Facturación

Ejemplos prácticos para presentar tus facturas

Ejemplos prácticos para presentar tus facturas

¿Necesitas una buena tanda de ejemplos de factura porque te haces un lío a la hora de facturar? Te ofrecemos modelos de las cinco principales facturas.

Todos hemos vivido esta situación: un cliente te pide una factura en un formato específico (pon proforma, pon rectificativa, pon lo que quieras), tú respondes que claro, que no hay problema, que se la envías en nada (cuando en verdad no tienes ni idea de cómo es este tipo de factura)… Así que te pones a buscar como loco ejemplos que te salven la vida.

Tranquilo, de verdad, que nos ha pasado a todos. Y para eso está aquí este artículo: para que tu gestión de datos de facturación no se quede atrancada en este tipo de imprevistos y puedas llevarla como un tiro. Para que puedas recurrir a todo un conjunto de ejemplos de factura prácticos que te servirán de salvavidas.

Para ello, antes de ello, es necesario recapitular un poco y empezar por el básico entre los básicos: ¿cuáles son los datos imprescindibles en toda factura independientemente de su modelo?

¿Qué datos deben aparecer siempre en una factura?

Existen unos datos mínimos que una factura debe incluir para considerarse legal. Y esos requisitos son los siguientes…

  1. Número de factura y/o serie. Es el código que nos ayudará a mantener el orden con nuestras facturas. Ha de seguir un orden correlativo, lo que significa que una factura emitida en junio no puede estar numerada con un número anterior a otra emitida en febrero. Tenlo en cuenta para todos los ejemplos de factura que vamos a ver.
  2. Fecha de expedición de la factura. Es importante porque determinará el trimestre en el que se tributará a Hacienda.
  3. Datos fiscales tanto del emisor como del receptor de la factura. Aquí es necesario incluir nombre y apellidos (en el eventual de que una de las dos partes o ambas sean trabajadores autónomos), denominación social (en el caso de las empresas), domicilio fiscal y número de identificación fiscal, ya sea el DNI en el caso de los autónomos y el NIF en el de las empresas.
  4. Concepto, importe e impuestos facturados. Siendo el concepto aquel servicio o producto por el que se factura y el importe la cantidad acordada por la transacción. Los impuestos dependerán de diversos factores, como la actividad económica, por ejemplo.

Ejemplos de facturas

Cualquiera puede ponerse a hacer facturas teniendo en cuenta todos los requisitos mentados más arriba… Pero, en el caso de que tengas algún tipo de duda, a continuación te ofrecemos un ejemplo práctico de cada uno de los cinco tipos básicos de factura.

1. Ordinaria

Ejemplo de factura Ordinaria
Factura Ordinaria

Como puedes observar, la factura ordinaria es el estándar y, por lo tanto, incluye todos los requisitos mínimos para que sea legal. Ahora bien, la forma en la que distribuyas los datos ya corre de tu cuenta… Aunque siempre puedes optar por ayudas como el módulo de facturación de un software de gestión de empresas (como el que ofrece Holded).

2. Ticket

Ejemplo de factura: Ticket
Ticket

Es probable que hayas escuchado hablar de los tickets también como facturas simplificadas. Nos referimos con estos nombres a una factura que no incluye los datos del cliente (a no ser que el cliente así lo solicite). Se usan habitualmente para agilizar los pagos, y no suelen superar los 400 euros facturados exceptuando algunas excepciones consensuadas.

3. Proforma

Ejemplo de factura Proforma
Factura Proforma

Entre todos estos ejemplos de facturas, la proforma ciertamente no debería considerarse ni factura, ya que a efectos legales no lo es. Es una especie de justificante que sirve para que ambas partes acuerden un compromiso de inversión futura. Suele tener la forma de una factura normal y corriente aunque, tal y como puedes ver en el modelo adjunto, siempre ha de ir etiquetada como «factura proforma».

4. Rectificativa

Ejemplo de Factura Rectificativa
Factura Rectificativa

Una factura rectificativa, también conocida como factura e abono, es aquella factura que se emite para realizar modificaciones o ampliaciones de otra factura original. Sirve para subsanar errores de facturación, y es una factura normal y corriente igual que aquella a la que va a sustituir, pero con las cantidades correctas.

5. Recapitulativa

Ejemplo de Factura Recapitulativa
Factura Recapitulativa

Las facturas recapitulativas sirven para agrupar distintas operaciones comerciales de un mismo cliente dentro de un mes natural. Es, tal y como puedes ver en el ejemplo de factura superior, una factura ordinaria en la que usaremos los conceptos para reflejar las diferentes operaciones comerciales que estamos facturando.

¿Te han servido de ayuda todos estos ejemplos modelos de factura? Lo cierto es que, con todos ellos, deberías tener las espaldas cubiertas y tus clientes nunca más te pillarán cuando te pidan un tipo específico de factura. Ahora ya las conoces todas y las tienes controladas al dedillo.

One Comment

Comments are closed.

Deja un comentario