Emprender

Guía para darse de alta como autónomo en España

|

Te gusta el riesgo. Eres amante del emprendimiento. Por fin, esa idea que tenías en mente has podido bajarla a tierra y convertirla en proyecto. Tu situación financiera o laboral te obliga a ello. Cualquiera puede haber sido la razón que te ha animado a dar el paso.

La realidad es que te has decidido a darte de alta como autónomo, pero inicias tu actividad profesional y las dudas te asaltan. ¿Qué pasos hay que dar para empezar como trabajador por cuenta propia? ¿Qué trámites son obligatorios? ¿Cuándo podrás comenzar a facturar?

A continuación, vemos cómo darse de alta como autónomo en tan solo dos sencillos pasos.

¿Qué significa trabajar por cuenta propia?

El trabajo por cuenta propia, según el Estatuto del Trabajo Autónomo, es todo aquel realizado por «personas físicas que realicen de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena».

Es decir, viene a ser todo lo contrario al trabajo como asalariado o por cuenta ajena. Como autónomo, eres un trabajador totalmente independiente económica y profesionalmente y no estás sujeto a las directrices de ningún otro empleado o empresa. Pero, a partir de esta definición general, podemos encontrar diferentes tipos de autónomos.

Principales ventajas y desventajas de ser autónomo

El trabajo autónomo, como todo, tiene su lado bueno y su parte menos positiva. Ser trabajador por cuenta propia conlleva una serie de ventajas y desventajas que debes tener en cuenta a la hora de emprender tu actividad profesional.

Ventajas

La principal ventaja que puedes encontrar es que, en el momento de iniciar una actividad económica por tu cuenta, el trabajo autónomo es la opción más sencilla y barata. Al no tener que constituirte como una personalidad jurídica –tan solo es necesaria la personalidad física del propio empresario– los trámites burocráticos son mucho menores y más baratos.

Por decirlo de otra forma, tú con tu DNI y tu domicilio, eres una empresa andante. A su vez, y por ese mismo motivo, también suele ser la manera más óptima para la puesta en marcha y la gestión de empresas de un tamaño muy reducido. Aun así, todo dependerá también de tu actividad, de tu sector, de cómo vaya a ser la fiscalidad a la que tengas que ceñirte y de lo que más te convenga en base a todo ello. De todas formas, existen numerosos recursos empresariales y financieros con los que iniciar tu actividad, así como cursos, plataformas y consejos para encontrar trabajo como autónomo que te vendrán genial.

Desventajas

A su vez, como desventaja más importante, debes ser consciente de que el autónomo asume muchos más riesgos que quien monta una sociedad. La responsabilidad es mayor que la de un empresario, ya que deberá responder con su patrimonio personal en el caso de que se generen deudas. Por su parte, los gastos, la inversión, la gestión y la administración del negocio corren íntegramente a su cargo.

Por otra parte, otro gran inconveniente que muchos asocian a ser autónomo es la carga fiscal. La presión en este aspecto que ha de soportar un trabajador autónomo puede ser superior a la de una sociedad, especialmente si el autónomo empieza a generar beneficios considerables. Esto se debe a que las personas físicas tributan más cuanto mayor es su renta, mientras que las sociedades cuentan con tipos más reducidos, si su dimensión es limitada.

Pasos para darse de alta como autónomo en España

Con la decisión ya tomada, lo que debes hacer es ponerte manos a la obra con uno de los puntos más tediosos de toda esta aventura: la burocracia. O sea, darte de alta como autónomo a ojos del Estado. ¿Cómo?:

Darse de alta como autónomo en Hacienda

Primero tendrás que darte de alta en el Censo de Empresarios y Profesionales de Hacienda. Para eso deberás presentar el modelo 036 o el modelo 037 (Declaración Censal simplificada). Un modelo, por cierto, que posteriormente te pueden exigir tanto clientes que vayas consiguiendo como la propia Administración Pública para temas tributarios y fiscales.

En este sentido, debes saber que el modelo 037 pueden presentarlo todos aquellos que reúnan las siguientes condiciones:

  • Ser una persona física residente en España y que no actúe por medio de ningún representante.
  • Tener asignado un NIF y que el domicilio fiscal coincida con el de la gestión administrativa.
  • No estar incluido en los regímenes especiales de IVA, a excepción del régimen simplificado, régimen especial de agricultura, ganadería y pesca o régimen de recargo de equivalencia. En nuestro artículo tipos de regímenes de IVA te explicamos en qué consiste cada uno y cuál te corresponde.
  • No tener la condición de gran empresa.
  • No estar inscrito en el Registro de Operadores Intracomunitarios o en el de devolución mensual del IVA.
  • No ser sujeto pasivo de Impuestos Especiales ni del Impuesto sobre Primas de Seguros, ni satisfacer rendimientos de capital mobiliario, ni realizar ventas a distancia.

Sea cual sea tu caso, en este modelo tendrás que notificar tus datos personales, la ubicación de tu negocio, la actividadque vas a desarrollar y los impuestos que vas a pagar.

En lo que respecta a la actividad, tendrás que escoger el epígrafe por el que vas a cotizar, dependiendo de cuál sea tu profesión. Consulta aquí la lista de actividades profesionales de la Agencia Tributaria.

Lo normal es que estés exento de pagar el Impuesto de Actividades Económicas, ya que tan solo están obligados aquellos que facturen más de 1.000.000 euros al año. De lo contrario, deberías presentar el modelo 840 y 848.

