Finanzas

Señales de que las finanzas de tu empresa van mal

autor

Señales de que las finanzas de tu empresa van mal

La salud financiera de un negocio es esencial, y para saber si éste tiene un salud de hierro no basta con mirar cuánto dinero hay acumulado en la cuenta principal. Tener un programa de contabilidad online como Holded puede ayudar en este aspecto, pero también es importante saber controlar ciertos indicadores.

En este artículo vamos a ver qué indicadores pueden revelarnos si nuestra empresa goza de una salud financiera un tanto pobre.

Los niveles de deuda

Ocurre como en el caso de las finanzas personales: hay un volumen de deuda aceptable y otro que es completamente inasumible. Dos operaciones concretas pueden ayudar a medir ese punto de inflexión, la relación deuda/capital y la relación deuda-activos.

Relación deuda-capital: deberemos saber qué deuda tiene nuestra compañía y cuánto capital. Para ello, dividiremos la deuda por el capital y obtendremos la relación deuda-capital.

En cuanto a la relación deuda-activos, de manera similar a la relación anterior, deberemos saber cuánta deuda tenemos acumulada y cuántos activos poseemos. Aquí dividiremos la deuda por el monto total de activos.

Cuentas por cobrar

Si nos encontramos con problemas en el flujo de efectivo o existe cierta presión al final de cada mes, es posible que sea necesario realizar una auditoría de las cuentas por cobrar. Si tenemos clientes que retrasan el pago de las facturas hasta los 90 o, incluso, los 120 días, esto puede suponer una tensión en la caja insalvable.

Una buena estrategia en este sentido es comenzar a cobrar intereses sobre cuentas vencidas. Por otra parte, siempre es mejor hablar con los clientes primero para ponerles al día de nuestras condiciones de pago.

Revisar el capital actual

Otra medida importante es la que evalúa la solvencia actual de la empresa, o lo que es lo mismo, la cantidad de efectivo que se tienen en el banco dividido por los gastos mensuales. El número resultante es la cantidad de meses que la empresa debería poder operar si las ventas caen o si los clientes dejan de pagar las facturas pendientes.

Evidentemente, cuanto mayor sea el número, más tiempo podremos mantener el negocio en tiempos adversos. Si el ciclo de venta es corto, es aceptable tener de seis a doce meses de costos operativos en el banco.

Inventario del canal de ventas

Saber cuántos leads tenemos actualmente en la cartera de proyectos, así como el estado de estos clientes potenciales, es un indicador maravilloso de la mala o la buena salud financiera de la empresa. Una cartera de leads en su mayoría fríos indica que, unos meses después, vamos a tener problemas para mantener el negocio durante mucho más tiempo.

El margen de beneficio

A medida que una empresa y los ingresos de ésta crecen, es fácil perder de vista los indicadores de rendimiento más importantes sobre los que inicialmente se construyó el negocio. Uno de esos indicadores es el margen de beneficio. A medida que se vendan más bienes o servicios, pasemos más tiempo con el cliente y se contraten más empleados, el margen de beneficio cambiará.

Mirar hacia adelante. Siempre

Medir el estado financiero sirve para hacerse una idea de la salud de la empresa, pero no para predecir futuros acontecimientos. En ese sentido, siempre es importante medir las métricas operativas del marketing, la publicidad, la producción y los recursos humanos para trazar una estrategia de futuro.

Mantener una la salud financiera de hierro puede parecer una tarea férrea, pero con estos indicadores en orden y con una buena estrategia de crecimiento todo irá viento en popa.