Contabilidad

Aval bancario: ¿Qué es y cómo funciona?

|

Durante el año 2020, el Gobierno de España aprobó la puesta en marcha de dos líneas de avales bancarios por un importe de hasta 140.000 millones de euros destinados a garantizar la financiación concedida a autónomos y empresas españolas afectados por las consecuencias económicas de la pandemia. 

El 31 de marzo de 2022, según datos proporcionados a Holded por parte de la Asociación Española de la Banca, se habían desplegado avales por un importe de 104.659,5 millones de euros, permitiendo movilizar 137.486,80 millones de euros en financiación hacia el tejido productivo.

¿Qué es un aval bancario y quién puede solicitarlos?

El Banco Santander explica que es una garantía que el banco entrega a favor del solicitante, respondiendo así ante terceros en una obligación de pago. Es decir, la entidad es responsable en el caso de que el solicitante no pueda pagar lo que haya acordado con un tercero. 

Al tratarse de una operación que cubre un riesgo, el banco estudiará la capacidad financiera y la solvencia del solicitante para decidir si responde por él ante otro. Son una serie de requisitos que, normalmente, se exigen en cualquier operación de activo. Por eso, es normal que la entidad financiera mire detalladamente los movimientos del cliente.

Si el avalado incumple sus obligaciones y el banco se termina haciendo cargo, el avalado terminará pagando la obligación de forma íntegra, a excepción de que el cliente caiga en estado de insolvencia.  

En el aval bancario, como en cualquier intervención de garantía, participan tres figuras:

  1. Avalista: es el banco que emite el aval y que garantiza ante el beneficiario que se cumplan los términos del mismo. 
  2. Avalado: es el cliente que solicita el aval a la entidad financiera.
  3. Beneficiario: es el tercero y el que podrá exigir responsabilidades al banco si hay un impago. 

Solicitud y duración del aval bancario

Para solicitar el aval bancario se debe formalizar ante notario una Póliza de Cobertura de Garantía Bancaria o una Póliza de Cobertura para Límite de Garantías Bancarios, en los casos en los que se quiera solicitar varios avales, según concreta BBVA. En ellos, se regulan las relaciones que el solicitante tendrá con el banco, pero también el pago de las comisiones, los intereses y los gastos relacionados con ello.

En cuanto a la duración del aval bancario, puede tener un plazo concreto o indefinido. Es decir, la pactada entre las partes. Por ejemplo, en los contratos de arrendamiento, suele  tener la misma duración que el contrato de alquiler, aunque también se puede pactar que sea un año, de manera que el aval se renueve anualmente. 

Sin embargo, en algunas situaciones es la ley la que determina el término de esta garantía. La Ley 57/1968 obligaba a que las cantidades entregadas a cuenta al promotor se avalaran indefinidamente. Del mismo modo, la Ley de Contratos del Sector Público, dicta en su artículo 111.1 que el aval no puede cancelarse hasta que se haya cumplido satisfactoriamente el contrato o se haya declarado su resolución sin culpa del contratista, según informan desde la página web Conceptos jurídicos.

¿Qué tipos de avales bancarios existen?

BBVA establece principalmente existen dos tipos de avales bancarios:

Financieros

Cuando el banco se compromete al pago de cantidad concreta si el avalado no lo hace.

Técnicos

Cuando la entidad financiera no responde en caso de que no se pague. Dichas obligaciones generalmente son ante organismos públicos o administraciones, aunque también puede ser ante otros terceros. En concreto, el banco responde del incumplimiento de los compromisos que el cliente tuviera frente a dichos terceros, relacionados con motivos tales como participaciones en concursos o licitaciones, ejecuciones de obras o suministros, etc. 

Asimismo, según aclara el Grupo Mayfo en un artículo, existen los créditos documentarios, que son avales internacionales para operaciones de importaciones o exportaciones. La entidad financiera se hace cargo del pago si se cumplen las condiciones exigidas por parte del exportador. 

Por último, existe la posibilidad de hacer un preaval. Este supuesto consiste, tal y como señalan desde BBVA, en que el banco se compromete a pagar el aval a favor del beneficiario, pero cumpliendo una serie de garantías. 

Preguntas frecuentes

¿Cuánto cuesta conseguir un aval bancario?

Por el servicio de prestar el aval, el banco suele cobrar unas comisiones concretas. Las más habituales son: la comisión de apertura, que se percibe por ella una sola vez (aproximadamente el 1 por ciento del aval); y la de riesgo, que se recauda de forma regular durante la vigencia del aval, y su cuantía varía por factores como el plazo, el tipo de aval o el riesgo que el banco cree que puede aceptar. 

Por otro lado, aunque no es muy usual, hay que tener en cuenta que la entidad financiera puede hacer pagar al cliente los costes de notaría, que suele ser el 0,3 por ciento del valor del aval.

¿Qué alternativa existe al aval bancario?

A la pregunta de si existen alternativas frente a los avales bancarios para empresas, desde Abarca Seguros aseguran que el seguro de caución puede ser una opción. Este contrato lo lleva a cabo una compañía de seguros y no una entidad bancaria y garantiza a sus acreedores el pago de una deuda o la realización de una obligación.

El seguro de caución tiene la misma validez legal que los avales bancarios. Ambos cubren el riesgo de impago o incumplimiento de una deuda.

En la actualidad también existen diferentes opciones al aval bancario para protegerse del incumplimiento en el pago de la renta del alquiler, como explica Fotocasa. Concretamente, los seguros de impago del alquiler son, cada vez más, la opción preferida por los arrendadores.

Supone una garantía de que el inquilino cumplirá con su obligación de pagar la cuota mensual del alquiler, ya que, en caso de impago, el arrendador podrá dirigirse al banco para ejecutarlo. Entretanto, el inquilino deberá tener una cantidad concreta de dinero retenida en el banco, cuantía que suele equivaler a varias mensualidades del alquiler y, mientras el aval está vigente, no se puede utilizar.

Todo tu negocio en una plataforma

Holded te permite centralizar tus facturas, contabilidad, proyectos, CRM y RRHH de forma intuitiva.

Empieza gratis hoy
Rosana Ribera de Gracia
Más del autor

Te recomendamos

¿Quién está exento del IVA en las exportaciones?

Facturación

¿Quién está exento del IVA en las exportaciones?

Calendario laboral 2022

RRHH

Calendario laboral 2022: festivos nacionales y puentes

Estrategias de segmentación de mercado

Emprender

Estrategias de segmentación de mercado – Tipos y ejemplos