deducciones. Inestabilidad económica. Más cargas fiscales. Responsabilidad ilimitada. Más problemas para conseguir financiación.
Desarrollo personal Flexibilidad de horarios. Posibilidad de rentabilizar tu vocación. Más dificultades para desconectar y conciliar.
Desarrollo profesional Control absoluto sobre las decisiones relativas al negocio. Libertad (relativa) para elegir clientes. Mayor potencial de crecimiento profesional. Ser tu propio jefe o jefa. Más dificultades para conseguir clientes.
Otras Posibilidad de trabajar cuando tú quieras. Más papeleos y declaraciones de impuestos.

Ventajas de trabajar como autónomo

Ahora vamos a ver cada una de estas ventajas por separado. Porque tienen más miga de lo que parece a simple vista.

Flexibilidad laboral y libertad de horarios

Ser tu propio jefe o jefa implica que tú te pones los horarios. Nadie va a estar mirando a qué hora entras a trabajar y podrás organizarte como tú quieras. Da igual que quieras trabajar un lunes que un festivo. Pero, si no quieres perder la cordura, es recomendable establecer un horario máximo (y más o menos estable).

Mayor potencial de ganancias

Cuando uno trabaja para sí mismo, se queda con todas las ganancias generadas (descontando los impuestos). Además, puedes negociar tus tarifas y aceptar más (o menos) encargos para aumentar el nivel de beneficios. Tú decides cuánto y cómo trabajar.

Mayor potencial de crecimiento profesional y personal

Hace unos años, escalar profesionalmente dentro de una empresa era viable e incluso habitual. Hoy en día hay más límites y llega un momento en el que es difícil crecer más. Sin embargo, los autónomos pueden tomar decisiones estratégicas para crecer a nivel profesional y personal. Ampliar su carta de servicios, subir sus tarifas, contratar personal, diversificar su negocio…

Control sobre todas las decisiones relativas al negocio

El negocio de un autónomo es suyo y de nadie más, lo que significa que no hay que darle explicaciones a nadie. Por eso, como autónomos podemos elegir proveedores de servicios, materiales de trabajo, programas informáticos, muebles, decoración del espacio de trabajo… Eso sí, la responsabilidad también es toda nuestra.

Beneficios fiscales y deducciones

Aunque hoy en día no hay demasiados beneficios fiscales para los autónomos, sí que cuentan con una deducción del 7% en la declaración de la renta por gastos de difícil justificación. Asimismo, se pueden desgravar el IVA de las compras relacionadas con el negocio y, a veces, también una parte del IRPF. Es más, si trabajan en casa hasta se podrían desgravar gastos de suministro, como la luz, el agua o el internet.

Libertad para trabajar con más clientes

¿Se te ha quedado un hueco en la agenda? Busca nuevos clientes. ¿No te gusta ese encargo? No lo aceptes. ¿Te apetece hacer otra cosa dentro de tu sector profesional? Diversifica tu negocio. ¿Un cliente te ha faltado el respeto? Dile lo que no podrías decirle como trabajador asalariado. Vale, no es tan fácil encontrar buenos clientes, pero la libertad de hacer un trabajo o no es toda tuya.

reloj debajo de una sábana

Desventajas de trabajar como autónomo

Y ahora vamos a la parte menos buena de ser autónomo. La lista es larga, pero podemos resumirla de la siguiente forma.

Inestabilidad de ingresos

Un trabajador asalariado sabe lo que va a cobrar todos los meses. Sin embargo, los ingresos de un autónomo son tan volubles como el carácter de un gato y pueden variar mucho cada mes. Sí, trabajar como autónomo es una actividad de emociones fuertes (buenas y malas) y la ansiedad está asomando la cabeza continuamente.

Mayores responsabilidades administraciones, personales y fiscales

El autónomo es responsable de su trabajo, de la llevanza de su contabilidad y de sus cargas personales. Y, ojo, porque su responsabilidad no es limitada. Esto significa que, si contrae una deuda, responde con todo su patrimonio, al contrario de lo que ocurre si forma una sociedad limitada.

Más dificultades para conseguir clientes

Un trabajador por cuenta propia hace las tareas que le encargan sus superiores. Sin embargo, el autónomo, al margen de trabajar, también tienen que dedicar parte de su tiempo a buscar clientes, lo que muchas veces implica invertir en marketing.

Acceso a financiación más difícil

Cuando un funcionario va a pedir financiación al banco todo son flores, corazones y lisonjas. Sin embargo, el escenario es opuesto para un autónomo, independientemente de que solicite un préstamo a nivel personal (por ejemplo, una hipoteca) o profesional.

