Emprender

Business coach: ¿Qué es? ¿Te conviene uno?

|

Los deportistas entrenan toda su vida para tener la oportunidad de levantar un trofeo y saborear la gloria. Pero no están solos. Durante todo el camino los acompaña un entrenador, que se encarga de guiarles, aconsejarles, apoyarles y ayudarles a desarrollar su pleno potencial. Pues con los negocios ocurre algo similar.

Imagina que estás al frente de una empresa que va bien y produce unas ganancias aceptables… pero hay algo que no funciona del todo. A veces, identificar ese “algo” queda fuera de nuestras capacidades. Y en el caso de que encontremos eso que falla, tal vez no sepamos cómo solucionarlo.

Por suerte, sí que sabemos a quién podemos acudir: un business coach. Este tipo de profesionales puede ser la clave para enderezar un negocio y conseguir que un éxito moderado se convierta en un triunfo digno de caso de estudio.

¿Qué es un business coach?

El mundo de los negocios es competitivo, duro y despiadado. Triunfar en este ambiente hostil requiere habilidad, destrezas, experiencia y ambición (y también un poquito de suerte). Sin embargo, aunque tengamos todo eso, a veces no es suficiente. En esos casos es cuando podemos recurrir a un business coach.

Un business coach es un equipo o un individuo experto en negocios que nos ofrece un servicio de acompañamiento profesional para buscar soluciones a los problemas más importantes de la empresa a través de la toma de conciencia y el aprendizaje. Es decir, que un business coach se encarga de guiar al propietario de un negocio con el fin de encontrar oportunidades que impulsen su crecimiento y su desarrollo.

Además, también ayuda al empresario a pasar de la teoría a la acción, a alcanzar el pleno potencial de los negocios, a plantear estrategias, a evolucionar y a explotar sus mejores cualidades. En definitiva, su asistencia es clave para que la empresa sea exitosa o para aumentar sus triunfos, aportando una visión clara, imparcial y global de la industria.

Estos profesionales suelen ser empresarios, ejecutivos, emprendedores, equipos de trabajo, directores de departamentos o líderes competentes con una dilatada experiencia en el sector empresarial. Por eso cuentan con un entendimiento claro de cómo funcionan los negocios, teniendo a su disposición una caja de herramientas bien equipada para afrontar los problemas y buscar la solución más adecuada.

¿Qué es un business coach?

¿Y para qué sirve?

Cuando se te estropea la caldera en casa o tienes goteras, lo más habitual es llamar a un fontanero que se encargue de buscar la solución y poner remedio. Y probablemente hagas lo mismo con cada problema que no sabes resolver.

Ahora bien, ¿qué ocurre cuando en tu empresa surge algún contratiempo que se escapa de tus habilidades o cuando las cosas no van como te gustaría? El experto al que contratar en esos casos es un business coach. Pero, ¿qué puede hacer realmente por nuestra empresa?

Generalmente, los dueños de un negocio contratan este servicio para que el coach guíe a los trabajadores y directores de ciertos departamentos para ejecutar con éxito alguna tarea específica. No obstante, también es habitual que trabajen con los equipos directivos que requieren un asesoramiento más personalizado.

Lo más común es que cada business coach se especialice en alguna materia en concreto. Algunas de sus principales áreas de especialización son:

  • Asesoría en modelos de negocio.
  • Asesoría profesional para aportar nuevas perspectivas de negocio.
  • Creación y revisión de las diferentes tareas que hacen funcionar el negocio.
  • Procesos de transición.
  • Liderazgo y gerencia.
  • Desarrollo de capacidades.
  • Desarrollo del potencial y optimización de fortalezas.
  • Orientación para definir los objetivos empresariales a corto y largo plazo.

¿Cómo trabaja?

