Finanzas Fiscalidad

¿A partir de cuántos ingresos sale a cuenta ser autónomo?

autor

¿A partir de cuántos ingresos sale a cuenta ser autónomo?

Ser autónomo en España empezó a ser una salida recurrente en los años de la crisis, después de que muchas empresas cerraran o despidieran al grueso de sus trabajadores. Si no se podía trabajar por cuenta ajena, siempre quedaba la posibilidad de generar trabajo para uno mismo.

En años de inestabilidad la opción de crear autoempleo siempre se contempla como una alternativa a tener en cuenta, pero antes de dar el paso conviene plantearse hasta qué punto compensa pasarse al régimen por cuenta propia. Hacerse la pregunta que encabeza este texto: ¿a partir de cuántos ingresos sale a cuenta ser autónomo?

La respuesta no es del todo sencilla, de modo que la decisión no ha de tomarse tras el calentón de un despido o cualquier otro fracaso profesional. Antes de dar ese paso, merece la pena pensar un poco en la importante carga impositiva que sufre este colectivo en nuestro país. Por muchas ayudas y bonificaciones que se habiliten, la cuota que ha de abonarse suele ser, dependiendo de los ingresos, excesivamente restrictiva.

¿Cuándo merece la pena pagar esa cuota? Depende: si se ha decidido de manera definitiva emprender un proyecto profesional, la opción de ser autónomo es mucho más sencilla que la de constituir una sociedad limitada. El proceso y los trámites son más sencillos y más rápidos, dos aspectos importantes a la hora de iniciar una nueva actividad profesional regularizada.

En este sentido, para arrancar una actividad como autónomo basta con darse de alta en Hacienda y en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (el RETA por sus siglas). A partir de ahí, toca coger la calculadora y echar algunas cuentas. Contraponer la cuota mensual a los ingresos previstos, que han de ser realistas.

Si en tu caso te das de alta como trabajador por cuenta propia por primera vez, la tarifa plana es de 50 euros mensuales. Da igual cuál sea tu edad, la cuota es igual para todo el mundo durante el primer año en el régimen del que hablamos. En un primer momento se aprobó una tarifa plana para menores de 30 años, pero viendo la gran acogida que tuvo y a colación de las demandas de autónomos mayores, el Gobierno amplió esta tarifa a todas las edades.

Según datos del Ministerio de Empleo desde su puesta en marcha se han beneficiado de la tarifa plana más de 1.200.000 nuevos autónomos, por lo que ha tenido un impacto importante en la creación de autoempleo. A tenor de estas estadísticas y recuperando la pregunta inicial: con esta tarifa, ¿a partir de qué ingresos sale a cuenta ser autónomo? La respuesta tiene matices, porque el nivel de vida se lo adecúa cada uno a sus necesidades e inquietudes, pero en principio sale a cuenta, como mínimo, sale a cuenta cuando los ingresos son superiores a los 800 euros, que es actualmente el Salario Mínimo Interprofesional.

Luego hay que calibrar los perjuicios y beneficios emocionales de ser autónomo. En el lado positivo está el hecho de no tener jefe y, en consecuencia, tener un nivel elevado de libertad creativa y profesional. En la parte negativa hay que contabilizar la inestabilidad derivada de no tener un salario fijo, pues habrá meses que se reciban ingresos cuantiosos y otros mucho más complicados.

Pasado el año, cuando se acaba la tarifa plana y la cuota empieza a subir hasta un mínimo de 280 euros, entonces las cuentas han de ser mucho más precisas. Se han de tener en cuenta los ingresos, pero también los impuestos que pesan sobre el autónomo. El IVA y el IRPF. El IVA del 21% es una trampa para el autónomo primerizo, porque es dinero que entra en la cuenta pero termina saliendo hacia las arcas del Estado. Por muy bien que quede ese apunte en nuestra cuenta, ese dinero nunca fue nuestro. Y luego está el IRPF que se retiene sobre cada factura, un 15% de los ingresos.

Contando con estos impuestos y la cuota mensual de 280 euros, si se quiere ser mileurista, los ingresos brutos han de rozar los 1500 euros mensuales, una cifra cercana al salario medio en España. Para que rente ser autónomo hay que ingresar prácticamente lo mismo que en un trabajo por cuenta ajena: ¿somos capaces de generar tantos ingresos? Sí la respuesta es afirmativa, merece la pena. Si la respuesta es: sí, puedo generar mucho más; entonces no esperes más. ¡Hazte autónomo!