Emprender

Cómo registrar una marca o nombre comercial en España en 2023

|

El nombre comercial de una empresa es la denominación por la que la va a conocer el gran público. Es decir, es la identidad del negocio y la forma de diferenciarse en el tempestuoso mar de la competencia.

Cuando creemos que nuestra compañía ha alcanzado la madurez suficiente como para gozar de cierto renombre y relevancia dentro del mercado, ha llegado el momento de registrar tanto el nombre comercial de la empresa como la marca de los productos o servicios que ofrece. Y ahí es donde entra en juego la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

La OEPM es un organismo autónomo adscrito al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo que se dedica a las tareas de recepción, estudio y concesión de las diferentes modalidades de propiedad industrial que se conceden en España. Entre ellas, nombres comerciales y marcas.

Para registrar una marca o un nombre comercial hay que realizar una serie de trámites y pagar unas tasas. Pero no se puede registrar cualquier nombre, aunque cualquier persona puede presentar la solicitud. Veamos cómo funciona este embrollo paso a paso.

¿Qué es una marca?

Según Wikipedia, una marca (en inglés, brand) es una identificación comercial primordial o el conjunto de varios identificadores con los que se relaciona y ofrece un producto o servicio en el mercado. En otras palabras, la marca es el título que concede un derecho exclusivo de utilización de un signo para identificar un producto en el mercado y diferenciarlo de la competencia.

Para ilustrar esta definición, pongamos por caso el ejemplo de una empresa que fabrica ropa y productos de surf y que registra dos tablas de surf cruzadas a modo de logo y para diferenciarse de otras del estilo que emplean una sola tabla, un surfista, etcétera. Cuando veamos en una tienda las dos tablas cruzadas, pensaremos directamente en esa marca sin necesidad de mirar la etiqueta.

La idea es de marca es de dominio común. Pero, ¿un negocio puede coger cualquier nombre como marca? El registro permite inscribir palabras o combinados de palabras, imágenes, figuras, símbolos, gráficos, letras, cifras y formas tridimensionales (con las que se hace referencia a la forma del producto en cuestión), entre otros signos.

La lógica del mercado dicta que las marcas adquieran estas representaciones:

  1. Palabras y combinaciones, como Holded.
  2. Imágenes, figuras, símbolos y dibujos, como el diamante partido de Holded.
  3. Letras, cifras y sus combinaciones, como Chanel Nº5.
  4. Las marcas tridimensionales, caso del envase de Toblerone.
  5. Los sonidos susceptibles de representación gráfica mediante pentagrama u otros soportes, como la sintonía de Metro-Goldwyn-Mayer.

Pero no todo puede registrarse como marca. En este sentido, existen algunas prohibiciones en cuanto al registro de marca, como los nombres genéricos, los signos que describen un producto o servicio, los indicadores geográficos, los signos contrarios al orden público o los signos engañosos. Como es obvio, tampoco se permiten los signos idénticos o similares a marcas ya registradas para productos muy similares.

Automatiza todo tu negocio en un solo lugar

Reemplaza procesos manuales con un software intuitivo. ¡Todo lo que necesitas donde y cuando quieras!

Descúbrelo

¿Qué es un nombre comercial?

Un nombre comercial es un título que concede el derecho exclusivo a la utilización de cualquier denominación como identificación de una empresa y que sirve para distinguirla de otras compañías, sobre todo cuando éstas realizan actividades idénticas. El nombre comercial puede ser registrado por personas naturales (autónomos), personas jurídicas o sociedades limitadas.

Ahora pensemos de nuevo en la empresa de ropa de surf anteriormente mencionada. Supongamos que se llama Surfermaniacs. Pues bien, ese nombre es el que adopta la empresa para identificarse en lo puramente comercial. Sin embargo, el nombre comercial es independiente del nombre de sociedades inscritas en el Registro. La denominación social es el nombre “formal” que aparecerá en facturas, contratos de trabajadores, etcétera. Por otro lado, el nombre comercial se utiliza –como ya hemos dicho– en el ámbito comercial.

Siguiendo con el ejemplo citado: la empresa cuyo nombre comercial es Surfermaniacs puede denominarse a nivel social Productos Textiles Surfermaniacs SL y luego operar mediante su identificativo corto, es decir, Surfermaniacs.

¿Cómo se registra una marca comercial en 2023?