Alta en la Seguridad Social

Pero no han acabado aquí los trámites. También debes darte de alta en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) en un plazo de 30 días desde que te inscribes en Hacienda. El modelo a cumplimentar en este caso es el TA0521. Presenta el modelo en una oficina de la Seguridad Social, acompañado de una fotocopia de tu DNI y otra fotocopia del alta en Hacienda.

Es a este organismo al que le tendrás que pagar tu cuota de autónomos. Por eso mismo también es aquí donde tendrás que solicitar las reducciones previstas por ley que más adelante detallamos. Además, en el momento de tu alta deberás definir la base de cotización sobre la que se calculará la cuota a pagar y se domiciliará el pago.

Con estos dos pasos ya estarás inscrito. Pero hay otras consideraciones que debes tener en cuenta al plantearte cómo darte de alta como autónomo. Así que, vamos con ellas.

Otros trámites a considerar al darse de alta como autónomo

La licencia de apertura

Este paso solo te afecta si quieres abrir un local o un establecimiento en el que desarrollar tu actividad. Por ejemplo, es muy típico para restaurantes, bares, tiendas, etcétera. La licencia la otorga el ayuntamiento y el coste de la misma varía en función de diversos factores: la relevancia comercial de la calle, el tamaño del local o el tipo de actividad, entre otros.

La licencia de obras

Existen negocios que hay que empezar desde cero y que conllevan reformas. O, más bien, locales que hay que remodelar y reconstruir de arriba a abajo. Para realizar esas reformas o mejoras, tendrás que pedir la licencia de obras en el ayuntamiento. El coste de esta licencia será más elevado cuanto mayor sea la envergadura del proyecto.

Alta en los organismos de trabajo

Si vas a tener una plantilla de trabajadores a tu cargo, deberás comunicar la apertura del centro de trabajo. Este trámite se realiza ante el organismo encargado de tu Comunidad Autónoma. Y, lógicamente, también deberás dar de alta a tus trabajadores en la Seguridad Social.

Pero, ¿qué es lo que paga un autónomo exactamente?

He aquí uno de los principales interrogantes que pueden agobiarte cuando te das de alta como autónomo. ¿En concepto de qué y, sobre todo, cuánto tienes que pagar?

Tributariamente, los trabajadores por cuenta propia, actualmente, en España pagan dos impuestos:

  • El IVA, que se abona trimestralmente y se aplica a todas y cada una de las operaciones en las que se compra un producto o servicio nuevo.
  • El IRPF, el cual se paga anualmente al hacer la Declaración de la Renta. Recuerda, eso sí, aplicar las retenciones correspondientes en las facturas que emitas a tus clientes, así como abonar las que recibas de tus proveedores.

No obstante, los gastos de un autónomo no concluyen aquí. Cada mes tienes que pagar la cuota de la Seguridad Social. En favor del emprendimiento, te puedes beneficiar de una tarifa plana al inicio de tu actividad y de ciertas reducciones.

Así mismo, se establecen unos tramos, los cuales irás recorriendo con el paso del tiempo:

  • 1º tramo: el primer año tienes una reducción del 80%. Por lo tanto, abonas mensualmente una cuota de unos 60 euros.
  • 2º tramo: después, entre los meses 13 y 18 siendo autónomo, la reducción pasa del 80% al 50%. Así que en ese periodo abonarás una cuota que rondará los 140 euros.
  • 3º tramo: posteriormente, desde el mes 19 al 24, la reducción es menor, pasando del 50% al 30%. Por lo tanto, esos seis meses hasta que cumplas los dos años, abonarás casi la totalidad de la cuota, la cual oscilará los 200 euros.

A partir de ahí tendrás que pagar toda la cuota a la Seguridad Social. No obstante, te recomendamos estar al día sobre la actualidad, ya que se avecinan cambios legislativos en lo relativo a las cuotas de los autónomos para el 2023.

Dos consejos al darse de alta como autónomo hoy en día

Al mismo tiempo, tenemos dos consejos que ofrecerte. Primero, te aconsejamos contratar los servicios de una asesoría. Serán quienes mejor te indiquen qué tienes que pagar, cómo debes hacerlo y en qué momento. Además, también sabrán informarte sobre posibles ayudas y subvenciones que puedan ir publicándose.

Segundo, y para concluir: apóyate en las nuevas tecnologías y sus múltiples ventajas. Siendo autónomo de pleno derecho, aprovecha los beneficios del nuevo escenario digital en el que nos encontramos. Sin ir más lejos, en Holded te simplificamos el trabajo. Con nuestro software de gestión y facturación online, la contabilidad y otros trámites tributarios serán automáticos. Así podrás centrarte en lo que de verdad importa: sacarle toda la rentabilidad a tu negocio y exprimir al máximo esta nueva aventura laboral.

Paga solo la mitad durante 3 meses

Consulta tus estados financieros en tiempo real, calcula los impuestos por pagar y automatiza la presentación de algunos modelos.

Empieza gratis

Te recomendamos

Holded vs. Billin

Facturación

Holded vs. Billin: Comparativa de programas de facturación y contabilidad en 2023

Estrategias de marketing en redes sociales para asesorías

Asesorías y Gestorías

Estrategias de marketing en redes sociales para asesorías

Qué es una cartera de clientes y cómo gestionarla

Asesorías y Gestorías

Qué es una cartera de clientes y cómo gestionar la tuya con éxito