Emprender

Naming: ¿qué nombre le pongo a mi proyecto?

|

Naming. Otro anglicismo. Uno más en este extenso y curioso mundo del marketing digital. Traducido como concepto equivaldría a ‘nombre de marca’. Se trata, por tanto, de un término básico para cualquier proyecto, puesto que es uno de los pilares donde se debe cimentar. Y no solo eso, sino que lo era antaño y lo es aún más en este nuevo escenario online.

Así que aprovechamos este artículo para analizar la importancia del naming en la actualidad y resolver varias dudas que lo rodean: qué tipos existen, qué hace atractivo y representativo a un nombre de marca, cuáles son los pasos a seguir para crear uno efectivo y algún secreto más.

La importancia del naming

Podríamos decir, sin equivocarnos, que el naming es importante por el mero hecho de ser el nombre por el que te van a conocer clientes, competidores y el resto de marcas. Sin embargo, vamos a ir más allá, puesto que el término es mucho más amplio.

Técnicamente, la definición de lo que es el naming podría ser la siguiente: conjunto de técnicas empleadas en el marketing para dar nombre a una marca o proyecto en base a una estrategia diseñada previamente. Además, es tan relevante porque se emplea tanto para marcas como para productos y servicios concretos.

Automatiza todo tu negocio en un solo lugar

Reemplaza procesos manuales con un software intuitivo. ¡Todo lo que necesitas donde y cuando quieras!

Descúbrelo

Así mismo, a la hora de crear un buen naming hay que hacerlo desde una visión empresarial. Es decir, pensando en que es un punto tan importante por lo que puede aportar a un negocio. De hecho, hoy en día es una faceta más de las disciplinas que se trabajan en agencias de marketing y publicidad. En concreto, se ha llegado a convertir en una rama más para los departamentos de creatividad y copy.

Y ¿por qué tanta relevancia el concepto de nombre de marca? Porque, principalmente, te permitirá:

  • Darte a conocer al mundo bajo un término único.
  • Generar un recuerdo en la mente de los consumidores de cara a próximas compras.
  • Identificarte en los mercados y sectores que te interesan.
  • Diferenciarte de tus competidores en base a unos productos y unos valores.

Naming y branding no son lo mismo

En este sentido, debes distinguir el naming de otro anglicismo: el branding. El primero es el nombre en sí, mientras que el branding es el concepto en el que se engloba la marca. O sea, el nombre, la visión, la misión y los valores que quiere representar y comunicar una compañía, proyecto o negocio. Así que el naming será fundamental en las estrategias para potenciar tu branding de empresa, pero en combinación con otros aspectos.

¿Qué tipos de naming existen?

Teniendo en cuenta que se trata de toda una disciplina en si misma, hoy es el día en el que se estudia y trabaja en profundidad, tanto académicamente como desde el ámbito laboral. Por ello, se han llegado a establecer diferentes tipos de naming. Todas estas categorizaciones son heterogéneas, pero nos sirven para hacer nuestra propia clasificación con algunos ejemplos.

  • Por siglas. Aquellos que utilizan las abreviaturas de las marcas fusionadas que los componen, las iniciales o acrónimos. Dos ejemplos muy conocidos podrían ser NH Hoteles (Navarra Hoteles) o EY (Ernst and Young).
  • Los descriptivos. Son los nombres de marca que identifican lo que hace la marca o el producto en cuestión. Como casos claros encontramos a empresas como GasNatural y Airbus.
  • Los neologismos, que son namings que nacen a raíz de términos o palabras relacionadas con la marca. Uno de los ejemplos más populares es Netflix, que surge de ‘net’, que es red, y ‘flix’, que es sinónimo de películas.
  • Nombres abstractos, que, a priori, no tienen ningún sentido o significado.
  • Los sugerentes, muy comunes en habla inglesa, que buscan evocar, inspirar o seducir. Como ejemplo, Spotify, que evoca un lugar (‘spot’) donde ir a través de la música.
  • Los namings asociativos con algún valor que representa la marca, como por ejemplo Puma. La firma deportiva alemana refleja en su nombre la agilidad propia tanto del animal como la de un deportista.
  • Los que tienen el nombre del creador o fundador, como suele ser muy común en el mundo de la moda: Ralph Lauren, Giorgio Armani, Emilio Tucci, etcétera.
  • Los nombres que incluyen referencias geográficas o de idioma, como pueden ser Banco Santander o La Caixa.

En función de con quién lo consultes, podrás ver que hay otras categorías sobre los tipos de naming. No obstante, estos son los más habituales.

