Emprender

5 consejos de CEO de Internet para emprendedores de e-commerce

5 consejos de CEO de Internet para emprendedores de e-commerce

¿Eres un emprendedor que está lanzando su propio e-commerce? Entonces necesitas estos consejos de CEO de Internet.

Todo emprendedor puede y debe beneficiarse de consejos que le ayuden a levantar su aventura empresarial. Pero hay que reconocer que un tipo de emprendedor que suele ir particularmente perdido es el de e-commerce ya que, más que una aventura, este tipo de proyectos puede convertirse en una verdadera odisea.

Al fin y al cabo, el e-commerce es un tipo de negocio relativamente nuevo que, por lo tanto, no está tan tipificado como otros tipos de empresa. Y, en consecuencia, no hay tanta documentación al respecto… Y los consejos escasean. Así que, si eres un emprendedor de e-commerce, atento a los cinco consejos desde el punto de vista de CEO de Internet que vienen a continuación en este artículo.

 

1. Encuentra tu nicho de mercado

Este consejo es algo totalmente básico en cualquier tipo de negocio que tenga a internet como base. Y es que la red de redes es algo tan sumamente masivo que resulta del todo inevitable que la atención y la audiencia acaben fraccionándose y fragmentándose en pedacitos de un pastel que es más fácil abordar por partes que en su totalidad.

Así que, antes de ponerte manos a la obra con tu e-commerce, define tu nicho de la forma más exhaustiva posible: realiza estudios de mercado, analiza la competencia, localiza necesidades insatisfechas… Ahí está el negocio de tu tienda virtual. Ahora explótalo.

 

2. Asegura tus fuentes de inversión

Obviamente, un e-commerce no puede nacer de la nada más absoluta, sino que necesita todo un conjunto de fuentes de inversión que aseguren un flujo de capital lo suficientemente solvente. Piénsalo: tienes que recopilar inventario, crear una infraestructura, contratar a tu personal… Y todo eso vale dinero.

¿De dónde sacar ese dinero? Esto puede que no entre en tus planes, pero el mejor consejo a este respecto es que te arriesgues: que pongas en juego tus ahorros y que involucres a gente conocida que crea en tu proyecto. Con esta base y un buen plan de negocio (algo básico en lo que deberías invertir una buena cantidad de tiempo y energía), busca inversores: si ven que crees lo suficiente en tu e-commerce como para arriesgarte y tienes un buen plan de negocio, seguro que encuentras quien también confíe en tu aventura empresarial.

 

3. Define tu política de proveedores

Toda tienda necesita de un conjunto de proveedores, y eso es algo que aplica tanto a las tiendas físicas como a todo e-commerce. Pero si algo es particularmente necesario en el mundo de internet es precisamente que evites la tendencia virtual al caos y que definas a la perfección tu política de proveedores.

La regla básica en este juego es muy sencilla: si tienes un mayor poder de compra, también tendrás mejores márgenes y servicio. Menor poder de compra significa un incremento de costes. Pero, claro, una compra elevada puede conducirte a un evidente riesgo de exceso de stock imposible de absorber por el mercado. ¿Qué harás? Defínelo con líneas clarísimas: compara posibles proveedores, analiza las posibilidades y sopesa todas las opciones antes de adquirir definitivamente un producto.

 

4. Hazte con un buen servicio de atención al cliente

Otro de los consejos aplicables para cualquier negocio virtual: el cliente siempre tiene la razón, y quiere que le escuchas y le atiendas inmediatamente y dándole la importancia que merece. Es por eso que todo e-commerce debe tener siempre todas las vías abiertas: teléfono, correo, live chat… Solo así podrás asegurarte que no pierdes ventas porque un cliente potencial tenga dudas al respecto de un producto completo.

Esto implica una inversión de tiempo que seguramente tú mismo no puedas absorber (no, nadie quiere llegar a casa después de haber estado al frente de una tienda virtual y ponerse a responder los mails de los clientes). Así que lo aconsejable es precisamente que consideres todas las opciones, pero sobre todo que te plantees invertir en un equipo de atención al cliente.

 

5. Encuentra tu dream team

Internet puede ser un lugar que propicie aventuras en solitario… Pero estas nunca serán tan espectaculares como las aventuras que impliquen a un equipo de gente trabajando en la misma dirección. Esto significa que, sí, claro, tu e-commerce bien puede ser un One Men Army. Pero no es lo más recomendable.

Si quieres que triunfe, el mayor consejo a este respecto es que dejes de pensar que puedes hacerlo todo (y que, de hecho, lo haces bien) y que más bien te pongas a buscar el dream team de tus fantasías. Encuentra a los profesionales que mejor puedan llevar a cabo todas las tareas implícitas en tu e-commerce y ya verás como el trabajo de equipo acaba traduciéndose en un éxito sin precedentes.