Asesorías y Gestorías

Requisitos para abrir una asesoría jurídica en 2023: Pasos y consejos prácticos

Maruxa Ruiz del Árbol

Desde que entramos en la vida adulta se hace inevitable comenzar a gestionar nuestras obligaciones con la sociedad. Nos enfrentamos a ellas en cada trámite: comprar una casa, mudarse de país, recibir una herencia, gestionar un despido, darse de alta y de baja en el paro… Todas las interacciones con la Administración tienen su dificultad y requieren un conocimiento legal profundo del complejo universo legal que nos rige. 

Por eso, la asesoría jurídica se constituye como un verdadero beneficio para quienes tienen que resolver algún asunto legal (que somos básicamente todos antes o después). Lidiar con ello nosotros mismos supone un riesgo grande de acabar incurriendo en errores por desconocimiento. 

De ahí la proliferación de asesorías jurídicas que ayudan al ciudadano con la aplicación de leyes y normativas. Dada su alta demanda, muchos emprendedores deciden lanzarse a abrir una asesoría. Según los datos del INE, en 2020 había en España 68.288 actividades de “contabilidad, teneduría de libros, auditoría y asesoría fiscal”. El sector presenta una marcada atomización y la gran mayoría de las empresas centran sus servicios en su propia ciudad o comunidad autónoma. Las asesorías suelen ser pequeñas empresas.  

Este tipo de actividad requiere poca inversión inicial y quizá es por eso que muchos se lanzan a abrir una. Sin embargo, hay que hacerlo bien y tener un buen plan de empresa y estudiar bien su viabilidad, precisamente porque es un mercado que está saturado. Es importante que te dirijas a un nicho específico para lograr hacer de una asesoría judicial un negocio próspero. En este artículo te ponemos al día de lo que se necesita para abrir una asesoría desde cero.

Abrir una asesoría: ¿qué debo tener en cuenta?

Es importante saber bien en qué consiste ser asesor y qué lo diferencia de otros negocios del ramo. Hay que distinguir que una asesoría no es lo mismo que una gestoría ni una consultoría.

Una asesoría se encarga de aconsejar al cliente en materia fiscal, económica o jurídica. Ofrece consejos sobre las mejores rutas a tomar en un determinado escenario legal.

Una gestoría realizará los trámites necesarios para que la empresa cumpla con requisitos legales o fiscales. Una diferencia importante entre tener una asesoría y una gestoría es que para este segundo tipo es necesario estar colegiado. 

Por último, la labor de una consultoría es analizar la situación de una empresa y ofrecer alternativas para mejorar ese negocio. 

Digitaliza tu despacho

Holded potencia asesorías, no las reemplaza.

Descubre cómo

¿Qué se hace en una asesoría?

La principal función de una asesoría es recomendar las mejores opciones legales a sus clientes en la materia en que se haya especializado. Un asesor hace un seguimiento de las obligaciones de su cliente y le informa de qué documentos son necesarios para los trámites que están por llegar.   

Al crear una asesoría se puede optar por ofrecer diferentes servicios: en materia tributaria, laboral, legal o jurídica. También existen las asesorías generales que ofrecen todos esos servicios. Otro tipo de asesorías son las que existen sólo online, que es una buena opción cuando la empresa no cuenta con un local. 

¿Qué tipos de asesorías existen?

Estas son las distintas especializaciones por las que podemos optar: 

  • Fiscal: Especializada en trámites tributarios. Estas asesorías ayudan a presentar declaraciones de la renta, modelos, libros de cuentas y balances. 
  • Contable: Especializada en velar por el buen funcionamiento económico de los particulares o empresas. Sus tareas abarcan desde llevar la contabilidad del día a día hasta asesorar sobre alternativas para mejorar el rendimiento contable de la empresa. 
  • Laboral: Se especializan en la gestión de todo lo que tiene que ver con el mercado del trabajo: altas bajas de empleados, gestión de contratos, finiquitos, excedencias, nóminas…
  • Legal y jurídica: se encargan de que sus clientes cumplan con las leyes vigentes y asesoran sobre la documentación legal.
  • Administrativa: Es aquella que realiza tareas de administración general y combina todas las anteriores. Para abrir una asesoría administrativa es necesario tener, al menos, un gestor principal titulado y adscrito a un Colegio Profesional. 
  • Mercantil: Un asesor mercantil es aquel profesional que se dedica a asesorar empresas en materia de derecho mercantil. Este derecho, también llamado derecho comercial, se refiere a las relaciones entre comerciantes o sociedades, y a los actos de comercio en sí mismos. Los asesores mercantiles se encargan de encontrar solución a los conflictos derivados de la actividad empresarial, tanto en el ámbito mercantil o comercial como en el jurídico. 
  • Online: Se puede dedicar a cualquiera de las especialidades anteriores, con la diferencia de que ofrece sus servicios a través de Internet.

