Noticias

¿Cuánta vida le queda al dinero en efectivo?

|

Historia del dinero en efectivo hasta nuestros días

Para analizar la situación del dinero en efectivo en la actualidad es necesario que entendamos el papel que tiene y ha tenido éste a lo largo de la historia, así como su origen y función dentro de la sociedad. En primer lugar, “el dinero es un medio de intercambio, por lo general en forma de billetes y monedas, que es aceptado por una sociedad para el pago de bienes, servicios y todo tipo de obligaciones, según explica definición.de.

Todo tu negocio en una plataforma

Holded te permite centralizar tus facturas, contabilidad, proyectos, CRM y RRHH de forma intuitiva.

Empieza gratis hoy

El origen del dinero, según Creditea, se remonta al Neolítico, cuando se producen los primeros asentamientos humanos y comienza a haber excedentes de producción. Es en este punto de la historia cuando aparece el trueque, primera expresión del intercambio de bienes y servicios, siendo el gran impulsor del comercio. 

Fundamentalmente, el trueque presentaba dos problemas. Por un lado, para poder llevarse a cabo un intercambio dos personas debían necesitar el producto que ofrecía el otro; es decir, si una persona tenía un excedente de pieles y necesitaba trigo, debía encontrar a un productor de trigo que estuviese interesado necesariamente en la adquisición de pieles, lo cual no siempre se daba.

Por otro lado, el trueque no era capaz de definir el valor real de las mercancías, por ejemplo, qué cantidad de lana equivalía a dos jarras de vino o si una vaca valía lo mismo que un camello. Para solventar esta situación, se tomó un producto como valor referencial, un elemento que sirviera para regular los intercambios. En un primer momento, se utilizaron el ganado o el trigo como elementos de referencia. Posteriormente, esos elementos fueron evolucionando a otros más fáciles de manejar, como el oro, la plata o las bolsitas de sal, que a veces también se usaban como aval y eran difíciles de almacenar. 

Según el historiador griego Heródoto, las primeras monedas metálicas surgieron en Asia Menor, en el siglo VIII a. C., cuando el rey lidio Giges se propuso simplificar la recaudación de los impuestos y su almacenamiento.  Por lo general, se prefería el uso del oro y la plata frente a otros materiales como el hierro o el bronce, por su incorruptibilidad y valor. Por un lado, eran más apreciados por ser más escasos, y, por otro, prácticamente no se podían falsificar y permitían que se almacenaran durante mucho tiempo sin echarse a perder.

Las monedas con una composición más estable surgen en la antigua Grecia y eran principalmente de plata. El dracma pasó a ser la moneda universal por ser la de mayor valor intrínseco. El problema surgió cuando las reservas de metales preciosos comenzaron a escasear. Fue entonces cuando el estado tuvo que crear el dinero fiduciario, es decir, un tipo de monedas cuyo valor era menor al que reflejaban, ya que se realizaban con materiales más corrientes como el bronce o el cobre.

¿Es posible una sociedad sin dinero en efectivo?

En los siglos XV y XVI todavía se utilizaban las monedas de oro y plata en las grandes transacciones, pero ni en las calles ni en las casas se podían guardar de manera segura. Los orfebres tenían cajas fuertes y guardas para mantener a salvo los objetos de valor y el dinero, así que comenzaron a ofrecer este servicio a terceros. Las personas llevaban su oro a los orfebres para que lo custodiaran y, a cambio, éstos emitían unos certificados nominales que acreditaban su posesión. De este modo, el propietario, presentando el talón, podía retirar las monedas de plata o de oro cuando las necesitaba para realizar alguna transacción.

Con el paso del tiempo, estos certificados fueron empleándose progresivamente para efectuar pagos sin necesidad de utilizar el metal que los respaldaba, lo cual dio origen al movimiento del papel moneda, lo que hoy en día conocemos como billetes. El cheque, por su parte, surge de la práctica bancaria de Inglaterra en el siglo XVIII, pero no fue hasta el siglo XIX cuando comenzó su reglamentación legal. 

¿Es posible una sociedad sin dinero en efectivo?