Problemas para conciliar

A veces, ponerse límites laborales es muy difícil, especialmente si trabajas en casa. ¿Y qué autónomo no se ha puesto a hacer la colada o a limpiar la casa mientras se suponía que estaba tomándose un descanso?

Dificultades para conseguir un trabajo por cuenta ajena

Dar el salto del trabajo por cuenta propia al trabajo por cuenta ajena no es fácil. De hecho, hay muchas empresas que no están dispuestas a contratar a personas que han sido freelance. Algo que es difícil de entender, porque un autónomo es, por definición, lo que podríamos llamar “un currante nato”. Al fin y al cabo, si no trabaja, no cobra.

Burocracia sin fin

Declaraciones trimestrales y anuales se unen a continuos cambios normativos. En este sentido, te invitamos a realizar un ejercicio práctico: intenta pedirles a dos autónomos que te expliquen los cambios introducidos por la Ley Antifraude y la Ley Crea y Crece. Lo más probable es que te cuenten cuentos completamente diferentes, porque nadie se aclara y el Gobierno no está haciendo grandes esfuerzos por explicar las modificaciones.

Elevada carga fiscal

Si te preguntas cuánto paga un autónomo en cuanto a impuestos y gastos fijos, la respuesta es “mucho”. Eso siempre y cuando declare todas sus ganancias, claro.

Aunque a efectos fiscales las cantidades que pagan al fisco trabajadores asalariados y autónomos son similares, la presión fiscal suele ser mayor en el caso de los autónomos. Y a eso se suma el hecho de tener que ejercer de “tesoreros” de Hacienda al recaudar el IVA de sus clientes para ingresarlo cada tres meses. Créeme, no es lo mismo cobrar una nómina de 2.000 euros que cobrar una factura de 2.820 euros y tener que pagar “de tu bolsillo” 820 euros. Y luego hay que sumar la cuota mensual de autónomos, claro.

¿Derecho a paro?

Cuenta la leyenda que un autónomo cobró el paro. Sí, los autónomos tienen derecho a la prestación por desempleo y, en teoría, desde la aplicación de la cotización por ingresos reales es más sencillo solicitar el paro. Pero en la práctica el proceso es digno de las 12 pruebas de Astérix. Mientras que el resto de trabajadores solo tienen que acudir al SEPE, un autónomo tendrá que ir a su mutua y acreditar que el cese de la actividad es por motivos involuntarios a causa de una pérdida de beneficios importante. Y eso, amigos, no es nada fácil.

¿Cómo maximizar las ventajas y minimizar las desventajas de ser autónomo en España?

Como hemos venido repitiendo a lo largo del artículo, tampoco hay que dramatizar. Ser autónomo es difícil, eso es innegable. Pero también puede ser una experiencia enriquecedora si consigues vivir de lo que realmente te apasiona. Además, existen algunos métodos para maximizar las ganancias que hemos descrito anteriormente.

Utilizar herramientas online para autónomos

Las herramientas digitales son la salvación de los autónomos, ya que un buen programa les ayuda a ahorrar tiempo de gestión para que puedan dedicarlo a desarrollar su labor. Un software de facturación y contabilidad, otro para llevar el inventario, el TPV, un ERP, una plataforma para registrar los proyectos… ¿Y si pudieras tener todo esto en un único programa? Eso es precisamente lo que ofrece Holded, el software en la nube de gestión para pymes y emprendedores.

En Holded saben que ser autónomo implica a enfrentarse a todo tipo de retos a diario, y por eso ofrecen tres planes muy económicos para automatizar la gestión de la facturación y otros aspectos del negocio a través de un programa intuitivo, moderno y fácil de usar. Y lo mejor es que puedes empezar gratis ahora mismo.

Aprovechar las ayudas que ofrece el Gobierno

El Gobierno ofrece ciertas ayudas para hacer la vida de los autónomos un poco más fácil. La más conocida es la famosa tarifa plana de 80 euros al mes (en el año 2024). Otro ejemplo es el Kit Digital. Eso sí, la solicitud puede llegar a resultar enrevesada. Por eso, tanto ATA (Asociación de Trabajadores Autónomos) como Holded te pueden echar una mano a la hora de solicitar esta ayuda financiada con los fondos europeos NextGenerationEU. También debes tener en cuenta que declarar esta ayuda en Hacienda es un poco complejo, así que es posible que necesites recurrir a un gestor.

