,

Crear una empresa sostenible y rentable, sí, es posible

|

La sostenibilidad es rentable. Y ya deberías haberte dado cuenta. No solo las grandes empresas se están esforzando en instaurar valores sostenibles, sino que también lo están haciendo las pymes, donde existe una preocupación cada mayor por fomentar condiciones de vida y trabajo basados en lmejoras social y medioambientales. Y todo ello porque los consumidores lo demandan, ¿o son las empresas las que poco a poco van instaurando estos valores en la sociedad? Sea como sea, vemos que existe una relación directa entre negocio sostenible y negocio rentable, así que crear una empresa sostenible y rentable es más que posible, es una realidad.

“Ser sostenible no es una obligación, es un plan de negocio inteligente: los que se niegan a cambiar, desaparecen”, afirma Iván Oliver Hilliard, profesor de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Europea. Y es que el hecho de comprar productos social o medioambientalmente responsables no es solo una moda pasajera, sino un movimiento global que necesariamente va a pasar a ser la norma del consumo.

Sin embargo, lo cierto es que por mucho que la concienciación social y el compromiso con el medio ambiente vaya en aumento, el cliente, para comprar, tiene que percibir un beneficio directo, bien en clave de ahorro, bien en términos de salud.

Cómo crear una empresa sostenible y rentable

Aunque el camino a la responsabilidad social o ambiental puede ser difícil, estos esfuerzos tienen un efecto sumamente positivo no solo en el planeta y su gente, sino en las finanzas de la propia empresa. Vamos por qué es necesario que empieces desde ya a adoptar valores sostenibles.

1. La cultura de la sostenibilidad como arma diferenciadora

Absolutamente todo en el mundo de los negocios es susceptible de ser copiado. La excepción que confirma la regla: los valores. Estos pueden ser una auténtica ventaja competitiva. Dedicar tiempo y esfuerzo en desarrollar una cultura basada en la sostenibilidad te pondrá fácilmente por delante de la competencia.

2. Una característica adicional para que los consumidores se fijen en ti

Quien piense que los consumidores compran solo basándose en el precio está ciego. Las personas somos mucho más complejas y los productos que satisfacen más de una necesidad ofrecen a los consumidores más razones para decidirse a comprarlos. Por eso es importante construir más de una puerta de entrada para tus potenciales clientes. Que se fijen en tu marca por tu precio, porque tienes un buen producto y porque, además, eres responsable social y medioambientalmente.

Un buenísimo ejemplo es la marca de cosméticos naturales Lush. Y es que han sabido implementar más de una característica adicional: ni ellos ni sus proveedores prueban los productos en animales, apuestan por la reducción de los envases y los que utilizan son totalmente reciclables, sus productos se realizan a mano y el cliente sabe el nombre de la persona que lo manufacturó. Estas y otras políticas de sostenibilidad les han llevado a a poseer 933 establecimientos con unos 11.000 trabajadores en 49 países del mundo.

3. La sostenibilidad es igual a la calidad

Implantar la sostenibilidad en las prácticas empresariales debe ser algo más que una práctica de marketing. Se necesita compromiso y comprometerse verdaderamente en todas las escalas del negocio. Algo que los consumidores son capaces de ver en el resultado, ya sea en los productos o servicios que ofreces.

La línea de productos Flyknit de Nike ofrece un ejemplo perfecto. Desde que se empezó a producir en 2012 se ha basado en el concepto del rendimiento sostenible. Estos productos cuentan con un sistema de producción que han reducido los deshechos en más de 1.500 toneladas evitando que estos lleguen a los vertederos. Algo que ha reportado a Nike un beneficio de casi 4,5 millones de euros.

 4. Construye relaciones, no meros clientes

Sí, es cierto que necesitamos clientes para generar ingresos y poder sobrevivir. Pero, ¿no sería mejor convertir a esos clientes en defensores de la marca? De este modo no solo seguirán comprando como clientes tradicionales (quizás en mayor cantidad y de manera más frecuente), sino que también nos traerán a más clientes a través de sus recomendaciones.

No te concentres en vender el producto, ayuda a las personas a enriquecer sus vidas. Esta es una de las mejores maneras y más sostenibles de construir una marca de éxito.

Cierto es que como consumidores jamás dejaremos de preocuparnos por el precio. Y lo mismo podemos decir del servicio al cliente. Pero a día de hoy las personas nos preocupamos también por otras cuestiones. Adoptar la sostenibilidad y mejorar la calidad de tus productos gracias a ello te ayudará a aumentar la rentabilidad de tu negocio y al mismo tiempo estarás aportando un beneficio global.

Te recomendamos

Carta comercial

Emprender,Sin categorizar

¿Qué es una carta comercial y para qué sirve?

SKU

Inventario

¿Qué es el SKU y para qué sirve?

¿Cuánto se cobra estando de baja?

RRHH

Tipos de baja laboral y cómo gestionarlas