¿Qué es un NRC y para qué sirve?

|

Pagar a la Agencia Tributaria está, más que probablemente, en el Top 3 de las cosas que más odia todo profesional. Porque, además, resulta que este es un proceso con diferentes fases: tienes que preparar tus impuestos, declararlos a Hacienda y, claro, al final de todo, la parte que más duele, que no es otra que pagar los tributos necesarios.

En este artículo vamos a abordar precisamente esta parte final del (tan odiado) proceso: el pago. ¿Has escuchado hablar del NRC pero no sabes a qué se refiere este concepto? ¿Lo conoces pero te gustaría saber más para usarlo de la forma más eficaz posible? Lo único que tienes que hacer es seguir leyendo…

¿Qué es el NRC?

Antes de entrar en el concepto que nos ocupa, es necesario dejar claro que, a la hora de realizar el pago a Hacienda, existen tres posibilidades básicas…

  1. Ingreso directo en cualquier oficina de la Agencia Tributaria o de cualquier otra entidad colaboradora. Este pago implica un desplazamiento físico y, sobre todo, la pérdida de un tiempo fundamental (dicho de otra forma: prepárate para una mañana de colas). Esta opción no es elegible para personas con formas jurídicas.
  2. Domiciliación en una entidad bancaria. Es una opción cómoda, pero muchas veces tampoco es posible optar a ella porque el plazo de pago de un impuesto en concreto puede ser anterior a la presentación del mismo. Ya sabes: así funciona Hacienda.
  3. Pago simplificado mediante NRC.

Este último es el que nos interesa en este artículo… Porque, curiosamente, tampoco es un concepto tan antiguo, sino que fue creado en el año 2007 con un objetivo bien claro (y necesario): agilizar los pagos de todas esas operaciones que, por su sencillez, puedan evitar quedar encalladas en burocracia innecesaria.

Aunque, obviamente, tendremos que empezar por una definición: ¿qué es exactamente el NRC? Estas siglas corresponden al Número de Referencia Completo, y se refiere al código de 22 dígitos que una entidad bancaria emite para identificar una operación concreta de pago (y su correspondiente justificante).

¿Cómo funciona el NRC?

A diferencia del ingreso directo en cualquier entidad colaboradora de la Agencia Tributaria, el NRC es una opción de pago elegible para personas físicas y jurídicas, sin distinción. Aun así, existen ciertos parámetros de funcionamiento que no pueden pasarse por alto… Para empezar, hay que tener en cuenta que no podrá optarse a este sistema si ya se ha domiciliado el pago del tributo en concreto.

Pero, sobre todo, hay que tener en cuenta que el Número de Referencia Completosolo será posiblecuandoobtengamos unresultado positivo (es decir: a ingresar) en nuestra declaración o autoliquidación con Hacienda. Tampoco será posible si hemos obtenido un resultado a compensar, cuando estemos sin actividad o se haya solicitado un aplazamiento o fraccionamiento del pago en cuestión.

¡Ah! Y ni que decir tiene que, si has obtenido un resultado a devolver, lo único que tienes que hacer es presentar el modelo pertinente ante la Agencia Tributaria y esperar a que Hacienda te reintegre la cantidad estipulada en una conveniente domiciliación bancaria.

¿Cómo obtener el NRC?

El NRC es una forma de pago a la que puede optarse de dos formas diferentes…

  1. Por la vía de tu entidad bancaria habitual (que deberá ser entidad colaboradora de la AEAT, aunque actualmente casi todos los bancos lo son). Lo único que hay que hacer es presentar en la entidad el borrador del modelo a tributar, y será el banco el que genere el número de referencia. Ten en cuenta que los tiempos avanzan una barbaridad y que, de hecho, a día de hoy es probable que ni tengas que desplazarte físicamente hasta tu oficina habitual para obtener el NRC.
  2. A través de la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria. Cuando presentes tu declaración, lo único que tendrás que hacer es acceder a la opción ‘pago de impuestos’ y obtener el código en cuestión al ordenar el cargo en cuenta o al realizar el pago con tarjeta.

¡Una advertencia! Llegados a este punto, no hay que confundir la solicitud del NRC con el pago a través de una entidad colaboradora de la Agencia Tributaria (una de las tres opciones que vimos al principio de este mismo artículo). Son dos cosas totalmente diferentes.

Al obtener el Número de Referencia Completo, lo que estamos haciendo es pedir a nuestro banco que bloquee una cantidad de dinero concreto a cuenta de un modelo de autoliquidación consignado a nombre de Hacienda. Es, por lo tanto, un procedimiento puramente financiero, mientras que el pago en un banco sería un procedimiento más bien administrativo.

