Integración CRM y ERP, ¿cómo se beneficia tu empresa?

|

Hoy en día, todas las personas interactuamos continuamente con aplicaciones y dispositivos electrónicos que son intuitivos y fáciles de usar. Lógicamente, esperamos la misma usabilidad en las herramientas de trabajo. De no tenerla, es posible que nos resistamos a utilizar. Y con razón, ya que la implantación de un software que no tiene en cuenta las necesidades de los usuarios, ralentizará nuestro trabajo. 
En lo que respecta a las aplicaciones de gestión de una empresa, sucede muy a menudo que, en teoría y sobre el papel, son fantásticos. Sin embargo, cuando empezamos a utilizarlas nos damos cuenta de que la usabilidad, sencillamente, no existe. La consecuencia lógica es que nuestros empleados evitarán utilizarlo. Y tenemos una herramienta que iba a liberarnos de la carga administrativa, pero que acaba suponiendo un extra enorme de trabajo. Insostenible.
Cuando esto sucede, si la dirección se empeña en mantener la aplicación, la empresa pasará por un período de graves problemas y derrochará una enorme cantidad de dinero.
Afortunadamente, aquellos que se empeñan en mantener un producto que no les beneficia son cada vez menos. Lo bueno es que cuando acabamos de pasar por esta experiencia tan traumática estamos mucho más dispuestos a encontrar un punto intermedio entre funcionalidad y facilidad de uso. Y es ahí donde encontramos la integración CRM y ERP.
Artículo relacionado: ERP-CRM: lo nuevo en tecnología de la información para 2017

5 beneficios de la integración CRM y ERP

1. Evita duplicar tareas y proporciona información más completa

Si la integración CRM y ERP no es total, la información que pueda proporcionarte el ERP carecerá de los datos del clientes que haya podido recoger el CRM. De este modo solo tendrás una información parcial de las interacciones. Se omiten datos que son fundamentales.
Pongamos un ejemplo que clarifique la situación. Supongamos que tenemos un vendedor que ha hecho un seguimiento íntegro del cliente hasta que finalmente realiza la compra. Ha interactuado con él, conoce sus gustos y sus necesidades. Pero ahora el vendedor deja al cliente en manos del personal de almacén (en caso de venta de producto) o del equipo que finalmente le dará el servicio. Si estas nuevas personas no tienen toda la información del cliente, no podrán darle un servicio personalizado y quizás vuelvan a preguntarle cosas que el cliente ya dijo.
Dependiendo del nivel de experiencia de cada trabajador, es más o menos fácil que traten de averiguar las respuestas por ellos mismos antes de preguntar al cliente. Es posible que acudan al CRM (siempre y cuando tengan acceso) o que pregunten al vendedor. Pero existe un hándicap importante. La falta de tiempo, las prisas.
Si tuviéramos un CRM y ERP integrados, toda la información se transmitiría sin problemas.

2. Compartir datos más fácilmente mejora el servicio al cliente

La integración CRM y ERP dará a tus empleados y clientes la información que necesitan en tiempo real.
Cuando los clientes llaman al servicio de atención al cliente para consultar, por ejemplo, el estado de un pedido, la persona que se encargue del soporte debe ser capaz de ver dónde se encuentra el paquete sin necesidad de preguntar a otro empleado.
Un sistema integrado brida a todos los miembros de la empresa un acceso sencillo y completo a toda la información que necesitan cuando la necesitan.

3. Mejor gestión de ofertas y presupuestos

Con un ERP y CRM integrados es fácil convertir propuestas (creadas con el CRM) en pedidos reales (creados y rastreados con el ERP) utilizando un solo software. Esto te ahorra mucho tiempo y dolor de cabeza. A ti y a tus empleados, por lo que eliminarás las reticencias a utilizar una nueva aplicación que suele aparecer en todas las compañías cuando proponen un cambio como este.

4. Mayor visibilidad y predicción

Una integración CRM y ERP proporcionará a los vendedores las herramientas para hacer un perfecto seguimiento de un potencial cliente y ver métricas en tiempo real. Y ello le ayudará a tomar decisiones más argumentadas, más efectivas.
Podrás realizar un seguimiento total del proceso de venta de modo que serás capaz de comprender mejor el itinerario que realiza el cliente hasta que finalmente compra. Dado que habrás integrado los datos del cliente con los ingresos y gastos que te aporta, sabrás discernir qué tipo de clientes son los que te ofrecen una mayor conversión. Y, por lo tanto, podrás mejorar la relación con ellos. Además, te ayudará a identificar las tendencias y a analizar las principales métricas de rendimiento. Te ayudará a predecir y aumentar tu facturación.

5. Incremento de los márgenes de beneficio

Cuando tu CRM y ERP están integrados los procesos de negocio se agilizarán, la capacitación del personal será más barata y toda la plantilla querrá utilizar el nuevo software.
Te puede interesar: ¿Cómo mejorar las ventas con un CRM?
Los departamentos que antes se consideraban rivales, aprenderán que es más fácil trabajar juntos. Y los gerentes tendrán mayor control sobre el trabajo realizado. Esto conducirá a un aumento de la productividad, un incremento de las ventas y una mejor toma de decisiones. El resultado, mayor margen de beneficio.

Si quieres aprovecharte de todas estos beneficios, prueba Holded, una aplicación que integra CRM y ERP. Y pásate al futuro de la gestión.

Te recomendamos

¿Cuánto se cobra estando de baja?

RRHH

Tipos de baja laboral y cómo gestionarlas

Ciclo de vida de un producto

Inventario

¿Qué es el ciclo de vida de un producto?

RRHH

¿Cómo se hace el organigrama de una empresa? (paso a paso)