Emprender

¿Qué es un ecommerce? Tipos, plataformas y pasos para crear uno

|

¿Qué es un ecommerce? Se trata de un sitio web en el que una empresa o autónomo vende sus productos o servicios. El rasgo principal de un ecommerce es que se puede ejecutar la compra o contratación del bien o servicio desde la propia web, mediante la selección del producto que buscamos y el pago del precio establecido –todo en el mismo site–.

Tipos de ecommerce

Tipos de ecommerce

Podemos realizar diferentes tipos de ecommerce en función de la característica que analicemos. Si nos fijamos en el tipo de público al que va dirigido podemos establecer los siguientes tipos:

  • Business to Consumer o B2C. Sería aquella tienda online que vende productos o servicios a consumidor final –no a público profesional o empresas–. Una tienda online de moda sería un comercio electrónico B2C.
  • Business to Business o B2B. En este caso vendemos en exclusiva a público profesional –autónomos– y empresas. Por ejemplo, una consultora de marketing que asesore sobre marketing y comunicación a otras corporaciones.
  • C2C o de consumidor a consumidor. En este caso se produce un intercambio entre consumidores. El ejemplo más fácil para entenderlo es Wallapop.

Clasificación según tipo de producto

Otra clasificación vendría determinada por el tipo de producto que se comercialice:

  • Ecommerce de productos –bienes–.
  • Ecommerce de servicios –asesoramiento legal, consultoría o servicio de limpieza, por poner algunos ejemplos–.
  • Ecommerce de infoproductos. Se trata de sitios que venden conocimiento. Información o guías sobre determinados aspectos en los que un cliente puede estar interesado en formarse. Normalmente, estos infoproductos se comercializan en formato digital. 

Centraliza todos los aspectos de tu ecommerce

Holded te ahorra tiempo y dinero para que te centres en el éxito de tu empresa.

Descubre más

Tipos de ecommerce por proveedor

También podemos clasificar los ecommerce según el número de proveedores que encontraremos en la página web. En este sentido tenemos:

  • Marketplace. Páginas en donde podemos encontrar diferentes empresas que ofrecen uno o varios productos. Sería el caso de Amazon o eBay. El mismo artículo es ofrecido por varios proveedores.
  • Corporativos. Tiendas online pertenecientes a una sola empresa, que es la única que vende sus productos o servicios en ese lugar. Cualquier marca de moda sería un buen ejemplo de este tipo de ecommerce.

Tipos de ecommerce según stock

Tenemos una última clasificación, en función de si el ecommerce tiene en propiedad el stock o si el vendedor es un mero intermediario:

  • Ecommerce de dropshipping. El propietario de la tienda online no tiene stock. Tampoco se encarga de la logística. Llega previamente a un acuerdo con un proveedor, que es el encargado de satisfacer la demanda generada por el propietario de la tienda online, que la promociona en busca de ventas. 
  • Ecommerce con stock. La tienda online al uso, que se encargaría de todo el proceso de venta, contando con stock para responder a la demanda que la tienda genere. Y gestionando también el envío de pedidos, acaparando el 100% del proceso.

Ventajas y desventajas de un ecommerce

La gran ventaja de un ecommerce es que permite a un negocio generar ventas inmediatas desde cualquier parte y en cualquier momento. Esto multiplica las opciones de incrementar su volumen de negocio, al aumentar exponencialmente el público objetivo y la visibilidad. Además:

  • Es más económico montar una tienda online que crear una tienda física.
  • Obtendrás más información sobre tus clientes y público objetivo, al tener más datos sobre cómo interactúan con tu tienda online.
  • A raíz de lo anterior, podrás personalizar ofertas y recomendaciones para aumentar las ventas.
  • Podrás captar potenciales clientes y crear una comunidad sobre la que generar ventas recurrentes, con una estrategia de marketing online adecuada que utilice blog, newsletter, ofertas y promociones, etc.
  • Tendrás información detallada y en tiempo real sobre líneas de negocio y productos más o menos exitosos.
  • Podrás mantener una conversación inmediata con los consumidores, mediante los canales de comunicación online que activa una tienda online –chat, formularios, etc.–.
  • Combinado con un ERP, podrás ampliar los puntos anteriores, valorando también la rentabilidad de ciertas líneas de negocio, el margen de beneficio real de cada producto, la necesidad o conveniencia de cambiar de proveedor de mensajería, valores medios de carrito para el cálculo y lanzamiento de posibles promociones, etc.
  • Agilidad a la hora de lanzar o retirar ciertos productos o servicios. Así como probar nuevas líneas de negocio.
  • Mayores facilidades para alinearnos con objetivos de desarrollo sostenible. Las operativas online reducen la huella de carbono y permiten reducir el impacto negativo sobre el medioambiente.
Ventajas y desventajas de un ecommerce