¿Qué tiene que tener un nombre de marca ideal?

En línea con lo anterior, en función de la marca, el nombre de la misma debes decidirlo con un enfoque u otro en función de lo que quieras reflejar. Lo que sí establecen muchos expertos en creatividad es que un buen naming debería seguir estándares como los que enumeramos a continuación:

  1. La sencillez, lo breve y lo simple suele destacar.
  2. Debe ser único y distintivo. Es lo que te permitirá diferenciarte claramente en el mercado.
  3. La sonoridad y rotundidad al pronunciarlo tiene éxito comercial, como sucede, por ejemplo, con Dunkin’ Donuts.
  4. En línea con el punto anterior, es recomendable que el naming sea legible.
  5. Es muy importante que sea un nombre fácil de recordar, sea por el factor que sea (sonoridad, brevedad, simpleza…)
  6. Tiene que ser coherente con lo que ofreces y comunicas.
  7. De carácter global, más aún hoy en día donde los mercados son internacionales y están al alcance de cualquier marca y usuario.
  8. A nivel jurídico, debe encajar en el marco legal. Es decir, no podrá ser ofensivo o irrespetuoso con colectivos, marcas y/o persona. De lo contrario, no te permitirán registrar el nombre comercial.
  9. Que sea atemporal, sobre todo si es un nombre de marca y no de un producto o servicio puntual y concreto.
  10. Que sea unívoco, o sea, que no dé lugar a malas interpretaciones ni dobles sentidos.
  11. Los juegos de palabras, sobre todo con servicios y productos esporádicos, también han dado buenos resultados.

Varias ideas para crear tu naming paso a paso

Como sucede para la mayoría de cuestiones hoy en día, bucear y navegar en Internet es la solución a un buen número de problemas. ¿Quieres información? Internet ¿Necesitas ideas? Internet. ¿Pedir una cita para cualquier consulta? Internet. ¿Dónde comprar cualquier producto? Internet… Y a la hora de pensar en un buen naming para tu negocio, también.

Desde Holded queremos aportar nuestro granito de arena con contenidos digitales como este. En él ya has podido conocer la importancia que tiene un buen naming para cualquier proyecto o negocio y qué tipos de nombre de marca existen. Incluso, te hemos desvelado los estándares que se siguen en las principales agencias creativas durante los procesos más profesionales y exhaustivos. Así que concluimos con ideas para crear el tuyo:

  • Partir de un término ya existente y descontextualizarlo, como, por ejemplo, Windows, o personificarlo, como Jack Daniel’s.
  • Utilizar una onomatopeya que represente a tu producto o servicio, como Krunch
  • Utilizar lo que evoca tu marca. Como muestrael navegador Safari.
  • Inventarse el concepto juntando palabras que comparten una letra, uniéndolas o añadiéndoles algún prefijo o sufijo.
  • Piensa en algún acrónimo o siglas que identifique a tu negocio o mercado, como puede ser el ejemplo de BMW o HP.
  • Un buen asesoramiento tanto en materia de marcas y propiedad intelectual es algo que debes sopesar y plantearte, aunque tenga un coste.
  • La historia de tu marca, sus orígenes, fundadores, etcétera pueden ser otra fuente de inspiración.
  • Las tendencias del momento no siempre son la mejor opción, puesto que pueden ser modas pasajeras. Ahora mismo, el sufijo -fy tiene mucho tirón (Spotify, Cabify, Shopify…), pero quizás en unos años ha quedado algo obsoleto.

En definitiva, analiza a tu público y a lo que se lleva y lo que demanda el mercado en el que vas a competir. Una vez tengas clara esa cuestión, piensa en potenciar tu personalidad única de la marca y adecúa el tono y el mensaje a ese naming para tus futuras comunicaciones. Y, sobre todo, el mejor consejo que te podemos dar es que pongas tu creatividad a volar.

Automatiza todo tu negocio en un solo lugar

Reemplaza procesos manuales con un software intuitivo. ¡Todo lo que necesitas donde y cuando quieras!

Descúbrelo
Iñigo Esteban
Más del autor

Te recomendamos

Holded vs. Billin

Facturación

Holded vs. Billin: Comparativa de programas de facturación y contabilidad en 2023

Estrategias de marketing en redes sociales para asesorías

Asesorías y Gestorías

Estrategias de marketing en redes sociales para asesorías

Qué es una cartera de clientes y cómo gestionarla

Asesorías y Gestorías

Qué es una cartera de clientes y cómo gestionar la tuya con éxito