Ratio de endeudamiento: qué es, cómo se calcula y cuál es el máximo aceptable

|

Gracias al análisis del ratio de endeudamiento podemos saber nuestra dependencia de la financiación ajena y balancear nuestras cuentas para reducir o aumentar esta fuente de financiación. En este post explicaremos qué es el ratio de endeudamiento, que ventajas e inconvenientes tiene la deuda y cuál es el máximo aceptable… Todo lo necesario para que, con el apoyo de un buen software de facturación, tengas tu negocio lo más saneado posible.

Empecemos, sin embargo, por su propia definición: el ratio de endeudamiento indica la proporción de financiación ajena que posee la empresa frente a su patrimonio. Esta ratio no contempla las inversiones. Se centra en la estructura financiera de la empresa. En cuanto al cálculo, se puede hacer sobre la cuantía total o neta, como al largo o al corto plazo.

Cuando el resultado es mayor que uno, indica que las deudas superan a los recursos propios, mientras que si es inferior a uno indica lo contrario. Por encima de esa cifra se considera que el endeudamiento es excesivo, por lo que, dependiendo del sector en el que se mueva la empresa, puede incluso resultar nocivo para su salud económica.

Conocer la fórmula del ratio de endeudamiento te permite saber la salud de tus cuentas
Holded te ayuda a llevar al día tu facturación y calcular tu ratio de endeudamiento

Ventajas e inconvenientes del endeudamiento

El endeudamiento tiene dos ventajas claras: la flexibilidad y el control. La primera tiene que ver con que un producto financiero puede ser maleable, podemos cambiarlo al gusto, como ocurre por ejemplo con las pólizas de crédito. El control responde a la siguiente certeza: aunque te endeudes, el control de la sociedad sigue correspondiéndote a ti, mientras que si llamas a una aportación de capital, las participaciones varían y pueden generar un pérdida de control. En definitiva, la ventaja del endeudamiento es que podemos operar con mayor margen de movimientos sin la necesidad de entregar parte de nuestro negocio.

¿Y cuáles son los inconvenientes? Hay uno muy claro, el riesgo. Cuanta más deuda, a más riesgo está expuesta la empresa de no poder hacer frente a sus obligaciones. El riesgo y el endeudamiento están ligados al apalancamiento financiero, que marca la influencia de las deudas sobre la rentabilidad de los accionistas. En este sentido, si las deudas tienen un coste inferior a la rentabilidad de los inversores, esas deudas mejorarán la rentabilidad que tengan los accionistas.

Exporta el balance de situación y otros informes automáticamente con Holded. Crea tu cuenta gratis. 

Ratio de endeudamiento: fórmula e interpretación

Tal y como hemos comentado en el punto primero -con otras palabras- el ratio de endeudamiento tiene el objetivo de medir la relación entre las dos formas de financiación de una empresa, sus recursos propios y sus recursos ajenos. Es la forma de saber la posición de endeudamiento sobre la financiación propia, recordando que la financiación ajena siempre es más barata que la propia –pero no por ello una empresa debe abusar de este tipo de financiación–.

Este ratio tiene como objetivo medir la relación existente entre las dos formas de financiación de las empresas, sus recursos propios y sus recursos ajenos. De tal manera que se sepa su actual posición de endeudamiento sobre su financiación propia. Recordemos que la financiación ajena siempre es más barata que la propia, pero no por ello las empresas deben abusar de los recursos externos.

Cómo se calcula el ratio de endeudamiento: fórmula

El ratio de endeudamiento queda definido por la siguiente fórmula:

Ratio de endeudamiento = (Pasivo / Patrimonio Neto)

La fórmula divide dos de las tres masas patrimoniales, las dos que tienen su origen en el haber. Se trata de un ratio que nos indica el grado de apalancamiento, o lo que es lo mismo, la dependencia de terceros en cuanto a fuentes de financiación.

Ratio de endeudamiento: interpretación de datos

No existe un dato óptimo a la hora de interpretar el resultado del ratio de endeudamiento. Un resultado de 1 significa que por cada euro perdido, como deuda los socios han aportado un euro. Un resultado de 0.8 que por cada euro aportado por los socios, la deuda solicitada es de 0.8… Normalmente se suele pedir que el resultado sea menor que uno, pero siempre depende del sector.

Para acotar más el estudio de endeudamiento es habitual separar el ratio entre el corto y el largo plazo, siendo preferible siempre el estudio a largo plazo, ya que son las fuentes reales de financiación de la organización.

En este sentido, la fórmula sería:

A largo plazo | Ratio de endeudamiento = (Pasivo no corriente / Patrimonio Neto)
A corto plazo | Ratio de endeudamiento = (Pasivo corriente / Patrimonio Neto)

¿Cuál es el ratio de calidad de la deuda?

Para conocer la composición interna del ratio de endeudamiento, lo más aconsejable es calcular la calidad de la deuda para determinar así la proporción que corresponde a la deuda a corto plazo (es decir: el pasivo corriente) sobre el total de la deuda (que se obtiene con la suma de pasivo corriente y pasivo no corriente).

El ratio de calidad de la deuda se obtiene con la siguiente fórmula:

Calidad de la deuda = Pasivo corriente / Total pasivo X 100

Como es comprensible, interesará que el ratio de calidad de la deuda sea cuanto más pequeño mejor.

¿Qué nivel de endeudamiento es aceptable?

Como hemos anticipado antes, para saber el nivel óptimo de endeudamiento para una empresa uno de los aspectos más importantes es identificar los estándares del sector en el que se desempeña.

Algunas empresas pertenecientes a sectores como la energía –petroleras, eléctricas, etc.– o la construcción, acostumbran a tener altos volúmenes de deuda, puesto que los proyectos en los que participan llevan a cabo requieren fuertes cantidad de inversión inicial.

Por el contrario, hay sectores que no requieren ese volumen de financiación. Es el caso de empresas que prestan servicios, de medios de comunicación y de negocios encuadrados en el sector textil.

Asimismo, hemos de tener en cuenta que el hecho de tener deuda no es necesariamente malo. Lo será si el tipo de interés que paga la empresa es excesivo o si la rentabilidad que se obtiene con esa deuda está por debajo del coste que supone. Por ejemplo: si una empresa pide un préstamo para construir su local y paga un interés del 10%, pero luego el negocio funciona y consigue una rentabilidad del 20% de la inversión, ese endeudamiento no es nocivo para la salud del negocio.

Otro factor relevante a la hora de considerar el nivel de la deuda es que muchas empresas por su negocio tienen márgenes bajos, pero su obligación es crear valor para el accionista, por lo que su única posibilidad para aumentar dicha rentabilidad es por medio del apalancamiento en orden de afrontar nuevas inversiones.

Te recomendamos

¿Qué es el SMI de España?

RRHH

¿Qué es el SMI de España? Toda la información para 2020

número de VIES

Facturación

El número VIES: ¿qué es y para qué sirve?

digitalizacion de empresas

Emprender

La digitalización de empresas: ¿opción u obligación?