50% de descuento durante 6 meses en cualquier plan que elijas

1

Dias

12

Horas

44

Minutos
Hazte con tu oferta

¿Cuánto cuesta contratar a un trabajador? Explicamos todo

|

Hay un básico del mundo laboral que aprendes directamente al recibir tu primera nómina: el sueldo bruto y el sueldo neto no tienen nada que ver el uno con el otro. O lo que es lo mismo: lo que llega a tu cuenta a fin de mes es el resultado de un sueldo bruto al que se le aplican ciertos descuentos hasta llegar a tu sueldo neto, que es el que percibes en el banco.

Esto se aplica en una doble vía: lo que paga una empresa por un empleado no es lo mismo que este percibe, sino que es más. Así que, a la hora de ofrecer un sueldo a un futuro trabajador, siempre hay que pensar no en el salario que vas a ofrecerle, sino en el coste completo que vas a tener que asumir cada mes por él.

En este artículo te ofrecemos todos los conocimientos y herramientas necesarias para realizar esos cálculos.

¿Cuál es el coste de un empleado para una empresa?

Partamos de un precepto incontestable: un empleado le cuesta a la empresa más de lo que este cobra. Al fin y al cabo, su nómina se desglosa en dos grandes áreas:

  1. El sueldo bruto (es decir: el sueldo sin descuentos). Suele negociarse, además, en relación a la cantidad de pagas que recibirá el trabajador. Lo habitual es negociar un salario base en 12 o 14 pagas.
  2. Las cotizaciones a la Seguridad Social. Los gastos sociales del trabajador suelen equivaler al 30% del salario base de este. Estas cotizaciones dependerán de todo un conjunto de factores como el tipo de contrato del empleado, el sector de trabajo en el que opere o el régimen de contratación.

Los gastos sociales de la persona contratada, por lo tanto, no implican una cuantía fija aplicable a todos los trabajadores y sectores. Es más bien una variable que depende de dos factores concretos: las mencionadas cotizaciones de la Seguridad y las retenciones del IRPF. Veamos ambas al detalle.

¿Cuánto se paga de Seguridad Social por un trabajador en 2020?

Grosso modo, podría decirse que las cotizaciones de un trabajador suponen aproximadamente un 6,4% de su sueldo bruto. ¿Y por qué es importante este porcentaje? Porque se destina a su prestación por desempleo además de a coberturas diversas (y especialmente necesarias) como las futuras bajas médicas.

Los factores que influyen en estas cotizaciones son dos… Por un lado, el régimen en el que el empleado esté dado de alta, que puede ser general, de autónomos, empleado del hogar, etc. Y, por el otro, consta la modalidad de contratación, que es la que determina si el trabajador es fijo, a tiempo parcial o similares.

Hay algo, sin embargo, que debe quedar claro desde el principio: cuanto más cobra un empleado, más se paga por él. Pero, si lo que quieres saber es cuánto paga exactamente una empresa a la Seguridad Social, será necesario tomarse un momento. Porque no es sencillo.

Las bases de cotización a la Seguridad Social en 2020 mantienen la aplicación de la Orden TMS/83/2019, que prorroga los presupuestos generales del Estado para el año presente. A partir de ahí, las cotizaciones mensuales dependerán del grupo en el que se encuentre el trabajador.

  • Grupo 1: Ingenieros y Licenciados. Con una base mínima de 1.547,99 € y una base máxima de 4.070,10 €.
  • Grupo 2: Ingenieros Técnicos, Peritos y Ayudantes Titulados. Con una base mínima de 1.282,80 € y una base máxima de 4.070,10 €.
  • Grupo 3: Jefes Administrativos y De Taller. Con una base mínima de 1.116,00 € y una base máxima de 4.070,10 €.
  • Grupo 4: Ayudantes No Titulados. Con una base mínima de 1.108,33 € y una base máxima de 4.070,10 €.
  • Grupo 5: Oficiales Administrativos. Con una base mínima de 1.108,33 € y una base máxima de 4.070,10 €.
  • Grupo 6: Subalternos. Con una base mínima de 1.108,33 € y una base máxima de 4.070,10 €.
  • Grupo 7: Auxiliares Administrativos. Con una base mínima de 1.108,33 € y una base máxima de 4.070,10 €.

Existen ciertos grupos cuya cotización debe calcularse en bases diarias. Son los siguientes:

  • Grupo 8: Oficiales de Primera y Segunda. Con una base mínima de 37,00 € y una base máxima de 135,67 €.
  • Grupo 9: Oficiales de Tercera y Especialistas. Con una base mínima de 37,00 € y una base máxima de 135,67 €.
  • Grupo 10: Peones. Con una base mínima de 37,00 € y una base máxima de 135,67 €.
  • Grupo 11: Trabajadores menores de 18 años. Con una base mínima de 37,00 € y una base máxima de 135,67 €.

¿Y cuánto se paga de IRPF?

En el caso del IRPF, por otro lado, no existen unas cantidades estipuladas y, de hecho, es necesario hacer el cálculo de forma independiente para cada trabajador. Al fin y al cabo, este es un impuesto que grava el dinero ganador por el empleado durante todo el año, así que dependerá precisamente de su salario base.

