Contabilidad

Cómo contabilizar un leasing según su tipo + Ejemplos

|

¿Te suena qué es el leasing? ¿Sabes contabilizarlo? En este artículo te explicamos todo lo necesario para que tu contabilidad se beneficie de esta práctica tan extendida.

Hace unos años, el leasing apareció como una nueva práctica al alcance de muy poca gente. Con el paso del tiempo, y la ayuda de la digitalización, se ha popularizado, hasta llegar a ser universal.

Si no sabes de qué se trata, estás en el lugar indicado. En este artículo te contaremos qué es y cómo contabilizarlo.

¿Qué es el leasing y qué ventajas tiene?

El leasing es un contrato con el que una empresa o particular disfruta de un activo durante un tiempo concreto a cambio del pago de un canon que suele dividirse en períodos mensuales o semestrales.

Una vez se vence el tiempo estipulado, el activo puede devolverse a quien pertenece o puede adquirirse según las opciones de compra reflejadas en el contrato.

Así, la primera ventaja del leasing —y de contabilizarlo— es disfrutar de algo sin tener que comprarlo, pero reservando la opción de hacerlo a largo plazo. Otros beneficios son:

  1. Mayor seguridad para quien arrienda. Si la persona que disfruta del contrato de leasing deja de pagar, el activo productivo vuelve a manos de quien lo alquila.
  2. Mejores beneficios fiscales. Una ventaja importante a tener en cuenta es que si eres autónomo, puedes deducir las cuotas del leasing.
  3. Posibilidad de compra final si el activo productivo es del agrado de quien lo arrienda.
  4. Disminución de la obsolescencia. Normalmente, no se suele elegir la opción de compra. Es un sistema que se usa para tener siempre un activo productivo a la última y renovarlo por la nueva versión en cuanto sale al mercado y en los anuncios.

Tipos de leasing

Teniendo la definición clara, es el momento de dividir los tipos en función de sus características. Por ejemplo, según el bien que se financia:

  • Mobiliario o inmobiliario: cuando el objeto del contrato es un bien mueble (ordenador, coche de empresa…) o inmueble (local, oficina…).
  • Tangible o intangible. Por ejemplo, el edificio donde se encuentra un negocio como tangible o los gastos de organización, como intangible.

En función del ejercicio de opción de compra:

  • Leasing financiero: cuando la empresa ejerce la opción a compra. En este caso, el activo y la deuda se contabilizan en balance durante toda la operación.
  • Leasing operativo: cuando la empresa no ejerce la opción a compra. En este caso, ni el activo, ni la deuda deben ser contabilizados en el balance.
  • Leaseback, leasing inverso, retroleasing o lease banking: cuando la empresa vende un activo a su proveedor financiero para obtener liquidez, a través de un contrato de arrendamiento financiero con futura opción a compra.  Así, la empresa que inicialmente posee el bien, obtiene liquidez y el derecho de uso sobre el bien concreto a cambio de un alquiler. A su vez, se asegura recuperar la propiedad del bien al final del contrato. 

Cómo contabilizar un leasing

El Impuesto sobre Sociedades (IS) contiene una regulación específica para contabilizarlo. Puede que tu primera idea sea incluirlo como gasto de alquiler. Eso es lo que harías con un renting, pero estamos en un caso diferente. El leasing ha de incluirse dentro del grupo de compras.

Es necesario estipular el valor al contado del activo basándonos en tres factores diferentes:

  • Un activo que dependerá de la naturaleza del mismo, ya sea material o intangible.
  • Un pasivo financiero.
  • La carga financiera de los intereses generados. En este caso, la carga se imputará a la cuenta de pérdidas y ganancias.

Hay que tener en cuenta que en este tipo de contratos es el autónomo el que asume todos los riesgos y beneficios asociados al activo productivo. Al fin y al cabo, es quien está pagando las diferentes cuotas del artículo que, en principio, acabará adquiriendo a largo plazo.

Contabilizar un leasing operativo

En este caso es como contabilizar un arrendamiento normal porque no hay distinción entre la parte que corresponde al principal y la de los gastos financieros. Es decir, 621 “Arrendamientos y cánones”. Este cargo se abonará con la correspondiente cuenta 410 “Acreedores”.

Contabilizar un leasing financiero

En este caso sí que se deberá incluir la firma del contrato en primer lugar, a través de la cuenta correspondiente del subgrupo 21 “Inmovilizados materiales”.