La OEPM ha elaborado una guía para registrar una marca comercial en ocho pasos. Son los siguientes:

  1. Entra en la página web oficial, accede a la Sede Electrónica y busca la opción Solicitud de marcas.
  2. Introduce los datos de identificación del solicitante (y, en su caso, del representante).
  3. Indica los datos del signo distintivo que quieres solicitar (modalidad de signo distintivo y tipo de distintivo). El tipo de distintivo puede ser denominativo, figurativo, tridimensional, de posición, patrón, color, sonoro, de movimiento, multimedia, holograma o de otro tipo.
  4. Elabora el listado de productos, servicios o actividades para los que quieres que se registre tu signo distintivo. El formulario contiene una lista cerrada con 45 clases.
  5. Adjunta la documentación permitente en caso de que sea necesario (por ejemplo, cuando se actúa a través de un representante hay que incluir la autorización del titular).
  6. Revisa el borrador de tu solicitud para comprobar que todos los datos son correctos.
  7. Abona las tasas correspondientes.
  8. Descarga el justificante de la presentación de la solicitud o envíalo a una dirección de correo electrónico. Este documento contiene el número del signo solicitado, así como la fecha y la hora de la presentación.

Si la solicitud de registro de marca se aprueba, la OEPM enviará una resolución de concesión en la figura un enlace. Desde esta URL el solicitante puede descargar el título del registro transcurridas 24 horas desde la notificación. Por el contrario, si la oficina deniega el registro, el solicitante puede interponer recurso de alzada en un plazo de un mes desde la publicación de la denegación en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial (BOPI).

¿Quién puede registrar una marca?

Cualquier persona física o jurídica, incluidas las entidades de Derecho Público pueden registrar una marca nacional. Para formalizar la solicitud, pueden actuar directamente o indirectamente a través de un agente de la Propiedad Industrial o un representante debidamente autorizados.

Ahora bien, personas físicas o jurídicas que no tengan ni domicilio ni establecimiento industrial o comercial efectivo en el Espacio Económico Europeo tienen actuar obligatoriamente mediante agente de la Propiedad Industrial.

Si el interesado actúa por sí mismo y no tiene domicilio ni sede social en España, debe designar, a efecto de notificaciones, una dirección postal en el país o en el Espacio Económico Europeo. No obstante, también tiene la posibilidad de indicar que las notificaciones le sean dirigidas por cualquier otro medio técnico de comunicación, siempre que la oficina correspondiente disponga de ellos.

¿Cómo se sabe si una marca está registrada?

Como hemos señalado antes, no se permite el registro de marcas idénticas o similares a otras registradas anteriormente. Por eso, antes de presentar la solicitud, es recomendable realizar una búsqueda para comprobar que ese nombre que nos ronda por la cabeza no está ya protegido.

¿Pero cómo se hace eso? Las búsquedas se pueden realizar utilizando las bases de datos de acceso gratuito que ofrece la OEPM o utilizando sus servicios de pago. El localizador de marcas gratuito de la OEPM nos permite buscar marcas nacionales e intencionales por su denominación o por elementos figurativos.

Si en la búsqueda hay un registro idéntico o confundible y destinado a un producto similar al tuyo, los órganos registrales competentes denegarán la solicitud. Si acaso se aprobara, el titular original del registro puede oponerse judicialmente e iniciar acciones legales.

Diferencias entre la marca y el nombre comercial

La marca sirve para distinguir productos o servicios en el mercado, mientras que el nombre comercial sirve para diferenciar a una empresa respecto de otras compañías del mismo o diferente sector.

La marca es el signo distintivo y puede extenderse internacionalmente por los canales habituales. De hecho, existe la llamada marca comunitaria (que no debe confundirse con el nombre comercial comunitario, pues este solo puede protegerse en cada país de manera individual de acuerdo con las normas del Estado).

El régimen para la protección de marcas y nombres comerciales es parecido, pero existen algunas peculiaridades respecto al nombre comercial:

  • Cada empresa solo puede registrar un nombre comercial que le identifique, pero puede registrar varias marcas.
  • El nombre comercial solo puede transmitirse con la totalidad de la empresa, no cabe la cesión ni licencia independiente de la transmisión de la empresa.
  • A la hora de presentar la solicitud, si el nombre comercial o marca incluye algún diseño gráfico, una determinada tipología de letra o colores, la empresa tiene disponer de un diseño y reproducciones que distingan realmente al nombre o marca.

