El CRM puede alcanzar una media del 21% de las ventas, ¿pero cómo?

|

Las estadísticas afirman que el buen uso de un CRM puede aumentar las ventas en un 21%… Y en este artículo te explicamos cómo conseguirlo.

Los estudios son bien claros al respecto: el uso de un CRM puede conseguir que las ventas de una empresa se eleven en un 21%. Pero una cosa es la teoría y otra muy diferente es la práctica, así que es muy probable que ahora mismo te estés preguntando: ¿cómo consigo esa mejora sin precedente?

Aunque a lo mejor te estás preguntando algo mucho más básico: pero, espera, ¿qué dices que es un CRM? Así que empecemos por el principio: un CRM es una herramienta que te ayuda a gestionar la relación de tu negocio con los clientes de la forma más óptima posible. De ahí vienen sus siglas: Customer Relationship Manager.

Si tu negocio todavía no se beneficia del uso de un CRM, siempre puedes apostar por soluciones tan completas como la que va incluida en el software para gestión de empresas Holded. Y, una vez con esta herramienta implementada, será el momento de preguntar: ¿cómo debes usarlo para incrementar las ventas en un 21%? A continuación te ofrecemos varias ideas a este respecto…

 

1. Registra todo el proceso de ventas

Sin un CRM, lo más habitual es que el proceso de ventas acabe siendo algo volátil y atomizado, una sucesión de notas desperdigadas y de datos fragmentados en posesión de diferentes personas de tu equipo que, más que probablemente, trabajen sin saber demasiado qué está haciendo el resto. Un buen CRM te ofrecerá la oportunidad de establecer un proceso de venta de forma visual y ordenada que congregue toda la información y la ponga a disposición de todos los implicados.

 

2. Repite los procesos exitosos

Una vez tengas tus flujos de trabajo controlados y establecidos, te resultará mucho más fácil repetirlos en el caso de que hayan sido exitosos. También podrás extrapolarlos a otros clientes y casos. Y, de hecho, con cada nueva repetición de un proceso, podrás usar las propias herramientas del CRM para pulirlo y perfeccionarlo.

 

3. Optimiza los datos

Las hojas de cálculo vendrían a ser la base de todo CRM primitivo… Pero, en esa primitividad, la gestión de datos es algo que roba mucho tiempo y energía. Los nuevos softwares de CRM no solo te permiten manejar los datos de forma mucho más sencilla, sino que además te permiten automatizar muchos procesos y, por lo tanto, optimizar todo el proceso.

 

4. Realiza predicciones más exactas

Los softwares dedicados con CRM usan todos los datos que introduzcas en ellos para realizar predicciones cada vez más exactas y ordenadas. Podrás saber cuándo contactar con un cliente en el momento más adecuado usando datos de ventas pasadas, podrás optimizar tu almacén usando los flujos de mercancías del pasado… Una buena predicción no es algo mágico, sino algo que se basa en los datos puros y duros.

 

5. Marca objetivos más precisos

El hecho de que una herramienta de CRM ponga la información del flujo de trabajo al completo a disposición de todos los trabajadores implicados tiene un efecto directo sobre el control de objetivos. El encargado de ventas puede dar visibilidad a sus logros en relación a los objetivos cumplidos, y tú podrás comprobar si se están cumpliendo los objetivos que hayas marcado. Como suele decirse en inglés: win win.

 

6. Libera la información de tus clientes

Ahora que ya eres un experto del CRM y todas las partes implicadas de tu equipo lo usan de forma eficiente, ¿por qué no ampliar su radio de acción? Al fin y al cabo, todo la información que recopiles sobre tus clientes y las ventas relativas a estos puede ser algo que ayude a otras áreas de tu empresa a realizar su labor de forma más efectiva. Marketing, servicio técnico… Piensa qué trabajadores pueden beneficiarse de esta herramienta y aplica la máxima que dice que «la información es poder».

Raül De Tena

Te recomendamos

SKU

Inventario

¿Qué es el SKU y para qué sirve?

¿Cuánto se cobra estando de baja?

RRHH

Tipos de baja laboral y cómo gestionarlas

Ciclo de vida de un producto

Inventario

¿Qué es el ciclo de vida de un producto?