Consejos

Productividad sin secretos: 10 trucos para sacar el máximo rendimiento de tu tiempo

autor

Productividad sin secretos: 10 trucos para sacar el máximo rendimiento de tu tiempo

Cuando vemos a algunas personas organizarse de la manera que lo hacen y sacar tantas tareas adelante sin sufrir –más de lo necesario– en el esfuerzo, parece que tengan un superpoder. La superproductividad. ¿Cómo lo consiguen?

Kevin Kruse, colaborador de Forbes, ha entrevistado a más de 200 personas ultra-productivas (incluyendo a multimillonarios, atletas olímpicos, emprendedores exitosos y estudiantes brillantes) para plantearles una simple cuestión: ¿cuál es el secreto de la productividad? Después de analizar las respuestas, el periodista ha destilado el secreto del rendimiento productivo en un frasco de 10 sencillas ideas:

Uno/ Piensa en minutos, no en horas:  casi todos gestionamos nuestros horarios en horas y medias horas, pero las personas realmente productivas saben que el día tiene 1440 minutos y que todos cuentan, desde el primero hasta el último. Piensa en los minutos como si fueran euros y trata de invertir cada uno como se merece, porque cada euro-minuto desperdiciado ya nunca volverá.

Dos. Céntrate en una sola cosa: las personas súper-productivas saben reconocer su tarea más urgente y dedicarse a ella el tiempo necesario hasta completarla, de manera metódica y constante, sin interrupciones. Siempre es buena idea invertir el primer tramo del día a esa cuestión.

Tres. Olvida las listas de tareas pendientes: tira a la basura esa lista que tanto te pesa y que apenas te deja dormir y procúrate un calendario o una agenda para poder compartimentar las tareas. Estructura tus días en bloques de 15 minutos y no pongas demasiada energía en pensar en las tareas del pendientes futuro; ya llegarán.

Cuatro. Lucha contra la procastinación viajando en el tiempo: deja de confiar en tu ‘yo’ del mañana, porque probablemente ese ‘yo’ también tenga la tentación de procrastinar. Si compras fruta para toda la semana, es probable que el domingo tengas que tirar parte del menú. Haz todo lo que puedas hacer hoy y trata de fijar objetivos en plazos realistas, no demasiado lejanos ni ambiciosos.

Cinco. Aprende a decir basta: las personas súper-productivas saben que el descanso es tan importante como la propia actividad, porque si no nos tomamos en serio el tiempo de resuello no habrá posibilidad de trabajar más de dos ó tres día a pleno rendimiento. Hay vida más allá del trabajo, y tienes 1440 minutos diarios para demostrártelo.

Seis. Revisa tu bandeja de entrada –las imprescindibles–: las personas productivas no revisan el correo cada cinco minutos, ni contestan a cada vibración del móvil; al contrario, programan un determinado momento para comprobar la bandeja de entrada de manera rápida y eficaz.

Siete. Las reuniones matan la productividad: como ya hemos dicho en el blog de Holded en alguna ocasión, las reuniones, en muchos casos, son un verdadero agujero negro de tiempo, energía y creatividad. En algunas ocasiones las reuniones sirven para clarificar ideas, para poner en común ideas y ensalzar el trabajo del equipo, pero en la mayoría de los casos solo son una enorme pérdida de tiempo. Si puedes evitar tener reuniones, evítalo; si son imprescindibles, intenta acortarlas lo máximo posible.

Ocho. Sigue la fórmula 80/20: También conocida como el Principio de Pareto, en muchos casos el 80% de los resultados proceden de sólo el 20% de las actividades. Las personas productivas logran identificar las actividades que generan mayores resultados y se centran en ellas.  

Nueve. Aprende a delegar: la gente productiva no está constantemente preguntando, ¿cómo puedo hacer esta tarea? Sino que tratan de encontrar espacio en la agenda de la persona que puede hacerlo para sacarla adelante. Olvida el yo y pregunta: “¿De qué manera puede estar hecha esta tarea?” Delegar en un compañero o hacer la tarea en equipo puede salvarte de muchos apuros.

Diez. Toca las cosas una sola vez: Has empezado a escribir un mail pero lo has dejado por la mitad porque tienes que hacer un cálculo, pero has dejado ese cálculo porque tienes que hacer una llamada, pero justo en mitad de esa llamada te has acordado de que tienes que mandar otro mail… ¡Para! Las personas productivas tienen la carpeta de borradores vacía. Terminan lo que comienzan. Si es algo que no lleva demasiado tiempo, lo resuelven para que no ocupe espacio en su mente.

Recuerda: la pereza y la inconstancia son enemigas de la productividad.

(Fuente: Forbes)