RRHH

Despido silencioso: ¿por qué es malo para la empresa?

|

¿Qué es el despido silencioso?

El despido silencioso o quiet firing es la práctica por la cuál las empresas buscan la renuncia voluntaria de un trabajador. Puede implicar la solicitud de una excedencia o la baja definitiva en la empresa por parte del trabajador.

La empresa busca no tener que recurrir al despido y así eludir el pago de la indemnización correspondiente. “El despido silencioso puede adoptar muchas formas, desde proporcionar a los trabajadores los recursos mínimos hasta no premiar su trabajo”, se explica en Harvard Business Review.

“Hay compañías que prefieren ejercer una presión activa o pasiva y que sea el propio trabajador el que salga por voluntad propia. Detrás puede haber motivos económicos, pero también puede estar el aspecto reputacional, porque no es habitual que un empresario no quiera que el mercado sepa que ha despedido activamente a una persona. En realidad, es un tipo de mobbing de toda la vida”, comenta la directora de National Sales HAYS España, Noelia de Lucas en un artículo de la revista Elle.

Todo tu negocio en una plataforma

Holded te permite centralizar tus facturas, contabilidad, proyectos, CRM y RRHH de forma intuitiva.

Empieza gratis hoy

Por su parte, Business Insider sostiene que, en ocasiones, las corporaciones pueden estar incurriendo en despido silencioso de manera no intencionada. En este sentido, apuntan al líder como responsable de esta situación. “Ser un buen líder no siempre es sencillo” y “los directivos pueden haber recibido una formación deficiente o tener demasiadas cosas en la cabeza para apoyar a sus empleados”, señalan.

En este punto se señala, además, al departamento de Recursos Humanos: “Es posible que la empresa carezca de procesos para mantener conversaciones periódicas sobre la opinión de los trabajadores o para recompensar el buen rendimiento con una mayor compensación”. Por ello, concluyen, siempre es importante tratar de mantener un buen ambiente laboral, y sobre todo, fomentar un feedback positivo entre jefes y empleados

Diferencia con el mobbing

Para ayudarnos a entender qué es exactamente el despido silencioso, la Dra. en Psicología y Vocal de Trabajo del Colegio de la Psicología de Madrid, Isabel Aranda, en entrevista para Holded, explica los matices del despido silencioso y su diferencia con el mobbing: “Son dos fenómenos diferentes, aunque en determinados casos pudieran practicarse de forma conjunta”, asegura.

Para Isabel Aranda, el despido silencioso “consiste en disminuir las posibilidades de un trabajador en una organización y subir las exigencias con el fin de que se vaya de la empresa por decisión propia” forzando que sea el trabajador quien presente su carta de renuncia y evitando de este modo tener que enfrentarse a entregar la carta de despido

Añade también que “la falta de desarrollo, falta de programas de bienestar, de aumento de sueldo, de participación en proyectos, tareas repetitivas, ignorar su participación y propuestas son algunos de los comportamientos de los jefes que definen el quiet firing”. 

“El quiet firing es un término nuevo viral en TikTok, pero que se ha hecho siempre”, relata, y lo diferencia en que “en el mobbing hay una situación de acoso que lleva a que la persona se sienta descalificada”.

Por su parte, el también psicólogo de Ifeel Rafael San Román hace hincapié en que “se trata también de una cuestión de reconocimiento”. “El trabajador no tiene perspectiva de crecimiento, no se le dan herramientas materiales ni se le ofrecen condiciones para que desarrolle de forma óptima su trabajo y ponga al servicio de sus tareas el máximo de su potencial. Esto influye en el estado de ánimo y en la motivación, que decrece”, asevera.

Surge la sensación de estar desaprovechado, la autoestima como profesionales se resiente y todo eso acaba en un círculo vicioso, porque el trabajador está mal, no está vinculado con la empresa y sus resultados no son lo buenos que tendrían que ser… Al final, salen perjudicados tanto las empresas como los trabajadores”, indica Rafael.

Víctima del despido silencioso

“En las grandes multinacionales, los trabajadores registran en sus propios sistemas sus horas de dedicación a las distintas actividades, ya sea de trabajo en los proyectos, visitas a clientes, actividades comerciales o de captación, formación etc. Si en alguna de estas funciones hay una bajada importante de horas de trabajo por una decisión de la directiva podemos encontrar un indicio de que que se es víctima de un despido silencioso”, explican desde Álvarez & Marsal, en declaraciones a Holded.

En este sentido, ponen como ejemplo el no ser elegido para hacer un trabajo con un cliente cuando se tiene la cualidad y capacitación suficiente; cuando ese proyecto se ha ejecutado otras veces y, ahora, sin una explicación concreta, no se le ha escogido como responsable del mismo. “Esto podría ser un inicio de acciones para apartarlo y quedarse fuera del grupo”, aseveran.

