50% de descuento durante 6 meses en cualquier plan que elijas

1

Dias

12

Horas

46

Minutos
Hazte con tu oferta

Todo lo que necesitas saber sobre el Modelo 720

|

Hay algunos Modelos tributarios que son fundamentales en la existencia del profesional en general y en su relación con Hacienda en concreto. Sobre todo, porque son modelos omnipresentes en nuestras vidas y no podemos deshacernos de ellos queramos o no. Pero hay otros que no son tan comunes y de los que, sin embargo, merece la pena estar informado. Por si acaso.

Uno de ellos sería el Modelo 720. Que, a lo mejor, no te suena. Pero que seguro que empezará a sonarte en el momento en el que tengas algún tipo de inmueble o cuenta bancaria fuera de las fronteras de España. Y como esto es algo deseable en la trayectoria de todo profesional que quiera crecer en el extranjero, te lo explicamos todo a continuación…

Modelo 720: ¿qué es?

Ya lo hemos dicho un poco más arriba, pero hilemos un poco más fino a la hora de ofrecer una definición mucho más correcta. El Modelo 720, que se aprobó en la Orden HAP/72/2013 del 30 de enero, es una declaración informativa anual que todo aquel contribuyente que tenga bienes o derechos situados en el extranjero ha de presentar ante la AEAT.

¿Por qué? Pues, básicamente, porque los modelos más comunes no contemplan estos bienes y derechos situados fuera de nuestras fronteras y, por lo tanto, este es el método con el que Hacienda recopila toda esta información. Eso sí, aunque lo dicho ya es una definición bastante más profunda, todavía podemos ir un poco más allá…

¿Quién está obligado a presentar el Modelo 720?

Por un lado, los bienes. El Modelo 720 será de obligada presentación para todas aquellas personas (ya sean físicas o jurídicas) con residencia en territorio español, los establecimientos con presencia en este mismo territorio pertenecientes a entidades no residentes en España y las entidades en atribución de rentas que tengan titularidad o autorización en cuentas en el extranjero con un saldo mayor a 50.000 euros.

Por el otro lado, los derechos. Para empezar, este modelo es obligatorio para todos los titulares de valores, acciones, fondos, seguros de vida, bienes inmuebles o cualquier otro activo que supere los 50.000 euros fuera de las fronteras españolas. También los titulares jurídicos y los titulares reales con un control de más del 25% de los activos mencionados por medio de entidades físicas o jurídicas.

Y, más allá de los bienes y los derechos, un último agregado: el Modelo 720 también es obligatorio para extranjeros residentes en España que posean más del 1% de una o diversas cuentas extranjeras con un saldo que supere los 50.000 euros. También todos aquellos que posean una parte de un inmueble que supere la misma cantidad monetaria.

Una última advertencia: esta obligatoriedad de la que estamos hablando se aplica para aquellos que hayan sido titulares o autorizados en cualquier momento del año declarado. Dicho de otra forma: pongamos que has sido titular o autorizado solo durante un mes en 2020… ¿Tendrías que presentar el Modelo 720 aunque al cerrar el año ya te hayas deshecho de las acciones pertinentes? Lo sentimos, pero sí. No te libras.

Plazo para presentar el Modelo 720

Si te estás preguntando cuál es el plazo para la presentación de este modelo, la respuesta no podría ser más sencilla: tienes que formalizarlo entre el 1 de enero y el 31 de marzo del año siguiente al que estés declarando a Hacienda. No tiene más misterio.

Lo que sí que tiene un poquito más misterio, sin embargo, no es el cuándo sino el cómo. Y es que, al fin y al cabo, resulta que el Modelo 720 no puede presentarse de forma física en una oficina o en una entidad colaboradora de la Agencia Tributaria: solo puede presentarse de forma telemática a través de la Sede Electrónica. Lo que, por otra parte, no podría ser más cómodo, ¿no te parece?

¿Cuándo hay que volver a presentar el Modelo 720?

Una de las grandes particularidades del modelo que nos ocupa, sin embargo, es que muy probablemente solo tengas que presentarlo una vez al respecto de un bien o derecho concreto. Te explicamos: una vez formalizado este formulario por vez primera, no tendrás que volver a presentarlo nunca más a no ser que el valor del bien o el derecho no se haya incrementado en 20.000€.

¿Qué implicaciones tiene esta regla? Fundamentalmente, que solo tendrás que volver a presentar el Modelo 720 en el eventual de que hayas vendido el bien o el derecho que declaraste. O, en su defecto, en el caso de que el valor de ese bien o derecho declarado haya aumentado en 20.000€ o más en relación al valor ya declarado.

¿Qué son exactamente los bienes extranjeros?

Llegados a este punto, sin embargo, puede que todos estos “bienes y derechos” de los que hace rato que hablamos te suenen a algo demasiado abstracto y quieras una información mucho más concreta y tangible. Vamos a ello.

Cuando hablamos de bienes extranjeros, nos estamos refiriendo particularmente a tres conceptos en concreto…

  1. Cuentas de entidades bancarias o de crédito situadas en el extranjero que tengan titulares, representantes, autorizados o beneficiarios españoles. También aquellas sobre las que titulares, representantes, autorizados o beneficiarios españoles tengan poderes de disposición.
  2. Títulos, activos, valores o derechos del capital en el extranjero de todo tipo de entidades españolas. También seguros de vida o invalidez, además de rentas vitalicias y temporales.
  3. Bienes inmuebles y derechos sobre bienes inmuebles.

Estos tres puntos serían, por lo tanto, algo así como la declaración informativa sobre bienes extranjeros…

¿Qué se declara en el Modelo 720?

