Stock de seguridad: ¿qué es y cómo se calcula?

|

La rotura de stock es una de las grandes pesadillas de todo inventario. En este artículo te explicamos cómo evitarlo calculando el stock de seguridad.

Manejar el inventario de una empresa puede parecer algo mágico, algo que depende en parte de la buena suerte y en parte de los hechizos adecuados… Pero, en verdad, todo es una ciencia pura. Y, si te asusta la posibilidad de sufrir una rotura de stock, en este artículo vamos a explicarte cuál es la medida de seguridad que ya deberías tener contemplada en tu negocio.

Te avanzamos un spoiler: no, el consejo que te vamos a dar en este artículo no es que te hagas con el mejor programa de facturación. Porque, al fin y al cabo, damos por sentado que esto es algo que ya tienes totalmente interiorizado y que cuentas con el mejor software dedicado. Si es dentro de un ERP, todavía mejor.

Así que, sin más rodeos, vamos a lo que nos interesa… Que no es otra cosa que el stock de seguridad.

¿Qué es el stock de seguridad?

Partamos, como siempre, de una definición básica que iremos redondeando y completando. Este tipo de stock se refiere al inventario adicional que se añade al almacén con tal de afrontar posibles imprevistos generados con los cambios en la demanda o con los retrasos de proveedores. La finalidad básica de este stock es, obviamente, evitar la rotura de stock. Que ya sabes lo que es: ese momento en el que la falta de existencias hacen imposible servir los productos que le han solicitado a un negocio.

De esta forma, el stock de seguridad deberá servir de cojín para evitar que el flujo de nuestro almacén se vea afectado por hechos inesperados. ¿Y cuáles pueden ser estos hechos? A continuación tienes una pequeña lista…

  • Aumento excesivo e imprevisto de la demanda.
  • Averías en el área de producción.
  • Retrasos de los proveedores o suministradores.
  • Huelgas.

¿Cómo calcular el stock de seguridad?

El cálculo del stock de seguridad se realiza a partir de una fórmula… Pero, ojo, porque antes de que puedas abordarla, es necesario que tengas bien claros los siguientes conceptos:

  • Fluctuaciones de la demanda. El consumo no es una constante previsible. Más bien todo lo contrario. En ocasiones, puede ser errático y, sobre todo, incontrolable. La única excepción es la estacionalidad, que siempre nos puede dar pistas de qué productos se van a vender más en una época que en otra.
  • Lead time. O lo que es lo mismo: el tiempo que un proveedor tarda en suministrar un producto a nuestro almacén. Este es un factor que suele pactarse entre empresa y suministrador, pero eso no impide que haya retrasos que pueden tirar por la borda toda tu planificación.
  • Nivel de servicio de la empresa. Este nivel se refiere a la capacidad del almacén para suministrar un producto en el tiempo que el cliente lo espera. Un buen nivel de servicio de la empresa es, de hecho, el opuesto de la rotura de stock.

Stock de seguridad: la fórmula mágica

Y por fin llegamos a la fórmula mágica… Que, como hemos dicho más arriba, tiene poco de magia y mucho de ciencia. De hecho, tiene tanto de ciencia que mira qué forma tiene:

SS = (PME – PE) x DM

No te asustes si no entiendes nada, porque en verdad cada una de las siglas hace referencia a un concepto diferente, tal y como puedes ver a continuación…

  • SS es el stock de seguridad, obviamente.
  • PME es el plazo máximo de entrega, que se calcula siempre considerando los posibles retrasos.
  • PE es el plazo de entrega normal que suele cumplir el suministrador.
  • DM es la demanda media, calculada siempre en una situación de absoluta normalidad.

Tampoco es tan difícil, ¿verdad? Vamos, que después de este artículo vas a dejar de tener pesadillas con la rotura de stock. Porque, al final, todo se reduce a aplicar una fórmula (nada mágica).

Raül De Tena

Te recomendamos

¿Cuánto se cobra estando de baja?

RRHH

Tipos de baja laboral y cómo gestionarlas

Ciclo de vida de un producto

Inventario

¿Qué es el ciclo de vida de un producto?

RRHH

¿Cómo se hace el organigrama de una empresa? (paso a paso)