Emprender

5 claves para montar una franquicia

5 claves para montar una franquicia

¿Estás pensando que montar una franquicia es la mejor opción de negocio para tí? Te damos las claves para que lo hagas con éxito.

La puesta en marcha de una franquicia es un submundo dentro del emprendimiento. Un mundo complejo que funciona bajo sus propias normas y que, de entrada, puede asustar a aquellos que estén pensando en montar un negocio por lo que tiene de funcionamiento a gran escala. Pero no te asustes y sigue leyendo, porque aquí te vamos a explicar las 5 claves para poner en funcionamiento una franquicia y triunfar.

Porque, al fin y al cabo, hay todo un conjunto de conceptos que tienen que funcionar como base, como cimientos sobre los que construir un negocio de franquicia. Son unos conceptos que o están ahí desde el principio o no habrá quien levante el negocio. Ni el mejor programa ERP.

Así que vamos a empezar por el principio. Pongamos que te has planteado montar una franquicia y te estás preguntando: ¿cómo funciona exactamente?

¿Cómo funciona una franquicia?

La base de toda franquicia es el acuerdo entre un franquiciador (es decir: aquel que concede la licencia de franquicia) y un franquiciado (aquel que realiza una inversión en la franquicia). Esto implica que, de entrada, nos encontramos ante el opuesto total de un negocio independiente.

Dicho de otra forma, si te preguntas cómo funciona una franquicia, aquí tienes la respuesta directa: el franquiciado compra una oportunidad para construir un negocio siguiendo los métodos (presuntamente exitosos) del franquiciador. A este respecto, de hecho, suele existir un Manual de Operaciones en el que se detallan todos estos métodos de forma totalmente exhaustiva.

La existencia de este manual implica que, a la hora de montar una franquicia, la calidad de todos los franquiciados sea homogénea. Y también hace posible que el franquiciado no tenga que trabajar en un plan estratégico, porque este ya le vendrá totalmente dado.

Si quieres un negocio seguro y no das con una idea totalmente original y disruptiva, más que probablemente este sea el tipo de infraestructura a la que te puedas adherir con mayor paz de espíritu. Sabiendo, eso sí, que tendrás que rendir cuentas a un franquiciador, claro.

¿Cómo montar una franquicia?

Dicho lo dicho, ¿esta posibilidad sigue pareciéndote seductora? ¿Te ves con alma de franquiciador o de franquiciado? No pierdas comba entonces y descubre a continuación cómo montar una franquicia a través de las cinco claves de las que te vamos a hablar a continuación…

1. La oferta y la demanda

Obviamente, la base de toda franquicia debería ser un mercado floreciente con una oferta y demanda equilibradas. Si un negocio pretende convertirse en franquicia, será precisamente porque haya una gran demanda del producto o el servicio que oferta. Si no, apaga y vámonos.

Así que, desde el primer momento, montar una franquicia va a depender precisamente de este cimiento primordial. Pero, bueno, esto no es diferente en cualquier otro tipo de negocio, ¿no te parece?

2. El acuerdo de franquicia

La actividad comercial en régimen de franquicia está regulada por el Real Decreto 201/2010 del 26 de febrero. En este decreto se determina que el contrato de franquicia es el acuerdo con el que una empresa (franquiciadora) cede a otra (franquiciada) el derecho a explotar un sistema propio de comercialización de productos o servicios.

Este acuerdo estipulará, a su vez, qué es lo que recibes al montar una franquicia: un producto, un servicio, una fórmula de explotación comercial, un manual. Pero también qué recibe el franquiciador, ya sea una contraprestación, una entrada, un pago recurrente, porcentajes de beneficios o cualquier otro de similar índole.

Existen diferentes contratos de franquicia estándar, pero eso no significa que solo puedan usarse estos. De hecho, lo más recomendable es utilizar un acuerdo de franquicia que considere las circunstancias concretas del negocio en sí. De esta forma se asegura que todas sus circunstancias van a estar cubiertas.

3. El franquiciador

Un franquiciador debería proporcionar una marca reconocida o un negocio en crecimiento con visos a convertirse en una marca reconocida. A su vez, deberá probar a sus franquiciados en potencia que tiene una saludad financiera lo suficientemente solvente como para sustentar un modelo con estas características.

4. El franquiciado

El franquiciado, por su parte, deberá probar al franquiciador una situación financiera y unas fuentes de financiación (con o sin ayudas) lo suficientemente sólidas como para montar una franquicia. Eso y, obviamente, una capacidad honesta para introducirse en un modelo de negocio a gran escala como este.

5. El espacio

La homogeneidad de una franquicia, además de en los métodos, se siente especialmente en la imagen de marca. Y eso afecta, obviamente, a los locales de todas las franquicias. A este respecto, el franquiciador deberá establecer las pautas para que el franquiciado elija el local que más se adecúe al negocio: tamaño, ubicación, características…

También factores más complejos como la distancia al respecto de la competencia o la concentración de negocios de una franquicia que puede haber en un mismo territorio. Además, claro, de detalles de imagen que seguramente afecten a la decoración del espacio. Esto significa, por otra parte, que el franquiciado no deberá hacer un gran dispendio a la hora de montar una estrategia visual para el lugar, ya que esta le vendrá totalmente dada.

¿Te han resultado útiles todas estas claves y ahora ya es definitivo que esta puede ser la mejor opción de negocio para ti? Pues aquí tienes los cimientos. La construcción corre de tu parte.