Si la deuda vence en menos de un año, se cargará el valor del bien en la cuenta 524 “Acreedores por arrendamiento financiero a corto plazo”. Si el importe es a largo plazo, se incluirá en la cuenta 174 “Acreedores por arrendamiento financiero a largo plazo”. La parte de los intereses irá en la 662 “Intereses de deudas”, y por último, se abonará el total pagado en la cuenta correspondiente de tesorería.

Ejemplo:

Como todo se entiende mejor con un ejemplo, hemos tomado prestado el que aparece en el sitio web de la Agencia Tributaria [para poder ver bien la página, se deben aceptar las cookies]:

Una persona que se dedica a la fabricación de calzado y determina su rendimiento neto por el método de estimación directa, modalidad normal.

El día 30 de junio de 2022 adquiere una furgoneta nueva en régimen de arrendamiento financiero o leasing con el siguiente plan de condiciones y con opción de poder llegar a ser el propietario del vehículo:

  • Duración del contrato: 2 años.
  • Cuotas anuales: 8.000 euros, de las que 600 euros representan la carga financiera y el resto corresponde a la recuperación del coste del bien.
  • Opción de compra: 1.200 euros a la finalización del segundo año.
  • Coste del elemento: 16.000 euros.

Datos necesarios para determinar las cantidades que se podrá deducir en el ejercicio gracias al leasing:

  • El coeficiente de amortización lineal según tablas de la furgoneta es del 16%.
  • La furgoneta fue puesta a disposición y entró en funcionamiento el día 1 de julio de 2022.

En este caso, el empresario podrá deducir de sus rendimientos íntegros los siguientes gastos:

  • Carga financiera (600/12 meses) x 6 meses = 300
  • Recuperación del coste del bien (cantidad satisfecha deducible) [(8.000 /12 meses) x 6 meses] – 300 = 3.700
  • Total gastos deducibles (300 + 3.700) = 4.000

Así, la cantidad satisfecha correspondiente a la recuperación del coste del bien tiene en su totalidad la consideración de gasto deducible, ya que no supera los límites legalmente establecidos. La determinación de dicho límite se realiza de la siguiente forma:

  • Coeficiente lineal máximo aplicable según tablas: 16%
  • Coeficiente lineal máximo aplicable en 2021: (16 x 3) = 48%
  • Importe máximo de amortización fiscal: (48% s/16.000) x 6/12 = 3.840

Así que, además de poder contar con los últimos productos a tu alcance, y cambiarlos cuando te interese, puedes contabilizarlos a tu favor.

Preguntas frecuentes

¿Qué desventajas tiene un leasing?

Aunque las ventajas superan a las desventajas, también las tiene y debemos contar con ellas para valorar si nos encaja o no:
– El coste suele ser mayor a otras opciones de compra o alquiler debido al tipo de interés.
– No se puede revocar el contrato, especialmente si se trata de un leasing financiero. Y en cualquier caso, la revocación implicará una penalización.
– En los leasings financieros no hay servicios adicionales. Por ejemplo, los costes de reparación o mantenimiento corren a cargo del arrendatario, algo que no sucede con el renting, por ejemplo.

¿Siempre existe el derecho a compra en un leasing?

Es lo más habitual. Pero no siempre ocurre. En un leasing operativo, la opción de compra no suele estar disponible, mientras que en el leasing financiero sí lo está.

¿Cómo y cuándo se debe contabilizar el IVA de un leasing?

El IVA se devenga según se vayan pagando las cuotas. Si se trata de una adquisición, el impuesto debería contabilizar íntegramente cuando se adquiere el producto.

Automatiza todo tu negocio en un solo lugar

Reemplaza procesos manuales con un software intuitivo. ¡Todo lo que necesitas donde y cuando quieras!

Descúbrelo
Laura Pons
Más del autor

Te recomendamos

Holded vs. Billin

Facturación

Holded vs. Billin: Comparativa de programas de facturación y contabilidad en 2023

Estrategias de marketing en redes sociales para asesorías

Asesorías y Gestorías

Estrategias de marketing en redes sociales para asesorías

Qué es una cartera de clientes y cómo gestionarla

Asesorías y Gestorías

Qué es una cartera de clientes y cómo gestionar la tuya con éxito