Consejos

6 tipos de segmentación de mercado para vender mejor tu producto

autor

6 tipos de segmentación de mercado para vender mejor tu producto

A la hora de vender un producto o servicio siempre es interesante segmentar los tipos de usuarios, después de comprenderlos, para generar propuestas de valor en función de la especificidad de cada consumidor.

Evidentemente, no todas las empresas pueden satisfacer las necesidades concretas de cada uno de sus usuarios, pero para eso existe la llamada segmentación: en el marketing es una estrategia popular que consiste en dividir un amplio mercado objetivo en subgrupos de consumidores con necesidades, deseos  y demandas en común.

A continuación exploraremos los distintos tipos de segmentación:

Comportamiento

La segmentación a partir del comportamiento considera una cuestión esencial: el conocimiento de su producto, es decir, la actitud del usuario hacia el producto que consume o va a consumir.

¿Cómo utilizan su producto? ¿Con qué frecuencia? ¿Cómo responden ante él? ¿Son leales a él o lo compaginan con otros de la competencia? Otra opción es crear un segmento basado en cómo sus clientes se aprovechan del producto. Este tipo de segmentación es el punto de partida a la hora de subdividir a los consumidores dentro de un determinado mercado.

Psicográfico

Esta segmentación se logra estudiando actividades, intereses y opiniones de los usuarios. Tiene que ver, en definitiva, con el estilo de vida de sus clientes:

¿Cómo pasan su tiempo de inactividad? ¿Qué les influencia? ¿Qué imagen están tratando de proyectar? ¿Cuáles son las necesidades y deseos de las personas en este grupo de estilo de vida similar?

Demográfico

La segmentación demográfica es, como su propio nombre indica, una división en subgrupo a partir de las características demográficas de los consumidores. Cosas como la edad, el sexo, la ocupación, el nivel educativo o los ingresos entran en liza en este campo.

LEER MÁS: 10 lecciones que te harán tener más éxito

Si se analiza desde un punto de vista B2B, podría ser el tamaño de la empresa, el número de empleados o incluso la ubicación de la empresa.

Geográfico

Esta segmentación se basa en áreas geográficas como un país, regiones, ciudades diferentes o códigos postales. Una buena idea es hacer una segmentación cruzada que incluya datos geográficos y demográficos: a partir de aquí se pueden crear perfiles más específicos.

Ocasional

La segmentación ocasional se centra en ciertas situaciones puntuales que son independientes de las preferencias o las características del consumidor. Por ejemplo, a la gente le puede apetecer un helado o se puede coger unas vacaciones, pero éstas son situaciones e impulsos más relacionados con lo estacional que con las características intrínsecas del cliente.

En las campañas publicitarias de bebidas azucaradas poco importa si el cliente es de Holanda o Extremadura, si es hombre o mujer, si es anciano o adolescente. Sobre todo, lo más importante más allá de las atribuciones simbólicas y aspiracionales del propio producto, es que el cliente tenga sed.

Cultural

Con esta clasificación se divide a los consumidores en función de su origen cultural. Esta segmentación puede ser increíblemente efectiva puesto que la comprensión de una cultura puede proporcionar mucha información sobre ciertos grupos de clientes y sus comportamientos.

LEER MÁS: 3 lecciones de los empresarios con más dificultades del mundo

Cuando se emplea la segmentación cultural, la empresa puede comunicarse con una cultura determinada de manera más efectiva. Respecto a la cultura mencionada, ésta puede ser nacional, regional o local, por lo que aquí se entremezclaría también la segmentación demográfica y geográfica.

Última recomendación en torno a la segmentación

Al definir segmentos de mercado siempre es buena idea establecer espacios no demasiado estrechos. A partir de ahí, pregúntese: ¿mi oferta es realmente diferente de un segmento a otro? Para las startups es crucial medir no solo la cantidad del segmento potencial, sino también su calidad. Un segmento de calidad ayudará a involucrar a los usuarios de manera más efectiva.

(Fuente: Uxdesign)