Emprender

Guía paso a paso para montar una tienda online (con recomendaciones)

|

Tienes un buen producto, quieres montar una tienda online y no sabes por dónde empezar. Bien, has venido al sitio adecuado. En este artículo vamos a detallar todo lo que cualquier persona necesita saber antes de ponerse manos a la obra. Un adelanto: es mucho más sencillo de lo que crees si tienes claras ciertas premisas. Vamos paso a paso.

Define tu idea

Si estás leyendo este post es porque tienes un buen producto que sabes que puede funcionar. Seguramente también habrás elaborado un plan de empresa para conocer la viabilidad. Con esto, ya tienes un gran trecho del camino avanzado. Ahora falta darle el último toque antes de montar una tienda online. ¿Qué aspecto tendrá la tienda? ¿Qué tipo de ofertas de lanzamiento tienes previstas, si es que piensas hacerlas? ¿Qué tipo de publicidad vas a contratar y en qué redes sociales prefieres ser visible? ¿Cuál es tu propuesta de valor o ventaja competitiva frente a negocios similares?

Imaginemos un negocio: camisetas exclusivas con estampaciones hechas por un ilustrador que trabaja solo para ti. Es visual, es único y, por tanto, esta es la propuesta de valor: un producto exclusivo tanto por su calidad como porque es irrepetible. Busca que esa ventaja competitiva esté bien presente en tu tienda online y en cualquier promoción que hagas de ella.

Centraliza todos los aspectos de tu ecommerce

Holded te ahorra tiempo y dinero para que te centres en el éxito de tu empresa.

Descubre más

Elabora un presupuesto

Si ya has estudiado la viabilidad de tu tienda, seguro que has pedido precio de todo lo que te hará falta, o tienes al menos una idea aproximada. Toca afinar todas esas cuentas, pasarlas a limpio y elaborar el presupuesto sobre el que montar tu tienda online.

Volvamos al ejemplo anterior: tendrás que calcular qué te cobra el fabricante por camiseta, lo que le pagarás al ilustrador –normalmente te cobrará un precio por ilustración y tendréis que acordar si le pagas un porcentaje por ventas y cuál es en ese caso–, lo que te costará contratar todas las herramientas online que luego detallaremos, los gastos de envío –en el caso de que se los imputes a la prenda–, la empresa que hará la serigrafía de las camisetas…

Compara precios y, después, deja todo en manos de un software de gestión

Nuestro consejo es que pidas al menos tres presupuestos por epígrafe y que compares pros y contras. ¿Prefieres un producto económico o uno algo más exclusivo pero con mayor calidad? Ambas opciones tienen ventajas e inconvenientes y todo va a depender del modelo de negocio que elijas.

Por supuesto, y para que las cuentas cuadren, es esencial que tengas un ERP (es decir, un software de gestión de empresas) con el que llevar al día no solo la contabilidad, sino también la facturación, el stock, la relación con los clientes, la gestión del inventario, las comunicaciones con el resto del equipo… El ERP de Holded está específicamente hecho para pymes y autónomos y se lleva muy bien con las plataformas de ecommerce –luego te lo contamos con más detalle– y te quitará de en medio todas esas tareas que quitan horas y espacio a tu creatividad.

Pasos para montar una tienda online

Trámites legales que debes tener en cuenta

Antes de montar tu tienda, debes pensar dos cosas: una, que aunque la tienda no exista físicamente, necesitas darte de alta como autónomo, crear una sociedad o la forma jurídica que consideres. Una vez hayas cumplido este requisito, llega el segundo punto a tener en cuenta. Las tiendas online se rigen por sus propias leyes y normas, hay que ser exquisito en su cumplimiento. Fíjate en especial en estas:

  1. Ley de Protección de Datos (LOPD). No solo tendrás que dar de alta los ficheros que contengan datos personales en la AEPD, sino además informar a tus potenciales clientes de todos los medios de que disponen para cancelar, corregir o tener acceso a ellos.
  2. Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSICE). Según esta ley, todos los datos inherentes al comercio y al administrador de la página tienen que aparecer en la web de la misma.
  3. Ley de Ordenación del Comercio Minorista. En ella se reflejan las condiciones de plazos de entrega, entre otras cuestiones, que una tienda online debe cumplir.
  4. Ley General para la Defensa de los Consumidores, donde se recoge cómo y de qué informar al comprador desde que compra el producto hasta que se le entrega y de los derechos que le asisten ante posibles daños durante el envío.