Pero nos faltaría por ver, entonces, la “práctica”. Que es lo mismo, pero mucho más concreto y real. Porque, regresando al tema tratado por este artículo, y ahora que hemos contemplado el concepto en un cuadro amplio y general, es necesario ir a lo concreto y preguntar: ¿cuáles son entonces los bienes extranjeros que hay que declarar en el Modelo 720?

Es necesario apuntar que este modelo ampara algunas excepciones como las joyas, el oro o los vehículos. Pero que, por otro lado, también contempla una lista de bienes extranjeros a declarar que podría acotarse a los siguientes puntos…

  • Acciones y semejantes.
  • Bonos y préstamos.
  • Cuentas bancarias fuera de las fronteras de España.
  • Sociedades y fondos de inversión.
  • Propiedad, usufructo, multipropiedad y similares.
  • Seguros de vida o invalidez (siempre que la aseguradora a la que los hemos contratado esté situada en el extranjero).

Sanciones sobre el Modelo 720

Como ocurre con cualquier otro formulario que te venga a la cabeza, no presentar el Modelo 720 o presentarlo de forma incompleta, incorrecta o con datos falsos se considera una infracción tributaria. Y, por lo tanto, se verá acompañada de una multa dineraria que el infractor deberá asumir ante la Agencia Tributaria.

Esta multa puede ser de dos tipos diferentes…

  1. Si existe una obligación clara de presentar el Modelo 720 pero, sin embargo, este no se formaliza, la multa pecuniaria está fijada en 5.000 euros por cada dato o conjunto de datos que debería haberse declarado pero no se ha aportado. El mínimo en esta multa será de 10.000 euros por cada uno de los tres conjuntos de bienes y derechos establecidos en este modelo.
  2. Si el Modelo 720 sí que se ha presentado, pero ha sido formalizado fuera de plazo, nos encontramos ante una infracción de diferente naturaleza. La sanción, en este caso, será de 100 euros por cada dato o conjunto de datos que se presente, con un mínimo de 1.500 euros.

Lo que está claro es que ambos casos se pueden evitar fácilmente y que es mejor empaparse del Modelo 720 y presentarlo adecuadamente para así evitar sorpresas ante Hacienda.

¿Cómo funciona el Modelo 720? Ejemplos

Puede que, al final de todo, el modelo que estamos tratando en este artículo no sea demasiado complejo… Pero, para que no quede ningún tipo de duda, ¿qué mejor que un buen puñado de ejemplos con los que acabar de visualizar todos los entresijos del Modelo 720?

De alguna forma u otra, este formulario incluye tantas opciones internas que es fácil perderse un poco. Así que veamos unos cuantos ejemplos ilustrativos.

  1. CASO 1: Una persona tiene dos cuentas bancarias en Italia que, a 31 de diciembre de 2018, suman un total de 42.000 euros. El 31 de diciembre de 2019, sin embargo, el capital total de las dos cuentas ha aumentado a 54.000€. ¿Qué significa esto? Que no tendrá que declarar nada en el año 2019 pero que, sin embargo, antes del 31 de marzo de 2020 deberá presentar el Modelo 720 con sus cuentas extranjeras porque, de un año a otro, estas han superado los 50.000€.
  2. CASO 2: Una persona posee un fondo de inversión de 55.000€ en Francia en 2018 que, en 2019, aumenta a 59.000€. ¿Tendrá que declararlo en los dos años consecutivos? Obviamente, no. Solo tendrá que presentar el Modelo 720 antes del 31 de marzo del año 2019, ya que en 2018 fue la primera vez que superó los 50.000€. Del año 2018 al 2019, sin embargo, el incremento del fondo de inversión no superó los 20.000€ y, por lo tanto, no hay obligación de volver a presentar el formulario.
  3. CASO 3: Una persona tiene una cuenta en Italia con un saldo de 34.000€ y otra cuenta en Francia con un saldo de 25.000€. ¿Puede librarse de presentar el Modelo 720 por el hecho de que ninguna de las dos cuentas supera los 50.000€ de saldo? No, no puede librarse. Y es que el Modelo 720 es obligatorio siempre que la suma final poseída en el extranjero supere los 50.000€. Lo que significa que esta persona deberá declarar estas cantidades antes del 31 de marzo del año siguiente desglosando ambas cuentas si quiere evitar la sanción pertinente.
  4. CASO 4: Una persona se compra un piso en Alemania cuyo valor es de 230.000€ en el año 2019. ¿Deberá declararlo antes del 31 de marzo de 2020 con el Modelo 2020? Sí, claro. Eso sí, no tendrá que volver a presentar la declaración del modelo de nuevo hasta que el piso no se haya revalorizado en más de 20.000€. (Y lo cierto es que puede pasar un buen tiempo hasta que eso ocurra.)
  5. CASO 5: Una persona posee la titularidad compartida de una cuenta en Grecia con un saldo superior a 50.000€. ¿Está exento de declararla con el Modelo 720 por el hecho de que la titularidad sea compartida? Para nada. Deberá presentar igualmente el modelo pertinente informando del saldo corriente e indicando, a su vez, el porcentaje de participación de la cuenta.

Después de dejar todos a la vista todos los entresijos del AEAT Modelo 720, lo cierto es que ya no debería quedar mayor duda sobre él. Ahora, eso sí, hay que trabajar bien duro para tener en nuestro poder esos bienes y derechos situados en el extranjero que son el sueño de todo profesional.

Raül De Tena

Te recomendamos

Sin categorizar

Todo lo que necesitas saber sobre la carta de despido

Emprender

Cómo se implementa un ERP (y saber si es momento de hacerlo)

Los Mejores Programas de Facturacion

Facturación

Los 7 mejores programas de facturación gratuitos