Emprender

Scale up, el nuevo modelo de negocio

Scale up, el nuevo modelo de negocio

Te lo explicamos todo sobre el modelo scale up, el sucesor de las startups en el ranking de nuevas obsesiones entre los emprendedores.

¿Creías que cuando te familiarizaras con el concepto de startup ya tendrías completamente controlado el mundo del emprendimiento? Va a ser que no. Porque este es un mundillo que se mueve a la velocidad de la luz, y aquí tenemos ya a las scaleups no para tomar el relevo de las startups, sino para llevar el emprendimiento un escalón más en dirección ascendente.

Porque este es precisamente el corazón de este nuevo modelo de negocio que ha llegado para poner freno a la sensación de que las startups no funcionan y de que la mayor parte de estas aventuras de emprendedores acaba estrellándose contra la nada más absoluta. Cuando tampoco es que sea así.

¿Te pica la curiosidad con todo lo dicho? Entonces levanta la vista un rato de tu programa de contabilidad y sigue leyendo, porque te lo vamos a explicar todo sobre el scale up, el nuevo modelo de negocio preferido por los emprendedores.

¿Qué significa scaling up en español?

Literalmente, scaling up significa «aumentar proporcionalmente» o «escalar» en castellano. Y esto nos da una idea, al fin y al cabo, de a qué nos referimos cuando hablamos del método scale up: la metodología base de todas aquellas empresas que hayan logrado generar un beneficio mínimo de un millón de dólares. Así son las scaleups.

La traducción de este término anglosajón hace intuir que, a diferencia de las startups, las scaleups ya no están arrancando ni necesitan un empujón económico para triunfar. Hablamos, más bien, de negocios que ya tienen un cierto rodaje y que tienen claro que escalar su modelo empresarial es la mejor forma de seguir creciendo.

¿Te parece que esto es una definición demasiado libre y abierta del modelo scale up? Pues resulta que ya existe un ScaleUp Institute en Reino Unido y que, en conjunto con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), han establecido que se considera scaleup a aquella empresa que haya crecido durante los tres anteriores ejercicios a un ritmo anual superior al 20% en número de empleados o en facturación.

Las bases del scale up

El factor diferencial que puede convertir a una startup en una scaleup es, sin lugar a dudas, el hallazgo de un modelo repetitivo o una tendencia que pueda aprovecharse de forma repetitiva para ir aumentando la escala de la empresa. Dicho así, suena fácil. Pero no lo es.

Así que presta mucha atención a todos los puntos que te comentamos a continuación, porque son primordiales a la hora de atacar el modelo scale up.

  • Momento. Está claro que conducir tu empresa hacia un crecimiento forzado puede implicar un gran riesgo, y que solo debe hacerse en el momento idóneo.
  • Equipo. ¿Será tu equipo capaz de asimilar los cambios que vendrán con una escala mayor? Si no es así, añade nuevas figuras a tu plantilla y forma a todos aquellos que deban asumir nuevas responsabilidades.
  • Clientes. Si ha llegado un punto en el que tu startup ya no tiene que ir hacia los clientes, sino que son ellos los que van hacia ti, no hay duda alguna: estás en el instante adecuado para dar el gran salto.
  • Capital. El mencionado gran, salto, sin embargo, hace necesaria una solvencia económica capaz de asimilar esta transición que suele ir marcada por una época transitoria hasta que las ventas superen la inversión. Si no existe ese colchón económico, solo pueden surgir problemas.
  • Marketing. Obviamente, al escalar tu empresa, también necesitarás abordar nuevas estrategias de marketing a gran escala que impulsen tu nueva estructura empresarial.
  • Automatización. Aquí es cuando tendrás que volver a poner los ojos en tu programa de contabilidad… y en cualquier otra área de tu empresa que sea susceptible de ser automatizada para obtener así un flujo de trabajo más óptimo. A ese respecto, lo mejor es siempre recurrir a un software de gestión de empresas (como, por ejemplo, el de Holded).
  • Métricas. Se acabó funcionar a lo loco: los objetivos de tu empresa deben ser mesurables. De esta forma, podrás usar las métricas obtenidas para sopesar si tu proceso de scaling up está siendo satisfactorio o no.

Teniendo todo esto en cuenta, ¿crees que tu startup puede usar el modelo scale up para escalar su estructura y crecer de forma exponencial? ¿Veremos entonces a tu empresa en los futuros censos del ScaleUp Institute?