Escoge tu nombre (y tu dominio)

Porque no tienen que ser exactamente iguales. El nombre de tu negocio es el que aparecerá en forma de logotipo, por ejemplo, cuando abras la web de tu tienda; el del dominio, la URL que aparece en la barra de navegación cuando estás en ella. Que tu tienda venda camisetas no implica que la palabra «camisetas» esté necesariamente en el nombre, pero a lo mejor te interesa ponerlo en el dominio –te ayudará a posicionarte en Google–. Te damos algunos consejos para encontrar nombres de tienda y dominio adecuados:

  • Intenta que el nombre sugiera el producto, o que al menos no recuerde a otra cosa. Si vas a montar una tienda online de artículos para bebé, es importante que el nombre sea amable, por poner un ejemplo. Dale vueltas a la cabeza y elabora posibles combinaciones hasta que des con la adecuada.
  • No busques nombres complicados de retener o de leer en alto. Pongámonos en el supuesto de que vas a montar una tienda online de artículos de parafarmacia y eliges el nombre «Qidarte». Y que quieres hacer publicidad en radio. ¿Cómo deletreas ese nombre? Ese tipo de pequeños detalles que pueden prestarse a confusión tienen que estar presentes antes de comprar un dominio.
  • En la URL, evita en lo posible guiones o combinaciones de palabras que haya que explicar. Por la misma razón que acabamos de mencionar.
  • Ten al menos un plan B: puede ocurrir que, cuando intentes comprar el dominio, te encuentres con que ya existe.

Escoge un hosting o plataforma online

Por si acaso, vamos a diferenciar entre dominio, que es el nombre que aparecerá en la barra de navegación, y el hosting o la plataforma online, que son el espacio web en sí, es decir, donde vas a alojar tu tienda. Hay que comprar las dos cosas. Hay varias plataformas para montar tu tienda online, y todas tienen ventajas e inconvenientes. Entre las más utilizadas están Woocommerce, Prestashop y Shopify.

Holded tiene en su software de gestión la capacidad de integrarse con cualquiera de las tres, y sincronizar así pedidos, inventario, pasarelas de pago, etcétera; de manera que no tendrás que salir del software para este tipo de acciones. ¿Qué ofrece cada una de estas plataformas?

  • Woocommerce cuenta con un amplísimo catálogo de plantillas y numerosos plugins gratuitos para montar una tienda online a tu gusto. Y al estar pensada para WordPress es muy intuitiva.
  • Prestashop es gratuita y también muy sencilla de manejar. Al tratarse de una plataforma específicamente creada para ecommerce, cuenta con herramientas de serie que, por ejemplo, Woocommerce debe añadir mediante plugins.
  • Shopify también destaca por su sencillez, por su multitud de plantillas y además te da 14 días de periodo de prueba, totalmente gratis, para subir tus productos e ir personalizando la página. Cuenta con un chat online para atender al cliente en directo. Eso sí, una vez pasado el periodo de prueba es una plataforma de pago.
Qué necesitas para montar una tienda online

Implementa un CMS

El CMS es el gestor de contenidos, esto es, el programa desde el que crearás los textos que van a poder verse en tu tienda online. Cada una de las plataformas cuenta con el suyo. El de Woocommerce es, como hemos dicho, WordPress, por lo que seguramente es el más sencillo de utilizar. El de Prestashop está directamente pensado para vender, por lo que su capacidad de configuración y personalización es casi infinita.

