Contabilidad

Las cuentas anuales de las PYMES

Las cuentas anuales de las PYMES

¿Se te hace cuesta arriba ponerte con las cuentas anuales de tu PYME? En este artículo te damos las claves para que las abordes de la forma más óptima.

Hay palabras y conceptos que suenan más grandes que la vida. Y, bueno, puede que no suenen más grandes que la vida, pero sí que suenan a que nos va a llevar toda una vida hacerlos… Ese es el caso, por ejemplo, del tema central de este post. Pero, por suerte, aquí tienes toda la información que necesitas para hacerte un poquito más fácil la vida a este respecto.

Porque, para empezar, hay una cosa que tiene que quedar muy clara: las cuentas anuales (ya sea de una PYME o en cualquier otro caso) no son tarea fácil… pero tampoco imposible. Y, con las claves adecuadas (como, por ejemplo, el mejor sistema online de contabilidad), al final verás que parecía peor de lo que realmente es.

Así que empecemos por el principio y preguntemos lo básico…

¿Qué son las cuentas anuales de una PYME?

Las cuentas anuales son todos los documentos necesarios para ofrecer una imagen fiable del patrimonio, la situación financiera y los resultas de las pequeñas y medianas empresas. Se usan para que los responsables puedan tomar decisiones en pos del crecimiento de la compañía basándose en su realidad tanto jurídica como económica.

Hay un total de cuatro documentos que son imprescindibles presentar en las cuentas anuales de toda PYME.

1. Balance

El balance es una cuenta que pone en relación los activos de una empresa (es decir: sus bienes y derechos) y sus respectivos pasivos (obligaciones contraídas y recursos en fonda de fondos propios).

2. Cuenta de pérdidas y ganancias

La cuenta de pérdidas y ganancias refleja un debe (con todos los gastos y cargas el respectivo ejercicio económico) y un haber (con todos los ingresos pertinentemente anotados). El resultado de la diferencia entre debe y haber será a su vez el resultado del ejercicio económico que se está cerrando con las cuentas anuales de cada PYME.

3. Estado de patrimonio neto

El estado de patrimonio neto es un documento que da constancia de los cambios que ha sufrido el patrimonio neto de la compañía. Estos cambios pueden haberse debido a las siguientes circunstancias:

  • Saldo absoluto de ingresos y gastos.
  • Operaciones con socios y/o propietarios de la empresa.
  • Ajustes surgidos de cambios en los criterios contables y correcciones de errores puntuales.
  • Cualquier otro tipo de variación del patrimonio neto.

4. Memoria

La memoria es la recapitulación en forma de documento con la que se glosa toda la información obtenida con las cuentas anuales de una PYME. Será, de hecho, un documento de referencia a la hora de tomar decisiones empresariales futuras.

Principios contables a tener en cuenta

A la hora de realizar estas cuentas anuales, hay diferentes coordenadas a tener en cuenta. Antes de nada, la intención siempre será que la información que manejemos sea cuanto más relevante e íntegra mejor. Y, para ello, nos basaremos en principios de comparabilidad y claridad que nos permitan gestionar la información de la forma más óptima posible.

Además de estas coordenadas, también existen algunos principios contables que pueden ayudarte a llevar a cabo esta tarea de forma mucho más efectiva.

  • Empresa en funcionamiento. Deberán realizarse las cuentas anuales de una PYME con la idea de que la gestión de la compañía tendrá continuidad en el futuro próximo y que no se traspasará ni global ni parcialmente.
  • Devengo. Toda transacción económica deberá reflejarse en el ejercicio que le corresponde, independientemente de si este coincide con su fecha de pago o cobro.
  • Uniformidad. Todas aquellas transacciones que se repitan en el tiempo deberán ser abordadas de forma coherente y uniforme.
  • Prudencia. Ante cualquier tipo de incertidumbre económica, siempre se ha de optar por una valoración lo más prudente posible.
  • No compensación. Nunca se compensarán las partidas de activo y pasivo ni las de gastos e ingresos, sino que se tasarán debidamente por separado.
  • Importancia relativa. Si los importes reflejados en las cuentas anuales de la PYME tienen un valor relativo (y no tan significativo para el funcionamiento económico de la compañía), siempre puede relativizarse también la aplicación de estos principios contables y ejercerlos de la manera más adecuada.

¿Ves como no era tan complejo? Eso sí, admítenos un consejo final: las cuentas anuales no son algo que puedas ni debas hacer apresuradamente al finalizar el ejercicio económico de tu negocio. Lo mejor aquí es el trabajo de hormiga durante todo el año para que, al ponerte con las cuentas, tengas ya la mayor parte del trabajo adelantado. ¡Así que ponte con ello ya!