El proceso de coaching comienza con una observación y una evaluación de los distintos procesos de la compañía. También se realiza un análisis de la operatividad y se determinan las fortalezas, las debilidades y los puntos ciegos, así como los posibles caminos a seguir. Para ello son fundamentales las reuniones entre el coach y la empresa.

Durante las sesiones de coaching, el empresario debe reunirse con el experto para trabajar juntos y establecer estrategias que se desplieguen en la misma dirección. El coach no es un mago todopoderoso, así que requiere colaboración plena por parte de los responsables del negocio. Y no podemos esperar que haga bien su trabajo si le ocultamos información.

Al mismo tiempo, el empresario puede plantearle todas las preguntas que le surjan. Por ejemplo, cuáles son los impedimentos para que la empresa siga creciendo, cuáles son sus mejores ases bajo la manga o cómo pueden tomar mejores decisiones.

¿Debería contratar a un business coach?

Aunque estemos al frente de un negocio de éxito, no es raro sentirse estancado o perdido ante ciertos retos. Buscar ayuda en estas situaciones no es signo de debilidad, sino precisamente lo contrario.

Por eso, puede ser una buena idea recurrir a un business coach si no sabemos qué paso dar a continuación, cómo avanzar en la dirección correcta o qué hacer para lograr nuestros objetivos. Además, también nos puede ayudar a pasar a la acción, redirigir nuestros esfuerzos para alcanzar los resultados deseados e incluso seguir desarrollando nuestro potencial.

En todo caso, si creemos que queda margen para la mejora (rara es la ocasión en la que no lo hay), contratar a un business coach suele ser una buena inversión que puede potenciar nuestros ingresos.

¿Cuándo debería contratar este servicio?

Hay quien dice que los buenos business coaches pueden conseguir en solo unos meses lo que a un empresario común normalmente le llevaría años. Sin embargo, por desgracia no es capaz de obrar milagros. Por lo tanto, antes de recurrir a esta solución, es recomendable buscar algunos de estos signos para saber si necesitamos un business coach.

1. Hay una sobrecarga constante de trabajo

Hoy en día es bastante habitual que todos los empleados se enfrenten a altas cargas de trabajo. Sin embargo, el problema viene cuando todo el equipo trabaja demasiado, no da tiempo a realizar todas las tareas y no se alcanzan las metas previstas. El coach nos podrá ayudar a reconducir los esfuerzos y a equilibrar el exceso de trabajo.

2. Se han establecido objetivos, pero no se ha pasado a la acción

Si hemos trazado un plan y tenemos clara la ruta a seguir pero aún no hemos pasado a la acción, tal vez nos haga falta el empujón que puede proporcionar un coach.

3. Los resultados no son los esperados

En este caso hemos desarrollado una estrategia y hemos pasado a la acción, pero no estamos obteniendo los frutos deseados. Un coach puede aportar una nueva perspectiva y ayudarnos a cambiar de rumbo.

4. Se requieren más opiniones

Todos hemos trabajado para algún jefe que se cree que tiene la verdad absoluta y no se para a escuchar a sus subordinados. Eso no significa necesariamente que esté equivocado, pero siempre es aconsejable tener en cuenta más opiniones.

5. No sabemos cómo inspirar al equipo

Los trabajadores son el verdadero motor de una empresa. Pero para ser productivos y trabajar en equipo necesitan un buen líder que les inspire… aunque, a veces, ese líder simplemente carece de la energía necesaria para ello. En esas ocasiones en las que nos preguntamos cómo inspirar al equipo cuando no estamos inspirados, un business coach nos puede echar una mano.

6. Es necesario ahorrar tiempo y dinero

Toda empresa busca el máximo rendimiento con la mínima inversión. Pero alcanzar el equilibrio en este sentido requiere de una pericia que no está al alcance de cualquiera. Una de las funciones principales de los business coaches es aumentar el margen de beneficios, ahorrar costes, optimizar el tiempo y aprovechar el pleno potencial de los recursos de la compañía.

