Marketing

Marketing social para pymes, ¿es realmente útil?

autor

Marketing social para pymes, ¿es realmente útil?

Seguro que has oído hablar del marketing social más de un millón de veces. Todo eso de utilizar las redes sociales para promocionar nuestro negocio, etc., etc. Si buscamos en Internet, tenemos cientos, miles de páginas que ensalzan las bondades del marketing en las redes sociales. En muchas podemos encontrar ejemplos y muy buenos, de hecho. Pero, ¿os ha pasado alguna vez que cuando lo trasladáis a vuestro negocio no funciona como en el ejemplo? 
A nosotros sí, lo reconocemos. Por eso queremos reflexionar sobre si el marketing social es realmente útil para las pymes. Pero antes vamos a ver unos mínimos detalles sobre qué es realmente el marketing social y cómo ha evolucionado desde el marketing tradicional. ¿Os acordáis de las 4 Ps? No han muerto, en el marketing social también tenemos otras 4 Ps. Lo vemos.

¿Qué es el marketing social?

Mientras que la mayoría de los métodos del marketing tradicional se centraban en vender productos o servicios, el “producto” en el marketing social es el comportamiento de los seres humanos. Esto quiere decir que, a través del marketing social, se intenta cambiar, construir o mantener el comportamiento individual para el beneficio de la sociedad en su conjunto. Por ejemplo, reducir la adicción al tabaco, a las drogas, abrocharse el cinturón de seguridad en el coche, etc.

En definitiva, se trata de influir en el comportamiento de las personas (igual que trata el marketing tradicional). La diferencia radica en que el objetivo ahora es mejorar el bienestar de cada persona (consumidor) individual, así como el de la sociedad en su conjunto.

Obviamente, debemos tener también en consideración la utilidad para empresa. Así, se crea una triada donde contaremos con el interés de la sociedad, las necesidades de los consumidores y el servicio que este tipo de marketing aporta a las empresas. Frente a los objetivos a corto plazo que se manejaban en las técnicas de marketing tradicional, ahora las empresas se plantean otro tipo de metas a medio y largo plazo.

Este cambio de perspectiva ha estado motivado por el cambio en la conducta social hacia un bienestar global. Un planteamiento que no se basa tanto en la individualidad (el marketing tradicional hacía hincapié en ello) sino en la sociedad como conjunto. Las empresas han tenido que adaptarse para conquistar al consumidor de una forma que en que se sienta identificado. Hemos visto el gran desarrollo de los productos ecológicos o el fomento de la cultura de la salud y el deporte.

Las 4 Ps del marketing social

El marketing tradicional estaba basado en 4 principios que se resumían en las famosas 4 Ps: Product, Price, Placement (distribución) y Promotion. Arriba ya hemos visto como este modelo pertenece al pasado. El marketing ha evolucionado, se ha reinventado y con él también lo ha hecho el paradigma de las 4 Ps. Las 4 Ps del marketing social están mucho más centradas en la persona y menos en el producto. Son las siguientes:

Personalización

Se trata de crear los productos a la medida de los consumidores, teniendo en cuenta sus problemas y necesidades reales. En nuestro artículo ¿Cómo conseguir más clientes? encontrarás técnicas de marketing centradas en la personalización.

Participación

En esta etapa nos centramos en integrar a nuestros clientes en el plan de marketing. Vamos a crear nuestra comunidad, dándole voz a los clientes y a los no clientes que se sientan atraídos por nuestra empresa o lo que ofrecemos. La participación es la base, ya que será la comunidad la que opine, recomiende, sugiera mejoras… convirtiendo los productos en productos hechos por el usuario.

Peer to Peer

Los consumidores no confiamos en las empresas, sino en las opiniones de otros consumidores. Por eso son fundamentales las sugerencias y recomendaciones en nuestra estrategia de marketing. Se trata de testear el producto antes de lanzarlo al mercado para asegurarnos de que tenga una buena aceptación. Aunque es lógico que no todos los clientes queden satisfechos, también se trata de saber orientar esta insatisfacción original hacia una buena experiencia. Y aquí son fundamentales las redes sociales, debido a su instantaneidad.

Artículo relacionado: 5 consejos Social Selling para vender más.

Predicciones modeladas

El uso de todas las herramientas de analítica y monitorización para medir todo lo referente a nuestra marca y su interrelación con los usuarios. El objetivo es orientar la estrategia para mejorar constantemente.

Marketing social para pymes, ¿es realmente útil?

Visto todo lo anterior la pregunta sigue siendo, ¿es útil el marketing social para pymes? Y la respuesta, como seguro que ya intuíais, es sí. Pero un sí con matices. Y es que depende de cómo entiendas el marketing social. Si lo entendemos como una forma de vender a la manera del marketing tradicional entonces no. Pero si hablamos del marketing social como lo hemos descrito en este artículo.

Como la capacidad de animar y gestionar una comunidad para fidelizar a los clientes actuales y ayudar a captar nuevos, entonces sí.

En general, se trata de construir relaciones y desarrollar vínculos con tu audiencia. Una audiencia compuesta por los clientes y por los no clientes, personas que tienen interés por lo que ofreces pero no por ello van a comprarte necesariamente.

Y esto va mucho más allá de la mera presencia en las redes sociales. Es una actitud, la actitud del servicio a la comunidad. Así que mientras no entendamos que no podemos “aprovecharnos” de las personas a la manera del marketing tradicional, no conseguiremos resultados. El marketing social consiste en aportar valor al usuario para cautivarlo y que él solo decida venir a comprar.