Consejos

Cómo digitalizar tu negocio sin morir en el intento

autor

Cómo digitalizar tu negocio sin morir en el intento

Digitalizar tu negocio es un proceso que necesitarás hacer tarde o temprano, por mucho que te resistas a continuar funcionando con los viejos procesos que te han llevado– de manera más o menos eficiente– a encarar con solvencia la era de la información.

Necesitas hacer una profunda transformación digital porque de lo contrario operarás un negocio obsoleto. Los viejos y conocidos modelos de trabajo son hoy poco menos que una reliquia, un obstáculo que te impide explorar de manera rentable el entorno online y las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías.

Pese a que suene teórico, los datos respaldan esta idea: según un informe del Observatorio Nacional, las aplicaciones móviles generaron un volumen de negocio a nivel mundial en 2015 de 28.000 millones de euros. Entonces, es importante lanzarse al mercado digital para crecer en todo el potencial que tiene una compañía.

¿Y qué pasos debes seguir para digitalizar tu negocio y no morir en el intento?

El primer paso es identificar la cadena de valor de tu empresa y determinar quiénes son tus competidores reales. De hecho, definir estos últimos te ayudará a saber con exactitud qué lugar ocupa tu empresa en el entorno digital y qué ofrece de más respecto a los demás. Valora en qué eres bueno y pon toda tu energía en ello.

Para completar una transformación digital efectiva siempre existe la posibilidad de externalizar procedimientos o servicios. La digitalización de una empresa será completa cuando ésta haya adquirido la cualidad de flexible; es decir, que sepa ver dónde puede soltar lastre externalizando y dónde no es posible.

Asimismo, en esta primera fase debes integrar ciertas tecnologías para la gestión de proyectos de tu empresa a fin de conseguir que ésta se mueva con mayor velocidad. Un ejemplo claro es la integración de Holded para gestionar la contabilidad en la nube: con esta herramienta podrás administrar todas las operaciones contables de tu compañía de tu empresa a través de una única pantalla, con el ahorro de tiempo y energía que esto conlleva. Digitalizar tu compañía significa hacerla más ágil en todos sus procesos, desde la administración hasta la venta, a través de las herramientas que ofrece el nuevo entorno digital y, en este sentido, una de las más potentes es el software que ofrece Holded.

Una vez que hayas integrado todas las tecnologías necesarias a tu cadena de valor, analiza cómo afectan éstas a tu productividad, en qué te beneficia y en qué sigues teniendo margen de mejora. El análisis de datos es imprescindible en toda empresa que quiera presumir de haber entrado de manera efectiva en el mercado digital.

Clientes

Todos los mercados pueden pasar por el filtro de la digitalización, pero, ¿es necesario digitalizar cada aspecto de una compañía? Rotundamente no. Un error frecuente de muchas empresas que se pasan a lo tecnológico es querer acaparar todo lo posible sin recursos ni conocimiento para ello: tener una web responsive, tener redes, una app, un chatbox… Sin analizar si estos canales y utilidades aportarán valor añadido a los clientes o sólo añadirán ruido.

LEER MÁS: Cómo agilizar los procesos de una empresa

Las empresas del siglo XXI no deben perder el objetivo real, que es el mismo que el de sus predecesoras: sus clientes. En ese sentido, una marca debe investigar dónde están sus clientes y cuáles son los canales en los que éstos se desenvuelven con más soltura. Desde el punto de vista de la empresa se pueden trazar dos estrategias: crear una web con la que posicionarse en el entorno digital, o, si ésta ya ha sido posicionada, ver la manera de ir un paso más lejos y comunicar sus productos/servicios con canales extras, pero siempre sin duplicar información y, sobre todo, sin hacer excesivamente intrincado.

Procesos

Ya lo hemos comentado unos párrafos más arribas, pero no está de más volver a subrayarlo: la digitalización de una empresa pasa, en gran medida, por la digitalización de sus procesos.  

Dentro de esta idea, se pueden digitalizar los procesos de dos formas distintas: (1) mirando hacia adentro y hacerlo de forma interna adoptando herramientas como Holded, la cual nos permitirá agilizar cada operación enmarcada dentro de la contabilidad, y (2), hacerlo de manera externa ofreciendo canales de venta online a través de e-commerce, digitalización del equipo comercial, etc.

Derivado de esto, como también sugerimos al principio de esto, cabe organizar la información de manera que pueda ser analizada exhaustivamente para mejorar el rendimiento de nuestro equipo. El big data es una fuente de crecimiento muy potente, no conviene desaprovecharla.

De modo que, ¿puedes digitalizar tu negocio sin morir en el intento? Sí, puedes, pero siempre has de hacerlo sabiendo qué vas a necesitar exactamente y, sobre todo, qué van a necesitar tus clientes.