Sin embargo, también tiene sus inconvenientes. La competencia también es mayor, y será necesario llevar a cabo una serie de estrategias e inversión si realmente queremos que el canal tenga utilidad y, en efecto, nos ayude a vender más. 

  • Creación de un plan de marketing específico para la tienda online.
  • Aumento del coste de inversión en publicidad
  • Contratación de personal para atender y gestionar este nuevo canal de venta
  • Limitaciones a la hora de probar / ver el producto o servicio a la venta
  • Necesidad de un mantenimiento constante de la plataforma a nivel tecnológico
  • Mayor riesgo de sufrir fraudes o ataques de ciberseguridad
  • Falta de contacto personal, lo que nos obligará a generar estrategias que permitan crear fidelidad sobre los clientes.

Pasos para crear un ecommerce

Lo primero al crear un ecommerce es determinar qué queremos vender. Porque la solución tecnológica a utilizar variará notablemente en función de si se trata de un producto o de un servicio, si será personalizable en la web o no, si hay muchas o pocas referencias, sus variables –tallas, colores, etc.–. 

Después tendrás que crear un plan de marketing y viabilidad específico para tu tienda online. Al final, es como cualquier otro negocio, en el que necesitarás tener claras las cifras, para corroborar la rentabilidad del mismo, precios, márgenes… El resto de pasos para crear un ecommerce serían:

