Proyectos

Tipos de empresas según su forma jurídica

Tipos de empresas según su forma jurídica

Te explicamos los tipos de empresas según su forma jurídica… Porque, si no lo conoces, ¿cómo vas a elegir la forma jurídica ideal de tu negocio?

Montar una empresa, montar una empresa… Suena sencillo, ¿verdad? Hace falta una buena idea y el resto viene rodado. O eso dicen. Pero lo cierto es que, a la hora de ponerte con las manos en la masa, la cosa se va complicando de forma estratosférica. Y, de repente, te ves lidiando con cosas tan ajenas hasta ahora para ti, intentando entender y poner en práctica cuestiones como la de tener que conocer todos los tipos de empresas según su forma jurídica para elegir el que más se adecúe a la estructura de tu negocio.

Pero, sinceramente, si ya te has lanzado al ruedo de emprender y montar tu propia empresa, este es un trámite más a la búsqueda del éxito empresarial. Uno igual de importante que el resto. Igual de importante que encontrar el software de contabilidad ideal. Y, como en el resto de casos, todo se reduce a que le dediques tiempo a informarte.

Por suerte para ti, aquí viene este artículo con todo lo necesario para que conozcas las posibles formas jurídicas de una empresa…

Esquema de formas jurídicas de una empresa

Antes de nada, debes saber que las empresas pueden catalogarse de cuatro formas diferentes: según su actividad económica, según su tamaño, según la propiedad del capital y según su forma jurídica. Pero la que nos ocupa aquí y ahora es la última forma, que también es la más habitual.

De esta manera, los tipos de empresas según su forma jurídica vendrían a ser seis…

Unipersonal

Es aquella empresa en la que el propietario (la persona con capacidad legal de ejercer comercio) responde con todo su patrimonio y de forma totalmente ilimitada ante las personas afectadas por su actividad empresarial.

Sociedad Colectiva

Toda aquella empresa que sea propiedad de más de una persona. En este tipo de compañía son los socios los que responden con su patrimonio a cambio de una participación directa en la gestión empresarial.

Cooperativa

Por definición, una cooperativa es una empresa sin ánimo de lucro creada para cubrir las inquietudes socioeconómicas de sus propietarios. Los propietarios, a su vez, son trabajadores e incluso pueden ser proveedores y/o clientes de la compañía.

Sociedad Comanditaria

Entre los tipos de empresas según su forma jurídica, la sociedad comanditaria ostenta dos tipos de socios diferentes: los socios colectivos con responsabilidad ilimitada y los socios comanditarios con responsabilidades limitadas de aportación de capital.

Forma jurídica para Sociedades Limitadas

En este caso, los socios de la empresa asumen una responsabilidad limitada, de tal forma que solo responden por el capital que han aportado a la compañía (y no por su totalidad).

Sociedad Anónima

Es igual que la sociedad de responsabilidad limitada, pero en este caso siempre se ofrece la posibilidad de que cualquier persona que así lo desee pueda adquirir acciones de la empresa.

Criterios para escoger la forma jurídica de tu empresa

Ahora que ya conoces los tipos de empresas según su forma jurídica, probablemente te estés preguntando: bueno, vale, ¿pero entonces cuál elijo? A continuación te ofrecemos seis criterios que pueden orientarte a la hora de tomar esta decisión.

  • Tipo de actividad. Hay sectores empresariales como la banca o los seguros que obligan a una forma jurídica determinada.
  • Número de promotores. Si una empresa tiene más de un responsable, hay que descartar la forma unipersonal y optar por algunas de las sociedades vistas más arriba.
  • Inversión económica inicial. Los tipos de empresas en España dependen también del capital invertido inicial. La constitución de una sociedad implica el aporte de un capital inicial de 3.000 euros, mientras que una empresa inicial (en la que el dueño es autónomo) no implica gasto inicial alguno.
  • Responsabilidad frente a terceros. Una empresa puede constituirse de una forma u otra si los promotores asumen la responsabilidad de forma total o limitada.
  • Fiscalidad. Algunas formas jurídicas de empresa (como los autónomos) tributan por el lado del IRPF, mientras que otras (algunas sociedades) tributan el Impuesto de Sociedades.
  • Contabilidad. Las obligaciones contables varían dependiendo de los tipos de empresas según su forma jurídica: la contabilidad de un autónomo es (relativamente) más sencilla que la de una sociedad, por ejemplo.

Y, ahora, con toda esta información sobre la mesa, solo te queda una cosa por decidir: ¿qué forma jurídica tendrá tu empresa?