Eso sí, una vez con el NRC en la mano, la presentación telemática del modelo se realiza de la misma forma en ambos casos. Lo que ocurre es que, al indicar el modo de pago, uno lo realizaremos con la opción ‘presentar con NRC’ y otro con la habitual ‘presentar con domiciliación’.

Sea como sea, en todos los casos posibles, para obtener este número completo, deberemos contar con los siguientes datos:

  • Importe total de la cuota a tributar (incluyendo los decimales).
  • NIF del pagador.
  • Cuatro últimos dígitos del anagrama de la etiqueta fiscal identificativa de la persona física (si es persona jurídica, no opera). Esta etiqueta puede solicitarse a Hacienda sin mayor problema.
  • Modelo y tipo de declaración.
  • Ejercicio fiscal (solo se necesitan los dos últimos dígitos) y periodo de tributación (ya sea mensual, trimestral o anual).

Con todo esto bien controlado, obtener este número no debería suponerte mayor problema.

¿Cómo se anula un NRC?

¿Todo claro hasta este momento? Entonces vamos a por los posibles problemas. Pongamos que has cursado de forma totalmente correcta tu NRC y que, por algún motivo u otro, quieres anularlo. Probablemente, te estés preguntando cómo hacerlo e incluso si es posible hacerlo.

No te preocupes: claro que es posible anular este número completo. El único problema es que da igual si lo has gestionado en una oficina o de forma telemática a través de la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria, el resultado es el mismo: esto es algo que no vas a poder hacer de forma online.

Dicho de otra forma: la única forma de anular un NRC es acudir a tu banco y solicitarlo de forma expresa. Lo bueno es que, una vez en tu entidad bancaria, este trámite no podría ser más sencillo: pide que lo anulen, te lo anulan y, en el caso de que quieras generar uno nuevo, te lo harán también al momento. Todo facilidades.

4 ventajas del NRC

Hagamos recapitulación. Porque, si nos guiamos por todo lo que hemos explicado hasta el momento en este artículo, el uso de la referencia completa será más o menos beneficioso dependiendo de cada caso concreto. Para que te hagas una idea de si te conviene o no, empecemos por ver cuatro de las grandes ventajas de efectuar tu pago mediante esta opción…

  • Mayor seguridad. Las entidades bancarias están totalmente acostumbradas a realizar este trámite, y eso es algo que probablemente te permita dormir mejor.
  • Ahorro de tiempo. Una vez obtenido el NRC, el trámite del pago del impuesto para el que lo hemos gestionado no podría ser más sencillo y rápido. ¡Y sin colas en el banco ni en ninguna otra entidad asociada a Hacienda!
  • Sencillez del trámite. Puedes hacerlo desde tu escritorio y con un ordenador, ya que la mayor parte de entidades bancarias actuales ofrecen esta opción desde su propia interfaz virtual.
  • Apurar plazos. Con el NRC, es posible pagar el impuesto en el mismo momento de la declaración. Por el contrario, si optas por la domiciliación bancaria, el modelo debe presentarse como máximo cinco días antes del plazo límite impuesto por la Agencia Tributaria.

3 desventajas del NRC

Y, para completar, convengamos en que no todo van a ser beneficios… Por eso mismo, a continuación vamos a abordar tres desventajas que deberías tener en cuenta antes de decidir cómo efectuar tus pagos.

  • Ordenar el NRC primero y luego hacer el pago a continuación puede ser considerado una pérdida de tiempo si lo comparamos con acercarnos al banco con el modelo correspondiente, efectuar el pago y volver a casa con el resguardo final.
  • Necesidad de contar con una [email protected] PIN de la Agencia Tributaria. Lo que significa que hay que sumar un trámite más en el caso de que esto no sea algo que ya tengas controlado.
  • Posibles errores. Al fin y al cabo, lo estás haciendo tú y no un profesional… Y ya sabes lo que se dice: errar es de humanos. Lo que ocurre es que, en este caso concreto, este error vendría a traducirse en una gran pérdida de tiempo, ya que tendríamos que chequear la fuente del problema y, llegados a ciertos extremos, anular el número.

¿Ha servido este artículo para aclarar un poco qué es el Número de Referencia Completo? Porque somos conscientes de que nada en este mundo puede servir para que el pago a Hacienda abandone tu Top 3 de cosas más odiadas. Pero conocer conceptos como este seguro que pueden mejorar tu día a día un poquito.

Raül De Tena

Te recomendamos

¿Cuánto se cobra estando de baja?

RRHH

Tipos de baja laboral y cómo gestionarlas

Ciclo de vida de un producto

Inventario

¿Qué es el ciclo de vida de un producto?

RRHH

¿Cómo se hace el organigrama de una empresa? (paso a paso)