  1. Compra un dominio: si sólo venderás en España es válido un .es. Si tienes intención de ampliar posteriormente o iniciar una venta internacional incluyendo otros idiomas valora la contratación de .com.
  2. Contrata un alojamiento que dé cobertura a las necesidades de una tienda online:
    • Servidor de rápida respuesta
    • Altos estándares de seguridad y encriptación
  3. Elige la plataforma o CMS que utilizarás. Los principales y más conocidos son:
    1. Prestashop: para ecommerce de tamaño medio. Es gratis, aunque añadir ciertas funcionalidades mediante módulos puede resultar costoso.
    2. Woocommerce (WordPress). También para ecommerce pequeños y medianos. Es el más fácil de usar e instalar. Es gratis. Y también lo son muchas de sus funcionalidades extra, que puedes añadir mediante plugins. Algunas de ellas, más profesionales, tienen un coste relativamente más bajo en comparación con otras plataformas y CMS. También es el más vulnerable si no se toman ciertas precauciones.
    3. Magento. Más robusto, para grandes ecommerce. Tiene versión gratuita, pero su configuración y personalización es bastante más compleja y costosa.
    4. Shopify. Para pequeños ecommerce y primeras pruebas. Es fácil de crear y configurar. Incluso puedes crear tus propios diseños en base a plantillas muy fáciles de instalar. Es la forma más rápida y sencilla de tener tu tienda online sin tener conocimientos de programación. Como contrapartida, tienes que pagar una cuota mensual, y no es tan personalizable, dado que es una solución estándar preconfigurada (no es de código abierto como los anteriores).
    5. Opencart. Similar a Prestashop, aunque con un desarrollo de base más limitado y con menos comunidad que aporte soluciones y desarrollos para funciones extra.
    6. Drupal. También en la línea de Prestashop, aunque con un interfaz de administrador menos amigable, que puede dificultar la gestión del ecommerce si no se tienen conocimientos y experiencia suficiente con el mismo.
  4. Elegir un diseño acorde con:
    • El producto que venderás
    • El público al que te dirigirás
    • El manual de identidad corporativa de la marca o empresa propietaria del sitio
  5. Decide y configura las opciones de pago que tendrá tu ecommerce, que pueden ser:
    • Pago con tarjeta (necesitarás la contratación de un TPV Virtual o integrar soluciones como PayPal, que permiten el pago tanto con este monedero electrónico como con tarjeta)
    • Pago por transferencia bancaria
    • Pago por Bizum
    • Pago contra reembolso
  6. Dependiendo del valor de lo que vendes, puedes valorar también en este punto si ofrecerás o no facilidades de pago. Debiendo estudiar, en ese caso, la posibilidad de otorgar financiación o permitir el pago a plazos con o sin intereses
  7. Realiza fotografías de alta calidad para tu inventario de productos o servicios
  8. Redacta detalladamente y desde un enfoque de posicionamiento en Internet descripciones detalladas y originales de tus productos y servicios.
  9. Valora si publicarás tu web únicamente en español, o también otros idiomas, pues debes tenerlo en cuenta tanto en el punto anterior, como a nivel de desarrollo
  10. Determina cómo almacenarás tu inventario, los costes y el proceso de gestión de almacén.
  11. Marca el proceso de gestión desde que entra un pedido en tu ecommerce hasta que envías el pedido al cliente.
  12. Determina los perfiles que podrán acceder a esos datos, para controlar quién accede y a qué información. Especialmente en cierto tipo de productos o servicios. En función de la información que recopiles debes prestar atención a la normativa relacionada con Protección de Datos. 
  13. Establece y negocia con proveedores de mensajería diferentes packs y precios en función de las diferentes opciones de envío que pueda requerir tu producto o servicio.
  14. Crea una política de devolución o cancelación, en función del producto o servicio y los requerimientos legales que exija en cada caso
  15. Activa canales de atención al cliente, que podrían incluir:
    • Un teléfono específico para las ventas generadas en tu tienda online
    • Atención a través de redes sociales
    • Activación de un correo electrónico específico para problemas o incidencias con los servicios / productos de tu ecommerce
    • Formularios web
    • Chat en vivo dentro de la propia tienda online
    • Atención vía Whatsapp
  16. Planea cómo será tu estrategia de fidelización, para mantener el compromiso de aquellos clientes que ya te han comprado, mediante ofertas, promociones, servicios de suscripción a noticias o newsletter de tu tienda online, etc.
  17. Contrata un seguro con coberturas específicas para imprevistos y situaciones que puedan darse durante el desarrollo y gestión de tus operaciones comerciales online.
  18. Establece cómo será la recopilación y gestión de todos los datos para optimizar procesos en tu tienda online, mejorar la usabilidad de la página, tus productos, etc.
  19. Crea un plan de ciberseguridad que proteja tu tienda ante posibles fraudes o ataques. Este debe incluir:
    • Mantenimiento y actualizaciones permanentes del CMS o sistema finalmente elegido (WordPress, Prestashop…) y sus plugins y módulos, que también deben ser actualizados a su última versión constantemente y asegurando el correcto funcionamiento de la tienda online.
    • Realiza copias de seguridad periódicas y automáticas, tanto de las bases de datos como de los directorios que conforman la tienda en tu servidor.
Pasos para crear un ecommerce

Dudas y preguntas frecuentes al crear un ecommerce

¿Cuánto cuesta un ecommerce?

Todo dependerá del tipo de tienda online que necesites, en función de tus productos, tamaño y modelo de negocio. El plan básico de Shopify, que sería la solución más básica para vender en Internet, es de 27 €/mes

Soluciones como Wocommerce no tienen un coste mensual. Aunque es probable que necesites de un desarrollador y/o diseñador para conseguir la tienda online que realmente deseas. En este caso, te recomendamos que pidas presupuesto a varios desarrolladores, en función de tus necesidades. 

Otros gastos que debes tener en cuenta son:

  • Dominio: un .es puede costar entre 10 y 15 €/año, mientras que .com podría irse a los 30 €/año, dependiendo del proveedor. Otros dominios territoriales o especiales (.shop, .madrid, etc.) podrían llegar a costar hasta 80 €/año
  • SSL: su coste oscila entre los 5 €/año hasta los 200 €/año, dependiendo del proveedor. También hay sistemas SSL gratuitos completamente fiables, bajo el proyecto Let’s Encrypt. Se trata de un sistema de encriptación que permite asegurar operaciones y transacciones en tu ecommerce. Sabrás qué páginas lo tienen haciendo clic en el candado de la esquina superior derecha del navegador. Si no tiene candado no tiene SSL y tus datos podrían ser visualizados por terceros.
  • Alojamiento: su precio varía en función de la capacidad de almacenamiento que necesites, la velocidad de respuesta ante peticiones en tu web, etc. Hay decenas de proveedores en España con buenos alojamientos, y en la mayoría de los casos es recomendable un alojamiento de tipo ‘Profesional’, que parten de los 50 – 60 €/año.