Siguiendo con ejemplos, desde la consultora internacional nos explican que “también podría entenderse cuando no se le convoque a reuniones de trabajo, de seguimiento, de organización, de planificación  y control, y que no se tenga en cuenta al trabajador cuando históricamente, por su posición o perfil, sí se había hecho”.

puesto vacío en oficina

En definitiva, se debe comenzar a sospechar que un trabajador está siendo víctima de despido silencioso “cuando no haya una relación directa de los superiores con sus empleados; o cuando se produzcan situaciones en las que el trabajador vea ‘comportamientos raros’, en los que aprecie que no se le considera parte del grupo/equipo; o cuando el superior deja de emitir feedback, ni positivo ni negativo, ya que no le interesa la mejora del trabajador o el desempeño de su trabajo”, explican desde Álvarez & Marsal. Lo que sí que está claro es que esta situación ha de extenderse en el tiempo de manera que no se considere un hecho transitorio. 

Pero es importante, a juicio de los expertos de la consultora, que esta situación se mantenga en el tiempo para ser denunciable: “Al menos el tiempo suficiente para demostrarse que no es un hecho transitorio”. En este punto, se pone como referencia temporal “un cuatrimestre en el que se hayan visto compartimientos en este sentido” y se explica que “sería necesaria una acción a modo preventivo”.

¿Cómo se provoca el despido de los trabajadores?

El licenciado en Pedagogía Sociolaboral, experto en Dirección y Gestión de Recursos Humanos y Prevención de Riesgos Laborales, Javier F. Parra, enumera las claves que debemos tener en cuenta para saber si se está provocando quiet firing

  1. Aumentar en exceso el volumen de trabajo: Se produce sin una justificación clara ni una organización adecuada de esta nueva situación. Suele contribuir al aumento del estrés y el malestar del trabajador. También puede provocar errores lógicos en el desempeño de la tarea, que podrían tener consecuencias negativas objetivas a corto o medio plazo.
  2. Paralizar drásticamente proyectos: O bien la finalización definitiva de aquel en el que se desempeñan habitualmente las tareas. Esto puede provocar que el trabajador quede en una especie de limbo funcional, pendiente de resolver que se alargue intencionalmente en el tiempo.
  3. Reorganizar de equipos: Constantes reubicaciones del trabajador o la eliminación progresiva de las responsabilidades de este dentro del grupo.
  4. Reducir presupuesto: Provocando un bloqueo y la imposibilidad de alcanzar los objetivos propuestos para condicionar el trabajo del departamento o del empleado.
  5. Bloquear la promoción y desarrollo: Una evidente falta de reciclaje en el puesto de trabajo, así como de proyectos laborales u opciones de movilidad dentro de la compañía.
  6. Congelar salarios arbitrariamente: Cuando existe un agravio comparativo con trabajadores de la misma categoría, departamento o responsabilidad funcional.

Por todo ello, “la salud psicológica de los trabajadores se ve afectada generando desmotivación hasta el extremo de otro conocido fenómeno ‘la renuncia silenciosa o desconexión de la empresa’“, expone la doctora Aranda, que añade que “estas prácticas suelen estar vinculadas a un jefe que no quiere a esa persona en su equipo o a una empresa que quiere que se den de baja los trabajadores”.

Implicaciones negativas para la empresa

Fomentar el quiet firing no sólo afecta al trabajador que es sometido a esta práctica sino a toda la empresa, tanto a nivel funcional como reputacional. Por un lado, se genera una pérdida de confianza de los empleados que hace que estos reduzcan su motivación, compromiso y productividad, además de crear un mal ambiente laboral contaminando así el clima organizacional.

Por otro lado, supone un motor de la rotación de personal, que resulta ser más costosa que una estrategia de crecimiento laboral. Por otro lado, la reputación de la empresa cae para futuros empleados y para posibles accionistas o empresas colaboradoras. Por tanto, el coste que la empresa asume con este tipo de prácticas es inversamente proporcional a su beneficio.

La gerente de programas y líder de reclutamiento que actualmente dirige el equipo de reclutamiento de negocios en Zapier, Bonnie Dilber, quien ha dirigido equipos de trabajo durante toda su carrera profesional, asegura: “Descubrí que el verdadero problema entre los trabajadores no es que la gente renuncie en silencio. Es que los empleadores los dejan de lado. La gente no está eligiendo no sobresalir en el trabajo; sus jefes no les apoyan ni les recompensan”, lo que hace visible el efecto negativo que el despido silencioso tiene en los trabajadores y en las corporaciones. 

Todo tu negocio en una plataforma

Holded te permite centralizar tus facturas, contabilidad, proyectos, CRM y RRHH de forma intuitiva.

Empieza gratis hoy
Rosana Ribera de Gracia
Más del autor

Te recomendamos

Naming

Emprender

Naming: ¿qué nombre le pongo a mi proyecto?

empresa juegos para niños

Magazine

Esta empresa propone una ‘Navidad sin pantallas’ para niños

tienda navideña barcelona

Magazine

La Navidad barcelonesa no sería lo mismo sin esta tienda