Desarrollar un plan financiero personal

Un plan financiero personal es un documento que recoge tus objetivos económicos, tus estrategias para alcanzarlos y los recursos de los que dispones. Puedes escribir todo esto en la servilleta de un bar si quieres, porque lo importante es que los datos y las expectativas sean realistas. A todos nos encantaría aspirar a tener el mismo dinero que Elon Musk o Amancio Ortega, pero es muy improbable que eso ocurra.

Buscar una red de apoyo y asesoramiento personal y profesional

Aunque un autónomo está solo ante el peligro, siempre puede buscar aliados. De hecho, es fundamental desarrollar una red de apoyo personal y profesional para consultar dudas y pedir consejo.

Tener varias cuentas bancarias

Uno de los mejores consejos que me dieron cuando me di de alta en autónomos es abrir al menos una cuenta bancaria secundaria para reservar el dinero correspondiente a los impuestos que hay que ingresar en las declaraciones trimestrales. De esta forma, no correrás el riesgo de gastar un dinero que no es tuyo (ni de hacerte ilusiones).

Preguntas frecuentes

Basándose en las ventajas y desventajas, ¿vale la pena darse de alta como autónomo en 2024?

Como autónoma escribiendo estas líneas, creo que mi punto de vista puede resultar sustancioso. ¿Merece la pena darse de alta como autónomo en 2024? Sinceramente, vivir como autónomo en España no es fácil. La elevada carga fiscal, los continuos papeleos, la normativa confusa, la incertidumbre, las declaraciones de impuestos y el no poder pedir a nadie que te ayude es muy duro.

Y ni qué decir tiene que ser nuestros propios jefes tampoco es la utopía que nos han vendido, sobre todo si no sabes ponerte límites ni respetas un horario laboral racional. Y, si trabajas en casa, ya solo te queda ponerte una herropea en el tobillo.

Tampoco ayudan demasiado los nuevos cambios anunciados en los últimos años, como el nuevo sistema de cotización por ingresos reales o la factura electrónica. Aunque, en ese sentido, un buen software para autónomos puede salvarte la vida.

Pero no todo es malo. En principio, tienes libertad de horarios y, si te lo montas bien, puedes llegar a ganar bastante dinero. Además, también está bien no tener que dar explicaciones a nadie, y si no quieres trabajar con un cliente, ya llegará otro.

Entonces, ¿vale la pena ser autónomo en 2024 o no? Pues… depende. Si hay un trabajo que te gusta especialmente y solo puedes realizarlo siendo autónomo, adelante. Realmente es posible vivir de lo que te gusta. Eso sí, prepárate a aguantar clientes que no saben lo que quieren, a aprender contabilidad a marchas forzadas y a desarrollar un escudo mental para que la ansiedad no te coma la moral día a día.

Para finalizar, señalar que, según las cifras del barómetro de autónomos en 2024, ocho de cada diez autónomos se muestran satisfechos con haber emprendido. No obstante, las perspectivas económicas para este año no son las mejores, ya que los gastos están por las nubes y solo el 8,2% de los autónomos se plantea contratar en 2024.

¿Cómo darse de alta como autónomo?

Si te interesa cómo ser autónomo en España, en Holded tienes una guía paso a paso con todo lo que tendrás que hacer. Como resumen, te recordamos que deberás darte de alta como autónomo en Hacienda (con el famoso modelo 037) y la Seguridad Social para formar parte del RETA (con el modelo TA0521). Cuando no termines no te darán la capa, pero podrás decir con orgullo que ya eres un superhéroe (o superheroína).

¿Se puede pasar de ser autónomo a crear una empresa?

Sí, claro, se puede pasar de ser autónomo a crear una empresa. Es más, es el paso que deciden dar muchos profesionales cuando su negocio ha alcanzado cierto volumen (generalmente, una facturación anual entre 40.000 y 60.000 euros). El primer paso es informar a la Seguridad Social para pasar de autónomo a autónomo societario y luego tendrás que constituir tu SL (sociedad limitada). Por último, deberás realizar los trámites pertinentes en Hacienda según tu caso.

Todo tu negocio en una plataforma

Holded te permite centralizar tus facturas, contabilidad, proyectos, CRM y RRHH de forma intuitiva.

Empieza gratis hoy

Suscríbete a nuestra newsletter.

En Holded traducimos lo complejo y lo hacemos fácil e intuitivo. Utiliza nuestro programa junto con tu asesoría y comprende mejor el estado de tu negocio.

Descubre cómo

Te recomendamos