Para el Banco de España, el dinero en efectivo aún está lejos de desaparecer por completo a corto plazo: sigue y seguirá siendo imprescindible como medio de pago. En entrevista a Holded, desde la la Unidad de Información del Efectivo de la autoridad nacional competente de España para la supervisión bancaria explican que “el efectivo tiene valor en sí mismo, su autenticidad puede comprobarse fácilmente para distinguirlo de las falsificaciones y permite liquidar pagos sin necesidad de la intervención de terceros”. 

Ningún otro instrumento de pago reúne estas tres características tan eficazmente como el efectivo. Además, el efectivo está al alcance de todos y permite realizar pagos a quienes carecen de cuentas bancarias o tienen un acceso limitado a otros medios de pago, por lo que es clave para la inclusión social de personas vulnerables, como los ancianos o los colectivos de rentas bajas. Los colectivos con menos recursos serían los más afectados si desapareciera el efectivo”, añaden.

El BCE recuerda que no hay que olvidar que el pasado marzo de este 2022, el Consejo Económico y Social de la Unión Europea aprobó un dictamen sobre la Estrategia de Pagos Minoristas en cuyo texto se apuntaba que el efectivo es de una enorme importancia para la inclusión social y el acceso a los servicios básicos, añadiendo que sigue siendo el medio de pago preferido de los consumidores en sus puntos de venta y en las transacciones minoristas entre particulares. En estos momentos, el uso del efectivo como medio de pago se está estabilizando, pero sin recuperar los valores de 2019 anteriores a la pandemia.

En definitiva, según la máxima autoridad bancaria en España, el efectivo cuenta con unas características únicas que facilitan que en el futuro siga siendo un importante medio de pago, coexistiendo con otros medios digitales, y por este motivo, es crucial preservar el acceso al efectivo y garantizar la aceptación del mismo. 

“Por otro lado, no hay que olvidar que el dinero en efectivo cumple dos funciones básicas en la sociedad: es medio de pago y también depósito de valor. De hecho, en contra de lo que algunos creen, durante la pandemia su uso creció, en valor absoluto y en proporción al PIB, en prácticamente todos los países del mundo, menos en los nórdicos. Y es que en el caso de algunas divisas de amplia aceptación mundial, tales como el dólar o el euro, el efectivo crece más por su utilización como depósito de valor, dentro y fuera de sus propias fronteras, que por su utilización como medio de pago”, asegura el Banco de España.

¿Qué peso tiene el dinero en efectivo en la UE?

Por su parte, el Subdirector Técnico en Tracker Chain, especialista en el ecosistema crypto, Luis Garcia-Pelayo, explica a Holded que “en una sociedad digitalizada y en la era de la información y el big data, los gobiernos tienen la capacidad de tener el control absoluto de todas las finanzas de los ciudadanos”. Y así, añade, “el dinero en efectivo es una de las vías de escape y de anonimato, que ni los bancos ni los gobiernos quieren; luchan en contra de ello con todas sus fuerzas”. “Ya está limitado el pago de ciertas cantidades en efectivo y terminarán intentando eliminarlo, espero que no lo consigan”, desea.

Para Luis García-Pelayo, es posible una sociedad sin dinero en efectivo, no obstante, asegura que “lleva sucediendo décadas” porque “las tarjetas de crédito hacen justo esa función”. “Creo que los bancos lo defienden para generar más ingresos por comisiones. Muchos tecnócratas opinan que eliminar gradualmente la circulación del dinero en efectivo simplificará los pagos y permitiría una lucha más eficaz contra los fraudes y el crimen organizado, pero hay sectores más débiles de la población sin acceso a la tecnología que no lo podrían asumir”, detalla. 

“Se da la curiosa circunstancia de que en muchos países, la mayoría de subpoblación no puede tener una cuenta bancaria, pero sí tener una billetera crypto, como sucede actualmente en Panamá. Además, según el Banco Central Europeo (BCE), la emisión de dinero en efectivo subió después de la pandemia por el sentimiento de apego y la preferencia de mucha gente a tener reservas de efectivo en casa en tiempos difíciles”, relata el experto en declaraciones a Holded.

Todo tu negocio en una plataforma

Holded te permite centralizar tus facturas, contabilidad, proyectos, CRM y RRHH de forma intuitiva.

Empieza gratis hoy

¿Qué peso tiene el dinero en efectivo en relación a otros países de la UE?