Duración de una marca o un nombre comercial

La duración de la protección establecida por los signos es de diez años desde que se deposita la solicitud. Después de ese plazo, la marca o nombre comercial pueden ser renovados de manera indefinida en plazos de diez años. Pero, para que se mantenga en vigor el signo distintivo, es necesario pagar unas tasas.

Es importante tener en cuenta que la tramitación de la solicitud durará entre seis y 12 meses. Transcurrido el plazo de diez años, la OEPM avisará del vencimiento con antelación suficiente para renovar el registro.

Cómo debería ser tu marca

Lo más difícil es elegir cuál va a ser tu marca. Debes tener presente que será tu seña de identidad y que conviene que sea fácil de memorizar y de vincular al producto.

Como ya te contamos en este artículo sobre las grandes empresas tecnológicas de Silicon Valley, uno de los grandes hallazgos de estas exitosas empresas es desarrollar un producto muy fácil de explicar y de recordar. El nombre y la marca deben trabajar a favor de esa accesibilidad. La idea es hacer de nuestro negocio algo comprensible y asimilable, no un rompecabezas difícilmente digerible.

Cuánto cuesta obtener una marca o nombre comercial en España en 2023

El precio de registrar un marca o nombre comercial en España es de 150,45 euros en concepto de tasas por la primera clase solicitada, según los datos de la OEPM. No obstante, se aplica un descuento del 15% si la solicitud se realiza por vía electrónica. La segunda y siguientes marcas o nombres comerciales tienen un coste de 97,48 euros.

Para mantener estos derechos hay que formalizar las renovaciones cada diez años. El importe de estas tasas se actualiza anualmente a través de la Ley de Presupuestos Generales del Estado.

Dónde presentar la solicitud

La solicitud de registro electrónica debe presentarse a través de la sede electrónica de la OEPM. Como hemos dicho, este sistema tiene la ventaja de que tiene una reducción de las tasas del 15%.

Ahora bien, también se puede realizar el trámite de manera presencial (con cita previa) en los siguientes lugares:

  1. La Oficina Española de Patentes y Marcas.
  2. Los Centros Regionales de información de propiedad industrial de las comunidades autónomas.
  3. En las oficinas de Correos en sobre abierto, por correo certificado y con acuse de recibo.
  4. Los lugares previstos en el artículo 16.4 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

Como detalle, los solicitantes domiciliados en Ceuta y Melilla y los no domiciliados en España presentarán sus solicitudes ante la OEPM. En caso de optar por la vía presencial, es necesario descargar el formulario oficial desde la página web de la oficina.


Preguntas frecuentes

¿Cuál es la diferencia entre un nombre comercial y la razón social de una empresa?

El nombre comercial de una empresa es la denominación por la que queremos que nos conozcan nuestros clientes y el público en general. Por otro lado, la razón social se utiliza solo en los documentos legales. Por poner un ejemplo simple y comprensible, es como cuando una persona tiene un nombre compuesto (María de las Nieves), pero solo utiliza uno de ellos (Nieves).

Generalmente, el nombre comercial es más atractivo, llamativo y fácil de recordar, mientras que la razón social es más descriptiva. En nuestro ejemplo de la tienda de productos de surf, la razón social de la empresa es Productos Textiles Surfermaniacs SL y su nombre comercial, Surfermaniacs.

¿Qué es mejor, registrar un nombre comercial o una marca?

Como hemos visto, nombre comercial y marca son dos conceptos diferentes. Mientras que el nombre comercial es la denominación oficial de la empresa, la marca corresponde a la línea de productos, servicios o actividades que ofrece la empresa. Por lo tanto, no es cuestión de elegir, sino que vamos a necesitar tanto la marca como el nombre comercial si presumimos que nuestro negocio va a tener cierta relevancia en el mercado.

Paga solo la mitad durante 3 meses

Reemplaza procesos manuales con un software intuitivo. ¡Todo lo que necesitas donde y cuando quieras!

Descúbrelo

Te recomendamos

Holded vs. Billin

Facturación

Holded vs. Billin: Comparativa de programas de facturación y contabilidad en 2023

Estrategias de marketing en redes sociales para asesorías

Asesorías y Gestorías

Estrategias de marketing en redes sociales para asesorías

Qué es una cartera de clientes y cómo gestionarla

Asesorías y Gestorías

Qué es una cartera de clientes y cómo gestionar la tuya con éxito