Contabilidad

Calcular IBAN de los números de tu cuenta

Calcular IBAN de los números de tu cuenta

¿Calcular IBAN? ¿Es un problema con el que te hayas encontrado últimamente? En este artículo te explicamos cómo hacerlo fácilmente.

La vida se va complicando por momentos. Así son las cosas. Cuando crees que ya tienes controlado algo, de repente ese algo se convierte en algo mucho más complejo y tienes que ponerte al día. Por ejemplo: cuando por fin creías que tenías controlado el número de tu cuenta bancaria, calcular el código IBAN se convirtió en un nuevo galimatías a despejar. Te explicamos cómo hacerlo.

Al fin y al cabo, trastear con cuentas bancarias y calcular IBAN y otros conceptos como este es el pan nuestro de cada día en todo lo que concierne a la contabilidad. Así que toca tenerlos bajo control trabajes o no con un programa de contabilidad online.

Pero resulta que, en ocasiones, este tipo de información no es tan accesible como pudiera parecer… Pero no te preocupes, porque aquí no le tememos al concepto «imposible». Y por eso vamos a meternos hasta las trancas en el concepto IBAN.

¿Cómo calcular el IBAN de una cuenta?

Es algo sencillo y a la par complejo, por partes iguales. Para empezar, es necesario saber que para calcular el IBAN hay que entender que este código se compone de cuatro dígitos: dos letras que indican el país de origen de la cuenta bancaria (que, en el caso español, siempre serán las dos letras ES) y dos números de control. Estos cuatro dígitos van siempre posicionados delante de los veinte números que componen el código de tu cuenta de cliente.

Otro apunte: la normativa SEPA no ha establecido un número fijo de caracteres para el IBAN bancario. Eso sí, lo que sí que está bien marcado es su número máximo de caracteres alfanuméricos, que está fijado en 34 caracteres. Ni uno más.

Ahora llegamos, sin embargo, al meollo del asunto… Porque obtener las letras del país de origen de la cuenta a la hora de calcular IBAN es algo sencillo e intuitivo, pero no puede decirse lo mismo de código de control, que cambia dependiendo de cada uno de los bancos de nuestro país. A ese respecto, lo mejor que puedes hacer para obtenerlo de la forma más sencilla posible es recurriendo a la página de tu propio banco, ya que seguro que incluye una calculadora de este código (como, por ejemplo, esta del banco BBVA).

¿Cómo saber cuál es mi IBAN?

Vale, muy bien, todo correcto… Así es como se calcula el IBAN, pero resulta que este es un cálculo un poco complicado y lo que tú quieres no es ponerte a hacer operaciones de física cuántica, sino básicamente saber cuál es el código IBAN de tu cuenta bancaria. Tranquilo, también te podemos ayudar con eso.

Porque si lo que quieres es eso, lo único que tienes que hacer es entrar en la página web de tu banco o la app pertinente e irte al apartado correspondiente de los datos de tu cuenta corriente. Allá te encontrarás con un número larguísimo y, aplicando lo que hemos visto más arriba, verás que los cuatro primeros dígitos son los que corresponden al IBAN. Deberías encontrarte con que tu cuenta empieza con «ESXX», donde ES es tu país (en el caso de que te encuentres en España, claro) y «XX» es el código de control.

Pero, espera, ¿lo que quieres es no complicarte la vida para calcular el IBAN y saber directamente cuál es el IBAN de una cuenta corriente precisamente porque quieres hacerle una transferencia? Tampoco te preocupes, porque la magia de la tecnología está ahí para solucionarte la vida y verás que, cuando te dispongas a realizar la operación a través de la web o la app correspondientes e introduzcas los números de la cuenta bancaria a la que quieres transferir el dinero, el IBAN se rellenará automáticamente sin que tengas que hacer nada.

Y ya está… Al final resulta que los misterios del IBAN tampoco eran tan complejos, ¿no te parece?