Consejos para mejorar la tesorería de tu empresa

|

Que tu empresa funcione como un reloj depende de la tesorería. Por eso mismo necesitas tener en cuenta estos cinco consejos…

La tesorería es, más que probablemente, el corazón de toda empresa: ese músculo que da vida a todo el cuerpo y que funciona de forma milimétrica aunque también silenciosa. Una buena tesorería es la que no hace ruido. También la que no da sustos. Pero, claro, para este funcionamiento óptimo de la tesorería hace falta un buen trabajo detrás. Y eso no es tan sencillo.

Al fin y al cabo, la tesorería es el área de una empresa en la cual se organizan y gestionan todas las acciones relacionadas con operaciones de flujo monetario o flujo de caja. Y estas operaciones son de todo menos simples… Por eso mismo, este artículo se propone ofrecerte un total de cinco consejos que te ayudarán a mejorar la tesorería de tu empresa.

 

1. Gestiona el riesgo comercial de tus clientes

Una de las grandes pesadillas de toda tesorería es, obviamente, el cliente insolvente. Los impagos desestabilizan por completo la economía de una empresa e incluso pueden poner en riesgo su propia existencia. La cuestión es que el hecho de que un cliente pague o no pague es algo que está fuera de tu control. Pero lo que sí está dentro de tu control es gestionar ese riesgo comercial.

¿Cómo? Las posibilidades son diversas, pero siempre empiezan por blindar la negociación de las condiciones de pago desde un buen principio. Si incluso de esta forma tienes clientes que se te resisten, puedes optar por otras opciones como gestionar el cobro de las facturas, abrir líneas de crédito o hacerte con un seguro de crédito que te indemnizará una parte de las pérdidas finales ocasionadas por estos impagos.

 

2. Haz una previsión de pagos realista

Parece de perogrullo, pero no lo es. Todavía son muchas las empresas cuya tesorería no tiene en cuenta una previsión realista de los flujos de caja. Es necesario diseñar un presupuesto anual que ayude a gestionar la liquidez de tu empresa a través de una previsión realista de entradas y salidas económicas.

A este respecto, una ayuda extra siempre viene de la previsión de pagos poco frecuentes pero ineludibles. Los seguros anuales, los impuestos, las licencias de temporada… Estos son pagos que se realizan una vez al año como máximo, pero que pueden descuadrar la tesorería de una empresa si no se prevén con suficiente antelación.

 

3. Juega con el vencimiento de los pagos

¿Alguna vez te has preguntado por qué la mayor parte de empresas suelen tener un único día de pago al mes? Esta es una de esas herramientas de la tesorería que resultan realmente útiles. Y es que, por poner un ejemplo, si una empresa paga cada día 20, eso significa que tendrá que adelantar los vencimientos que vayan del 21 al 30, pero también podrá retrasar 20 días los pagos que tendría que realizar del 1 al 20 de ese mismo mes.

Eso sí, algo que no se puede pasar por alto es el período legal de pago o, en su defecto, el plazo que se haya negociado con el proveedor. Si el acuerdo indica que pagarás a 30, 60 o 90 días naturales, no hay ningún motivo para que no cumplas con lo estipulado.

 

4. No retrases el envío de facturas

Piensa que, como en el caso de tu empresa, todas las empresas intentan retrasar lo máximo el pago de tus facturas. Por eso mismo, lo mejor que puedes hacer es enviar siempre tus facturas de forma puntual para así evitar que los plazos de pago se alarguen innecesariamente.

Envía tu factura el mismo día en el que entregas tu producto u ofreces tu servicio. O, en su defecto, infórmate de las condiciones de pago de la empresa a la que has de facturar para adaptarte a ellas: si una empresa paga cada día 20, no envíes tu factura el día 21, porque tendrás que esperar un mes más a recibir el pago pertinente.

 

5. Usa la tecnología a tu disposición

Llevar la tesorería con papel y boli es algo del siglo pasado… Si algo bueno ha traído el siglo 21 es todo un conjunto de herramientas digitales que permiten automatizar y optimizar absolutamente todos los procesos de la gestión empresarial. Contando entre ellos, claro, con la tesorería.

Muchas son, por ejemplo, las opciones de software de gestión empresarial online. Ahora bien, no todos son los que le dan a la tesorería la importancia que merece… Así que estudia todas las posibilidades y funcionalidades de soluciones como, por ejemplo, la de Holded. Y, a partir de ahí, elige la que más pueda ayudarte con la tesorería de tu empresa en concreto.

Raül De Tena

Te recomendamos

SKU

Inventario

¿Qué es el SKU y para qué sirve?

¿Cuánto se cobra estando de baja?

RRHH

Tipos de baja laboral y cómo gestionarlas

Ciclo de vida de un producto

Inventario

¿Qué es el ciclo de vida de un producto?