¿Puede una sóla persona llevar un ecommerce?

Todo dependerá del volumen de pedidos y de la preparación que requiera cada uno de ellos. También del volumen de atención al cliente que genere la web, y si se tiene previsto realizar acciones de marketing para su promoción, como por ejemplo SEO, SEM, contenidos, redes sociales…

Normalmente, es complicado que una sola persona lleve un ecommerce, dado que probablemente necesitamos apoyarnos externamente en, al menos, un perfil profesional de desarrollador / diseñador y otro de marketing online para promocionar el sitio y generar clientes. 

¿Qué es un ecommerce de afiliación?

Un ecommerce de afiliación es un portal que trata de ofrecer contenido de calidad sobre un determinado tema. Esto le ayuda a obtener posicionamiento orgánico en Google, lo que le genera a su vez visitas de potenciales clientes interesados en esa temática. 

Posteriormente, en sus diferentes análisis de producto, realizan recomendaciones de determinadas marcas, a las que derivan parte del público captado. Si este potencial cliente termina comprando en la web de la marca, el ecommerce de afiliación se lleva una comisión por haber originado esa venta. 

IVA en ecommerce en ventas a la Unión Europea. ¿Cómo tributa?

Hasta julio de 2021, se tributaba el IVA según las normas del país de origen. Ahora se pagan impuestos en función de las reglas del país del comprador. Esta cuestión solo es válida en el caso de ventas a particulares. Las ventas online a empresas continúan exentas de IVA.

Dicho de otro modo, si vendo un producto o servicio profesional a empresas de Francia la factura a emitir continuará siendo sin IVA. Sin embargo, en el caso de venta a particulares de este país, tendré que aplicar en la factura el IVA que se aplique en Francia a mi producto. 

La figura del ERP puede ser muy útil en este sentido, pues ayudaría a generar las facturas, tributos y tipos impositivos sin errores y de forma ágil y rápida.

¿Qué es un ERP y cómo puede ayudar a un ecommerce?

Un ERP es una aplicación que nos permite automatizar procesos, aumentando la productividad y reduciendo el tiempo dedicado a tareas de poco valor. En el caso de un ecommerce, un ERP podría activar los siguientes procesos de forma automática y sin intervención humana cuando llega un pedido:

  • Envío de mensaje a almacén para preparar un nuevo pedido que acaba de realizarse en la tienda.
  • Envío a cliente de factura correspondiente de la compra realizada.
  • Envío de mensaje a proveedor logístico, para que active protocolos de envío mediante mensajería a la dirección de compra que ha detallado el cliente en su pedido.
  • Envío del pago correspondiente a dicho proveedor, para que ejecute el servicio de mensajería que debe realizar tras el pedido.
  • Activación de alerta de control de inventario, en el caso de que algún pedido deje el stock de existencias en mínimos.
  • Anotación de todas estas operaciones en la contabilidad de la empresa, de forma automática y en los libros de cuentas correspondientes.

Estos son solo algunos ejemplos. En definitiva, un ERP puede ayudar a agilizar toda una serie de tareas, aportando a su vez información importante a la hora de análisis de costes, margen de beneficio por producto, etc.

Centraliza todos los aspectos de tu ecommerce

Holded te ahorra tiempo y dinero para que te centres en el éxito de tu empresa.

Descubre más
José Antonio Calvo
Más del autor

Te recomendamos

Los 10 mejores CRM para autónomos y emprendedores del 2022

Ventas

Los 10 mejores CRM para autónomos y emprendedores del 2022

Top 10 Software CRM

Ventas

Top 10 software CRM ¿Cuál es el mejor CRM gratuito en el 2022?

Cómo se calcula la base reguladora

RRHH

Qué es la base reguladora de nómina y cómo calcularla en 2022