¿Es la Eurozona un área óptima para suprimir el efectivo? Un análisis sobre la inclusión financiera y el uso de efectivo. Este informe de Juan-Francisco Albert, del Departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Valencia, y de Nerea Gómez-Fernández, investigadora del Centro de Gestión de la Calidad y del Cambio de la Universidad Politécnica de Valencia, analiza datos de los países de la Eurozona, recogidos a partir de la encuesta Global Findex del Banco Mundial, y estudia el porcentaje de población que dispone de cuenta bancaria y hace uso de la misma –lo que se conoce como inclusión financiera– y del uso del efectivo, extrayendo datos tanto globales como particulares de cada país.

“El objetivo final del estudio era saber si la Eurozona está preparada o no para eliminar el efectivo e implantar nuevos métodos de pago, en concreto, una criptomoneda digital basada en tecnología blockchain y gestionada por el Banco Central Europeo”, apunta Gómez-Fernández.

Entre sus conclusiones, la investigación constata que la Eurozona presenta un uso del efectivo más elevado que en otras áreas de similar nivel de desarrollo. Eso sí, hay bastantes diferencias entre los propios países estudiados. En un extremo países como Finlandia, Francia, Alemania, Austria, los países del Benelux y Estonia -país donde se está realizando una clara apuesta hacía la digitalización y una economía libre de efectivo, señalan los autores- presentan un uso menor del efectivo.

En el otro extremo están los países de la cuenca mediterránea y los del este de Europa -exceptuando a Estonia- en los que el mayor uso del efectivo suele coincidir con menores niveles de titularidad de cuentas. Si bien hay una excepción que rompe la regla: España. Siendo uno de los países con mayor porcentaje de población que tiene y usa una cuenta bancaria, es el segundo donde más salarios se reciben en efectivo, solo por detrás de Grecia. El tercero en esta clasificación es Chipre.

“Esta disparidad se podría explicar por el menor nivel de renta relativa de estos países. No obstante, no podemos olvidar factores tan importantes como las crisis bancarias, así como las distintas naturalezas de comportamiento y permisibilidad con la economía sumergida, que normalmente está asociada a un mayor uso de efectivo”, señala Juan Francisco Albert, del Departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Valencia.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto dinero en efectivo se puede ingresar?

La Agencia Tributaria, el organismo encargado de luchar contra la economía sumergida, señala que de acuerdo a la nueva Ley 11/2021, que entró en vigor el mes de julio de 2021, puede pedir información de los movimientos, así como un justificante, cuando los ingresos sean superiores a 3.000 euros.

¿Cuánto dinero se puede pagar en efectivo?

Según la Ley 11/2021 todas las operaciones que se paguen con dinero en efectivo deben tener un valor igual o menor a los 1.000 euros o a su equivalente en cualquier moneda extranjera si se trata de un acuerdo entre profesionales o empresas. Por otro lado, si se trata de un procedimiento que se lleva a cabo entre particulares, pueden entregarse hasta un máximo de 10.000 euros.

¿Con cuánto dinero en efectivo se puede viajar?

Sobre las limitaciones a circulación de efectivo, desde Caixabank indican a Holded que existe una normativa que establece a partir de qué cantidad hay que incluir una operación en la Declaración Mensual de Operaciones que se envía al SEPBLAC (Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias, ente que depende del Ministerio de Economía). 

La Ley 10/2010 y la Orden Ministerial 1439/2006 establecen la obligación de declarar, con carácter previo, el movimiento de fondos en efectivo o mediante cheques bancarios al portador en los siguientes casos:

1. Movimientos dentro del territorio nacional de medios de pago al portador por importe igual o superior a 100.000 € o su contravalor en moneda extranjera.

2. Salida o entrada en territorio nacional de medios de pago al portador por importe igual o superior a 10.000 € o su contravalor en moneda extranjera.

Todo tu negocio en una plataforma

Holded te permite centralizar tus facturas, contabilidad, proyectos, CRM y RRHH de forma intuitiva.

Empieza gratis hoy
Rosana Ribera de Gracia
Más del autor

Te recomendamos

Naming

Emprender

Naming: ¿qué nombre le pongo a mi proyecto?

empresa juegos para niños

Magazine

Esta empresa propone una ‘Navidad sin pantallas’ para niños

tienda navideña barcelona

Magazine

La Navidad barcelonesa no sería lo mismo sin esta tienda