Consejos Marketing

Impulsa tu start-up impulsando tu CRM

Impulsa tu start-up impulsando tu CRM

CRM son las tres siglas mágicas que todo el mundo dentro del emprendimiento parece tener continuamente en la boca… Y no es para menos, ya que está sobradamente probado que un buen CRM online es la herramienta decisiva a la hora de conseguir que una start-up despegue.

Pero, por si todavía resulta que no sabes de qué estamos hablando, empecemos por el principio: ¿qué es exactamente un CRM? Resumiéndolo mucho, podríamos decir que es una solución de gestión de las relaciones de una empresa con sus respectivos clientes. Las siglas, de hecho, provienen de la terminología anglosajona Customer Relationship Management, que directamente pone el acento tanto sobre el “customer” (“cliente”) como sobre la “realtionship” (“relación”).

Esta es la teoría, pero en la práctica es probable que cualquier emprendedor que acabe de poner en marcha su propia start-up piense que la relación con sus clientes es algo que puede realizar usando otras herramientas clásicas: una agenda de contactos, un calendario, un cliente de correo electrónico… Y puede también que, en algunos casos concretos, existan start-ups que lo peten sin una herramienta con la que gestionar la relación con sus clientes.

Pero esos casos son verdaderamente raros, así que este artículo no solo pretenda dar respuesta a “¿por qué debería usar un CRM en mi start-up?”, sino ir un peldaño más arriba y preguntarse: “¿cómo puedo impulsar mi start-up impulsando mi CRM?”.

 

¿Cuáles son los básicos de un buen CRM?

Un buen CRM siempre estará enfocado a mejorar la relación con tus clientes (actuales o potenciales) permitiendo centralizar en un mismo espacio online tres líneas de acción fundamentales: la gestión comercial, el marketing y el servicio postventa o de atención al cliente.

Y el primer y obvio paso que debes dar a ese respecto es centralizar todos tus contactos comerciales en un único lugar. ¿Por qué tener tus contactos repartidos en los contactos de tu email, la agenda de tu teléfono e incluso en una arcaica hoja de cálculos? Un buen CRM te ofrecerá la posibilidad de importar tus contactos desde cuantos más servicios mejor.

A partir de ahí, apuesta por una herramienta que sea efectiva y clara a la hora de planificar diferentes embudos de ventas. Un buen CRM te ayudará a localizar oportunidades, a establecer contacto con esos clientes potenciales, a hacerles llegar una propuesta en firme y a planificar las primeras negociaciones.

La idea es que tu CRM se convierta en una plataforma en la que puedas tener un perfil actualizado de tus clientes y que, a través de notas y tareas programadas, acabes generando nuevos negocios. Esto es todo lo que deberías buscar en un buen CRM… Pero, claro, una vez conseguido lo básico, ¿por qué no aspirar a ir incluso un poquito más allá?

 

¿Cómo impulsar tu CRM?

Pongamos que ya has personalizado tu CRM por completo… Ahora lo que falta es que le des un buen impulso, y la mejor forma de hacerlo, como siempre, es trabajando en equipo: comparte el perfil de tus clientes para así tener un entendimiento lo más profundo posible de sus necesidades. Porque, si conoces sus necesidades, podrás anticiparte a ellas con la mayor celeridad posible.

Piensa que el CRM no solo es una herramienta de futuro: también ha de servir a modo de perfecto historial a partir del que prever lo que podría necesitar tu cliente. Y aquí no hay que pensar solo en los clientes con los que ya existe una línea de comunicación abierta: utiliza esta herramienta para localizar y captar clientes potenciales, además de para gestionar todo tipo de acciones comerciales pensadas para ellos.

Más todavía: el CRM perfecto te ayudará a no pensar en tus clientes como un bloque, sino a segmentarlos de la forma más óptima posible. A ningún cliente le gusta sentir que le estás tratando como a los demás, y el CRM ha de convertirse en tu aliado definitivo a la hora de conocer las particularidades de identidad que hacen único a todos y cada uno de tus clientes.

En resumidas cuentas, un buen CRM online debe agilizar la relación de tu start-up con tus clientes, por lo que deberías estudiar posibilidades punteras a este respecto como, por ejemplo, dar prioridad a presupuestos que se actualicen en tiempo real. Porque, ahora ya conoces la teoría básica, ¿por qué no aspirar a la excelencia?