,

5 consejos para reducir los gastos de tu empresa

|

Existen dos formas para que tu empresa gane más dinero. Aumentar las ventas o reducir los gastos. La primera opción requiere una gran planificación y una estrategia perfectamente definida. Sin embargo, conseguirás reducir los gastos de tu empresa muy fácilmente, todo lo que necesitas es un poco de tiempo. Aquí hemos seleccionado 5 consejos que podrás implantar desde ya mismo.

No importa si eres autónomo o gestionas una pyme, es fundamental analizar cada uno de los gastos detalladamente. Deberás entenderlos, controlarlos y perder el miedo al cambio. Porque cambiar es la única manera de reducir los gastos de tu empresa. Y hazlo ya, porque puede que más tarde ya sea demasiado tarde.

5 consejos para reducir los gastos de tu empresa

1. Registra todos los gastos

Si todavía no estás llevando un control exhaustivo de los gastos que genera tu empresa, deberías empezar. La única manera de controlar las finanzas es saber en qué te estás gastando el dinero. Y esta premisa es igual de válida para ahorrar en tu vida personal.

Escoge un programa de contabilidad para llevar las cuentas de tu empresa de forma intuitiva y empieza a registrar todos los gastos. Fíjate en que decimos todos. Puede que los gastos pequeños pasen inadvertidos uno por uno, pero al final estos son los que pueden arruinarte.

Artículo relacionado: 4 malos hábitos que te llevarán a la ruina

Podrás llevar un estricto control de cada gasto: sabrás qué tipo de gasto es y cuál es el importe.

2. Analiza cada uno de los gastos

Bien, ya has empezado a registrar los gastos de tu empresa. Ahora necesitas estudiarlos a fondo. Deberás entender el flujo de gastos, es decir, qué gastos son continuados en el tiempo y cuáles son excepcionales. Atenderemos a los dos tipos, pero vamos por orden.

En cuanto a los gastos ordinarios, piensa si existe algún gasto que no sea necesario y elimínalo sin contemplaciones. Ten en cuenta que si estás pagando un servicio que no has usado en los tres últimos meses, difícilmente lo necesites. Y lo mismo podríamos decir para las compras. Piensa también en los gastos que sí son necesarios y estudia otras ofertas para ver si puedes abaratar algún coste. Por ejemplo, la factura de la luz o de teléfono. Si buscas y comparas es muy probable que encuentres mejores ofertas.

En cuanto a los gastos extraordinarios, primero deberás empezar por entender el motivo de su existencia. Quizás son gastos relacionados con ferias a las que solo acudes dos veces al año. Piensa cuál es el beneficio que te repercute la asistencia a estos eventos y determina si es realmente rentable. Realiza este análisis mental para cada uno de los gastos extraordinarios. Y si decides que son gastos necesarios, trata de abaratarlos buscando ofertas, cupones, negociando mejor…

Prueba Holded sin ningún coste, un software donde llevar la contabilidad de tus gastos.

3. Renegocia con tus proveedores

Deberás hablar con tus proveedores para buscar una mejor relación comercial. Estos son algunos trucos que te pueden ayudar:

  • Apóyate en argumentos coherentes que justifiquen la necesidad de reducir costes. Bajada de ingresos, fluctuaciones del mercado, necesidad de atraer más clientes.
  • Ofrece a tu proveedor algo a cambio para evitar que tenga que invertir tantos recursos en ti. Por ejemplo, facilitar la comunicación, el transporte, etc.
  • Argumenta que la bajada de precios repercutirá en un mayor volumen de pedidos. Y es que si la reducción de las tarifas repercute en un incremento en las ventas, necesitarás aumentar los pedidos a tus proveedores.

4. Céntrate en los componentes del producto o servicio

Pregunta a tus clientes si están satisfechos con el producto o servicio que ofreces. Céntrate, sobre todo, en averiguar si hay algún componente que no les aporte valor y que sería conveniente eliminar.

Es posible que esto incremente la calidad del producto o servicio de modo que la satisfacción de tus clientes aumente. La fidelidad se incrementará y, por lo tanto, tus ventas se estabilizarán y pueden llegar a incrementarse gracias a las recomendaciones.

5. Elabora un presupuesto

Desde el momento en que empieces a analizar tus gastos, aprenderás a optimizar la gestión de tu negocio, sabrás cuáles son los gastos necesarios, aquellos que podrían reducirse y cuáles son totalmente prescindibles.

Gracias a esto, podrás crear un presupuesto donde indiques cada una de las partidas de gasto y el importe máximo que puedes dedicar a cada una de ellas. De este modo evitarás la improvisación y evitarás derrochar el dinero.

Te recomendamos

SKU

Inventario

¿Qué es el SKU y para qué sirve?

¿Cuánto se cobra estando de baja?

RRHH

Tipos de baja laboral y cómo gestionarlas

Ciclo de vida de un producto

Inventario

¿Qué es el ciclo de vida de un producto?