Requisitos para montar una asesoría jurídica

  • Para ser asesor uno puede ser autónomo o crear algún tipo de sociedad.
  • Una de las grandes ventajas de montar una asesoría jurídica es que no hace falta estar adscrito a un colegio profesional. Esto, como se ha mencionado previamente, solo es requisito imprescindible en caso de las asesorías administrativas en caso de que realicen trámites en la Agencia Tributaria para sus clientes. 
  • En caso de querer abrir una asesoría jurídica es necesario darse de alta en el censo de empresarios, profesionales y retenedores mediante el modelo 037 o 036 definiendo el tipo de actividad en el epígrafe correspondiente.
  • Si el negocio va a contar con un establecimiento, pueden plantearse algunos otros requisitos como por ejemplo la licencia de apertura
libros en una estantería

¿Es posible montar una asesoría sin estudios superiores?

Para ser asesor en España no se necesita ninguna titulación concreta. Sin embargo, es recomendable tener alguna experiencia o titulación que te permita tener los conocimientos necesarios para poder ejercer como asesor.

Las titulaciones más comunes en este ámbito son: Graduado Social, Derecho, Económicas, Ciencias del Trabajo, ADE y Relaciones Laborales, máster en Asesoría Fiscal.  

Pasos para abrir una asesoría jurídica como negocio

  1. Decidir la fórmula bajo la que queremos ofrecer nuestros servicios: como profesional autónomo o como sociedad. 
  2. Licencia de apertura en el Ayuntamiento.
  3. Licencia de publicidad exterior, si es necesaria.
  4. Alta en el Censo y en la Agencia Tributaria 
  5. Alta Impuesto sobre Actividades Económicas.
  6. Alta en la Seguridad Social.
  7. Seguro de Responsabilidad Civil.
  8. Ser colaborador social y obtener el certificado digital. Para la presentación telemática en nombre de terceros es necesario estar adscrito a una asociación de asesores

¿Cómo adaptar tu asesoría a la era digital?

Además de contar con una web accesible y navegable es muy aconsejable contar con un software para asesorías. Los programas de gestión son programas informáticos integrados por distintas herramientas que simplifican y optimizan los procesos que tienen lugar en el funcionamiento interno de una empresa.

El software de gestión permitirá a la empresa entrar de lleno en la ola de digitalización que se viene dando en el mundo de las gestorías y asesorías y ahorrar tiempo en los asuntos de tu propia empresa para centrarte en la de tus clientes. 

Te recomendamos escoger alguno de los mejores programas de gestión para gestorías y asesorías que recomendamos en este artículo: Holded, Tunuve, Ekon Despachos, Aon Solutions, Sudespacho o Debitoor.

Preguntas frecuentes

¿Qué requisitos se necesitan para abrir una asesoría jurídica?

Para ser asesor se necesita ser autónomo o crear algún tipo de sociedad 
No hace falta estar adscrito a ningún colegio profesional, excepto en el caso de las asesorías administrativas. 
No hace falta tener estudios superiores, aunque sí es muy recomendable.
Darse de alta en el censo de empresarios, profesionales y retenedores. 
Licencia de apertura si el negocio cuenta con un establecimiento. 

¿Qué documentos se deben presentar para abrir una asesoría jurídica?

Licencia de apertura en el Ayuntamiento.
Licencia de publicidad exterior, si fuera necesaria.
Alta en el censo y en la AEAT.
Alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas.
Alta en la Seguridad Social.
Contrato de un Seguro de Responsabilidad Civil.

¿Hay algún tipo de registro o permiso específico para abrir una asesoría jurídica?

Montar una asesoría es una actividad de libre ejercicio. Es decir, para prestar los servicios derivados de una asesoría, no se necesita estar colegiado o solicitar un permiso especial

¿Hay algún requisito de formación o experiencia para abrir una asesoría jurídica?

Se puede abrir una asesoría sin tener formación universitaria. 

Por último, es interesante poder obtener un buen asesoramiento profesional para asegurarnos de que nuestra nueva asesoría jurídica cumple con todos los requisitos necesarios para empezar a funcionar con éxito.

Digitaliza tu despacho

Holded potencia asesorías, no las reemplaza.

Descubre cómo

Suscríbete a nuestra newsletter.

En Holded traducimos lo complejo y lo hacemos fácil e intuitivo. Utiliza nuestro programa junto con tu asesoría y comprende mejor el estado de tu negocio.

Descubre cómo

Te recomendamos