Autónomos y Sociedad Limitada, ventajas e inconvenientes

|

A la hora de iniciar un negocio, una de las primeras decisiones que debemos afrontar es qué forma jurídica va a adoptar nuestra empresa. Esto, en la mayoría de los casos, supone elegir entre darse de alta como autónomo o crear una Sociedad de Responsabilidad Limitada. Ambas opciones cuentan con una serie de ventajas e inconvenientes.

Lo más importante a la hora de tomar esta decisión es no precipitarse. Y es que esta elección nos va a condicionar el funcionamiento del negocio. En líneas generales, salvo que hayamos previsto cifras de facturación muy elevadas, lo más común es optar primero por un profesional autónomo. Más adelante, si el negocio va bien, será necesario crear una sociedad limitada.

Optimiza tu experiencia como autónomo con un software de gestión en la nube. Empieza gratis.

Ventajas de ser autónomo en comparación con la Sociedad Limitada

Menos trámites

Si lo que necesitas es iniciar tu actividad en un periodo de tiempo muy corto lo más óptimo es que empieces como autónomo. Solo son necesarios dos trámites: acudir a la Agencia Tributaria y rellenar un documento donde se indica la actividad a la que vamos a dedicarnos, y darse de alta en la Seguridad Social.

Por el contrario, si optamos por comenzar con una Sociedad Limitada, necesitaremos más tiempo, aunque es cierto que también podremos crear una SL en el plazo de una semana.

No requiere coste alguno

Darse de alta como autónomo no tiene ningún coste. Sin embargo, para constituir una Sociedad Limitada necesitaremos abrir una cuenta en el banco y desembolsar un capital inicial de, como mínimo, 3000 euros. Además, deberemos pagar los gastos de constitución en el Registro Mercantil, notaría y abogados.

Requisitos fiscales

El funcionamiento de una Sociedad Limitada está sometida a muchos más trámites burocráticos y fiscales que los autónomos. Se les exigirán las retenciones de IRPF, liquidaciones de IVA, declaraciones informativas, además de depositar en el Registro Mercantil los libros contables cada año y llevar la contabilidad acorde con el Código de Comercio.

Inconvenientes de ser autónomos frente a la Sociedad Limitada

Responsabilidad ilimitada

El autónomo responde, frente a sus acreedores, con todos sus bienes presentes y futuros. En lo que respecta a su responsabilidad, no existe una distinción entre sus obligaciones civiles y mercantiles. Sin embargo, en las SL la responsabilidad se limita al capital aportado. En caso de que la empresa se declare en quiebra, solo se responderá con los bienes de la misma. Nunca con el patrimonio de sus propietarios.

Fiscalidad

Las Sociedades Limitadas no se encuentran sujetas a un escalado de gravamen como el IRPF en el caso de los autónomos. Esto quiere decir que aunque se obtengan beneficios elevados, no será necesario tributar más.

Desgravaciones

En muchas ocasiones el autónomo solo puede desgravarse el 50% de los gastos y del IVA. Este suele ser el caso del autónomo que utiliza su casa como oficina y solo puede desgravarse los gastos del espacio proporcional que utiliza para desarrollar su actividad.

Si creamos una sociedad mercantil, podremos desgravarnos el 100% de los gastos que estén relacionados con la actividad laboral que se desarrolle.

Financiación

Para un autónomo es mucho más difícil obtener financiación que para una Sociedad Limitada. Conseguir un crédito es mucho más difícil para los autónomos. Y es que la mayoría de los bancos les solicitan una mayor cantidad de avales.

Podemos concluir que las Sociedades Limitadas están pensadas para un volumen de facturación más elevadas y una estructura más grande. Lo recomendable sería comenzar dándonos de alta como autónomos. Y cuando nuestro negocio despegue y empiece a crecer crear una SL.

Optimiza tu experiencia como autónomo con un software de gestión en la nube. Empieza gratis.

Utiliza Holded ya

Te recomendamos

¿Cuánto se cobra estando de baja?

RRHH

Tipos de baja laboral y cómo gestionarlas

Ciclo de vida de un producto

Inventario

¿Qué es el ciclo de vida de un producto?

RRHH

¿Cómo se hace el organigrama de una empresa? (paso a paso)