Lo mismo ocurre con Shopify, que se caracteriza por ser muy sencillo y presume de tener tu tienda online lista en unos minutos. Todo va a depender de cómo te manejes con los gestores de contenidos o de si no eres muy avanzado en este aspecto y preferirás que lo lleve alguien con más experiencia. Pero no te asustes, porque a unos y a otros se les pilla el truco enseguida.

Selecciona el método (o métodos) de pago

El mundo del comercio electrónico ha avanzado tanto en pocos años que los métodos de pago son variadísimos. Vamos a ver los principales para que elijas cuál o cuáles son los tuyos.

  • Pasarela de pago. Es decir, el pago con tarjeta de crédito o débito de toda la vida. La pasarela de pago o TPV virtual conecta con el banco y procesa el pago de manera segura. Eso sí, las posibles comisiones las asume el vendedor.
  • PayPal. Puede que sea el método de pago más común en las tiendas online. Como en el caso de las tarjetas, el vendedor paga un porcentaje de comisión por las ventas. Pero el comprador protege la identidad de sus datos, ya que PayPal es una especie de caja fuerte entre la tienda y el consumidor donde dirección y número de cuenta quedan protegidas en la transacción.
  • Pago contra reembolso. Sí, suena demasiado tradicional, pero aún hoy hay mucha gente que no se fía de los pagos online, así que ofrece ampliar la clientela. Eso sí, el cobro no es inmediato, como en los otros dos casos, y siempre se corre el riesgo de rechazar la entrega o de que haya problemas en la misma, en cuyo caso el vendedor asume todos los costes. Pero si vas a montar una tienda online en la que hay potenciales compradores de edad avanzada, te conviene tener en cuenta esta posibilidad.
  • Transferencia bancaria. No es muy habitual, pero ofrece ventajas como que no hay que implementar soluciones tecnológicas en la web. Eso sí, no tiene la inmediatez de las dos primeras y puede que, una vez dados casi todos los pasos, el comprador se eche atrás en el último momento.
  • Bizum. No es un método que esté muy extendido, pero las grandes marcas ya lo están adoptando y no tardará en llegar a las pymes. De momento, y puesto que aún no está asentado el marco legal de estos pagos –la Agencia Tributaria ya ha avisado de que hay que declararlos ante la falta de información sobre esta plataforma–, es importante saber que existe e implementarla quizá en el futuro.

Contrata publicidad

Cuando vas a montar una tienda online, lo más importante es darte a conocer. La oferta para el consumidor en el mundo del ecommerce es amplísima, y hay que seleccionar con cuidado a quiénes nos dirigimos. Por eso, y porque tu tienda no es una tienda física, el lugar ideal para anunciarse son las redes sociales. Al menos, en primera instancia. Y, si tuviéramos que decir cuál es la mejor para anunciarse, esa sin duda es Instagram. La red social visual por excelencia –con permiso de TikTok– ha implementado sus funcionalidades de compra, y el algoritmo es capaz de detectar si un usuario hace clic en productos de tu segmento.

Lo bueno de la publicidad en Instagram es que puedes segmentarla hasta el infinito, de manera que llegarás a la gente que quieres llegar gastando poco. Cuanto más sepas sobre tus potenciales compradores, más ahorrarás en publicidad. Y, claro está, también tienes Google Ads, interesantísimo para gente que busque tus productos en el buscador de buscadores sin saber qué tiendas existen. Las estrategias de publicidad son variadísimas y conviene pensarlas para no despilfarrar.

