Marketing Tecnología

3 maneras de humanizar la relación con tus clientes

autor

3 maneras de humanizar la relación con tus clientes

Uno de los retos de las empresas actuales es conjugar la tecnología que les ayuda a evolucionar, caso de emplear por ejemplo un cmr online o cualquier otra herramienta, con el trato humano hacia el cliente. No sacrificar la empatía en el camino hacia la digitalización.

Pero, ¿qué estrategia se puede seguir para conseguirlo? En este artículo hablaremos de cómo humanizar la relación con tus clientes a la vez que se aprovechan las tecnologías tipo cmr online que ofrecen el mercado actual.

Empodera a los empleados para resolver problemas de los clientes

Al capacitar a los empleados para que tomen decisiones relevantes e interactúen con los clientes sin el permiso de su jefe directo, que lo hagan con responsabilidad, se estará construyendo una cultura de confianza que quedará reflejada en la satisfacción del cliente, pues este estará más cuidado –recibirá mayor atención–.  

Al mismo tiempo, cuando un empleado se siente fortalecido y confiado, es más feliz en el tamaño que desempeña y eso reverbera en la salud del negocio del que participa, lo cual también ayuda a mejorar la experiencia del cliente, que se encuentra con un trato más humano con los empleados confiados, menos encorsetado.

Sorprende a los clientes

Muchas veces los gestos más pequeños pueden tener un enorme impacto en el fortalecimiento de la relación con el cliente, aumentando además su participación en las propuestas de la marca.

Un café entregado a mano o una tarjeta de regalo para el restaurante favorito del cliente son formas sencillas para que éste sepa que está siendo valorado, que existe una relación viva y sorpresiva con la marca que está consumiendo.

Salir del protocolo que marca la relación vendedor-cliente, si se hace con empatía, de manera no mecánica sino humanizada, siempre es un aliciente para que el consumidor se plantee volver a invertir su dinero en nuestra marca. 

Solicita la opinión de los clientes con cierta regularidad

Algo que convierte a una empresa común en una especial es la escucha que se hace del cliente, demostrar que se le está escuchando como lo haría alguien a quién le importamos. Como lo haría una persona. Es otro rasgo, quizás el más distintivo, de la empresa viva y humanizada.

Después de cada servicio o venta asegúrate de que la opinión del cliente está siendo escuchada, envía encuestas preguntando por su experiencia, consulta sin necesitan algo más. Es muy importante que se comprendan los sentimientos de por qué se decide elegir nuestra marca y por qué, en el caso contrario, se la abandona. Sea cual sea el caso, establece un diálogo fluido –en lo cual ayudan las redes sociales– que no se sienta como una conversación de chatbox.