7. El negocio se ha estancado

Si la compañía no avanza, tal vez ha llegado el momento de cambiar el punto de vista, buscar nuevos estímulos y apostar por nuevas estrategias. Un coach es el indicado para apoyarnos a la hora de buscar un nuevo modelo de negocio.

8. Ha llegado el momento de seguir creciendo

¿Es el momento de seguir avanzando? ¿Debería evolucionar la empresa y abrirse a nuevas perspectivas? ¿Es buena idea diversificar el negocio? ¿Cómo puede mi compañía dar el siguiente paso? Si buscamos respuestas, un coach puede proporcionárnoslas.

Beneficios de un business coach

Cómo elegir a un business coach

Cuando buscamos la ayuda de un profesional siempre nos preguntamos cómo escoger al más adecuado para nosotros. No siempre va a ser fácil, y a veces requiere que llamemos a varias puertas antes de acertar.

Sin embargo, sí que tenemos que tener claro que nuestro coach debe reunir ciertos requisitos. Los más importantes son:

  • Mantener una relación sincera y cercana con nosotros.
  • Asegurarnos de que desarrolla sus funciones de manera ética.
  • Sentirnos escuchados en todo momento por nuestro coach.
  • Saber que podemos confiar en su guía y sus consejos.
  • Comprobar que cuente con formación y suficiente experiencia en nuestro sector.

También debemos buscar referencias y opiniones de antiguos clientes. Asimismo, es importante valorar si queremos recurrir a un profesional que visite presencialmente nuestras oficinas o a un coach online.

Cómo ayuda el business coaching a las pequeñas empresas

En principio, las pequeñas empresas parten con ciertas desventajas con respecto a otras más grandes que cuentan con más recursos. Sin embargo, recurrir a las soluciones que aporta el business coaching puede ser muy beneficioso en cualquiera de las etapas del crecimiento o desarrollo de una pyme.

Entre otras cosas, un business coach certificado puede colaborar para enseñar a los emprendedores a tomar las mejores decisiones, buscar soluciones efectivas, cuajar ideas a medio formar y potenciar sus habilidades de dirección. Por otro lado, también puede trabajar con el equipo para analizar las mejores habilidades de cada empleado y aprovechar su potencial, al mismo tiempo que ayuda a mejorar las relaciones interpersonales sobre la base de la confianza, el respeto y el compromiso.

En otras palabras, el proceso de acompañamiento profesional que ofrece el business coaching es especialmente provechoso para las pymes, puesto que carecen de los medios de una gran empresa. Por lo tanto, acudir a un business coach puede ser una de las mejores inversiones para las empresas de menor tamaño.

En conclusión

Contratar a un business coach puede suponer un cambio radical para nuestro negocio. A veces liderar una empresa con éxito requiere que nos traguemos el orgullo y que busquemos oportunidades nuevas que están fuera de nuestro alcance.

Pedir ayuda no es malo ni implica que hayamos fracasado. Lo que es malo es no buscar soluciones cuando tenemos un problema.

De la misma forma que recurrimos a un psicólogo para cuidar de nuestra salud mental, a un nutricionista para comer mejor o a un entrenador personal para estar en forma, un business coach nos puede ayudar a llevar nuestra compañía al siguiente nivel. Y eso no es solo bueno para la empresa, sino que también es bueno para el bienestar y la productividad de los trabajadores, que son el corazón de todo negocio.

Automatiza todo tu negocio en un solo lugar

Controla el tiempo que tú y tu equipo dedicáis a cada proyecto y maximiza tu eficiencia.

Descúbrelo
Almudena Galán
Más del autor

Te recomendamos

Naming

Emprender

Naming: ¿qué nombre le pongo a mi proyecto?

empresa juegos para niños

Magazine

Esta empresa propone una ‘Navidad sin pantallas’ para niños

tienda navideña barcelona

Magazine

La Navidad barcelonesa no sería lo mismo sin esta tienda