Enfócate en el marketing

Sí, también puedes hacer publicidad sin gastar dinero. ¿Cómo? Optimizando el SEO de tu tienda. El SEO no es más que el posicionamiento en buscadores. Dicho de otra manera: las soluciones, trucos y estrategias que hay que conocer para que, cuando alguien te busque en Google, tu comercio electrónico aparezca entre las primeras opciones. Para ello tienes dos herramientas fantásticas dentro de tu tienda:

  1. Los contenidos fijos de la web. En ellos tienes que precisar al máximo qué vendes, cuáles son tus ventajas competitivas, por qué van a querer comprar tus productos… Pero lo tienes que escribir pensando no en ti, sino en el consumidor final. Es decir, elegir bien las keywords o palabras clave. ¿Cómo buscaría un comprador tus camisetas –volviendo al primer ejemplo–? Si solo ponemos «camisetas» en el texto, nos encontraremos con que hay miles de tiendas antes. Si ponemos «camisetas originales», la búsqueda se va acotando. «Camisetas artísticas» o «camisetas con ilustraciones exclusivas» aún lo acorta más. Piensa en cómo buscaría un cliente y actúa en consecuencia.
  2. Los contenidos dinámicos. Es interesante tener un blog y actualizarlo con frecuencia. Allí vamos a poder ampliar ese campo de palabras clave y atraer más compradores a la tienda. Pongamos un ejemplo: en esa tienda de camisetas con ilustraciones, cuentas con una en la que se ve un croissant, y es el Día Mundial del Croissant. Bien, con planificación, puedes escribir un post en el que hables de esa camiseta para que se publique en el Día Mundial del Croissant –que existe y es el 30 de enero– y moverlo en las redes sociales de la cuenta en ese día, cuando todo el mundo hablará de él y junto al hashtag correspondiente en Twitter, Instagram, Facebook… Esa es una pequeña idea, pero cuando te sientes a pensar en tu producto se te ocurrirán mil, y cuanto más las enlaces a la actualidad, más tráfico tendrás a tu tienda.
¿Cuánto cuesta montar una tienda online?

Preguntas frecuentes sobre la creación de una tienda online

¿Qué se necesita saber antes crear un ecommerce?

Para crear un ecommerce, deberías tomar las mismas precauciones que cuando se crea cualquier otro tipo de negocio. Lo que significa crear un modelo de negocio y hacer un estudio de mercado. 

Una vez que tengas clara cuál va a ser tu actividad, tendrás que elegir la forma jurídica de tu negocio: autónomo, cooperativa, sociedad limitada o Sociedad Limitada Unipersonal. Además, si quieres vender fuera de España tendrás que darte de alta en el Registro de Operadores Intracomunitarios.

Además de esto, tendrás que elegir la plataforma que usarás. Si crearas la tuya desde cero o si contratarás la de un tercero. También deberás decidir si tus productos serán propios o emplearás dropshipping.

¿Es mejor vender productos propios o hacer dropshipping?

Cómo te podrás imaginar, la respuesta dependerá de tu situación económica y del producto que quieras vender. Muchos emprendedores eligen el dropsipping porque no tienen los recursos para invertir en un almacén o encargarse de la producción. 

Vender tus propios productos, te dará mucho más control sobre la calidad de estos, pero el dropshipping tiende a ser más económico y a dejarte más tiempo libre. Deberás balancear los beneficios y las ventajas para elegir la mejor opción para tu negocio. 

¿En promedio, cuanto cuesta montar un ecommerce?

Hoy en día, montar un ecommerce puede ser muy económico. Decir una cantidad específica es imposible porque los precios varían enormemente dependiendo de la plataforma, el plan, el tamaño de la tienda, etc. 

Pero plataformas como Holded, Etsy y Shopify te permiten crear tiendas online y/o gestionar inventarios por una cuota mensual muy asequible.

Centraliza todos los aspectos de tu ecommerce

Holded te ahorra tiempo y dinero para que te centres en el éxito de tu empresa.

Descubre más
Puri Ruiz
Más del autor

Te recomendamos

Naming

Emprender

Naming: ¿qué nombre le pongo a mi proyecto?

empresa juegos para niños

Magazine

Esta empresa propone una ‘Navidad sin pantallas’ para niños

tienda navideña barcelona

Magazine

La Navidad barcelonesa no sería lo mismo sin esta tienda