El IRPF debe ser liquidado entre los meses de mayo y julio, aunque también es cierto que la Seguridad Social retiene una parte de la nómina mensual de los empleados. Su cuantía dependerá de lo que el trabajador gane además de su situación personal: si es casado, si tiene hijos, si su vivienda es de propiedad o en alquiler, etc.

¿Cómo se calcula el coste de un trabajador para la empresa?

Los conceptos ya están claro. Ahora pongamos que tú eres una empresa o trabajador y que quieres saber exactamente el coste de un trabajador. Su coste total, no el salario que percibe el final. Y probablemente te estés preguntando: ¿existe una fórmula mágica para abordar este cálculo con efectividad?

Y claro que existe. Lo que ocurre es que deberás tener en cuenta ciertas variaciones que ya hemos mencionado al abordar los diferentes bloques en los que se divide el salario de un empleado. A partir de ahí, siempre puedes tirar de la siguiente fórmula:

COSTE LABORAL DEL TRABAJADOR =

SALARIO BRUTO + COTIZACIÓN SEGURIDAD SOCIAL

Pero recuerda: ten en cuenta las variables mencionadas. E incluso algunas no mencionados que siempre deberían estar presentes, como las bajas por enfermedad y accidente o las diferentes bonificaciones a la Seguridad Social que premian contratos formativos y similares.

Otros cosas que necesitas saber para hacer tus cálculos

¿Sigue pareciéndote que el cálculo del coste de un trabajador es demasiado complejo? Pues a continuación vamos a hacer una pequeña lista con todo un conjunto de cosas que necesitas saber para hacer tus cálculos y que seguro que te hacen sentir mucho más seguro ante esta tarea…

  • Piensa que, además del salario pactado, el mayor gasto asociado a un empleado son los diferentes costes de la Seguridad Social. Pero con contar que estos suelen variar entre el 30% y el 35% de su salario bruto mensual, ya podrás hacer cálculos con mayor tranquilidad.
  • No te olvides de las vacaciones. Al fin y al cabo, suponen un coste directo pero también pueden suponer un coste indirecto en el caso de que tengas que contratar a un trabajador temporal para asumir las tareas del empleado que esté disfrutando de sus vacaciones.
  • Contempla siempre la cumplimentación del plan de prevención de riesgos laborales, que tiene un coste cercano a 150 € al año por cada uno de los trabajadores.
  • Un despido improcedente también acarreará gastos adicionales. Y estos no serán precisamente pequeños.
  • Considera opciones interesantes como, por ejemplo, la retribución flexible (también conocida como retribución en especie). Esta es una opción que permite al empleador pagar parte de la nómina del trabajador en especies o en productos. Puede darse el caso de que la empresa ofrezca a sus empleados un producto o un servicio a cambio de parte de su salario bruto. Suele ser, eso sí, un producto o servicio que se ofrece a un precio inferior al de mercado. De esta forma, el trabajador es el que renuncia voluntariamente a parte de su salario para beneficiarse de un servicio o producto que cubra sus necesidades y que, por obtenerse a través de la propia empresa, reciba un tratamiento fiscal más ventajoso.
  • Hasta ahora hemos hablado del coste de un trabajador en términos de salario bruto mensual. Pero hay otros factores que hay que sumar al coste total, como por ejemplo todas las herramientas y maquinarias que sean necesarias para que el empleado lleve a cabo su trabajo.

Medidas para ahorrar en tu empresa

También puede darse el caso de que hayas llegado hasta este artículo sobre el cálculo del coste de un trabajador para la empresa buscando una forma de ahorrar a este respecto. Atiende entonces a los siguientes consejos que pueden ayudarte a sanear tus presupuestos mensuales…

  1. Piensa en internalizar ciertos servicios recurrentes que te saldrían mucho más baratos si tuvieras a alguien consagrado a ellos. En recursos humanos, por ejemplo, es probable que pudieras beneficiarte de profesionales in house consagrados a la formación o a la gestión de nóminas, entre muchas otras tareas.
  2. Dale una vuelta a tu estrategia de contratación. Piensa que, si sigues ciertas estrategias concretas, podrás beneficiarte de bonificaciones sociales de la Seguridad Social, por ejemplo. Contratar a personas jóvenes o desempleadas puede rebajar tu gasto mensual.
  3. Estudia cuidadosamente si, cuando se da una vacante, es estrictamente necesario cubrirla o, por variación en los flujos de trabajo de tus equipos, las tareas de la persona que falta podrían ser asumidas por otros trabajadores (sin que eso implicara un aumento de sus niveles de estrés, obviamente).

Y, ahora, con la calculadora para evaluar el coste del trabajador en una mano y con todos los consejos proporcionados por este artículo en la otra, ya tienes todas las herramientas necesarias para poder afrontar cualquier nuevo proceso de contratación sin miedo alguno a cometer ningún error.

Raül De Tena

Te recomendamos

Sin categorizar

Todo lo que necesitas saber sobre la carta de despido

Emprender

Cómo se implementa un ERP (y saber si es momento de hacerlo)

Los Mejores Programas de Facturacion

Facturación

Los 7 mejores programas de facturación gratuitos