Contabilidad

¿Cómo es el proceso de amortización de maquinaria? Ejemplos en 2023

Javier Martín García

Seguro que recuerdas el nombre de Adam Smith. Sí, el que es considerado como el mismísimo padre de la economía moderna. Pues tan genial estudioso repetía una frase que nos viene muy bien para empezar: “el único presupuesto bueno es el presupuesto equilibrado”.

Y es que en esta idea subyace la constatación de la importancia de mantener una gestión que tenga en cuenta todas las variables del negocio, ingresos e inversiones para alcanzar los mejores resultados. Hoy nos centramos en un punto que a veces se pasa por alto en la economía de “a pie de calle” y, sin embargo, tiene una importancia capital: la amortización del producto, o, más en concreto, la amortización de maquinaria.

Desde el día en que adquieres un producto, este empieza a perder valor, cada uso del mismo está haciendo que se deprecie lo que pagaste por él. Tal circunstancia ocurre también, por supuesto, cuando trabajas con cualquier tipo de maquinaria.

Conocer el proceso de amortización de maquinaria y establecer una planificación previa de cuál está siendo su pérdida de valor ayuda sobremanera a mantener ese presupuesto equilibrado que demandaba Adam Smith. ¿Quieres saber algo más del tema? Pues tenemos por aquí un artículo sobre cómo hacer la amortización de activos que seguro que te va a dejar muy buen sabor de boca.

¿Qué es la amortización de la maquinaria?

La amortización de maquinaria es la depreciación que sufre la maquinaria por su uso a lo largo del tiempo. El objetivo de conocer esta pérdida de valor es poder imputar la depreciación de los elementos del activo al coste de producción.

Explicado de una forma sencilla, diríamos que en cada ejercicio contable, asignarías una cantidad correspondiente a la amortización de maquinaria a un fondo. De este modo, habrás repartido en varias anualidades el importe de adquirir un producto que, muy habitualmente, está lejos de ser barato. Un activo, por otro lado, que resulta fundamental para el desarrollo de tu emprendimiento.

Importancia de la amortización de maquinaria

Toda maquinaria en una empresa es considerada un inmovilizado material, esto es, un bien tangible que forma parte de la estructura de la compañía y que se erige en esencial para el desarrollo de su actividad. En muchos casos, de ella depende buena parte del beneficio de las empresas.

Y, como nos explica en este vídeo de YouTube el profesor Víctor Yepes, del departamento de la Ingeniería de la Construcción de la Universitat Politècnica de València, la maquinaria “sufre una depreciación muy importante durante el primer año”, que “ronda entre el 30 % y el 50 % de su valor de adquisición”. Este es un punto que debemos tener muy en cuenta cuando estructuramos un proceso de amortización de maquinaria.

La importancia de este concepto es troncal dentro del ejercicio contable de una empresa. ¿Por qué? Primero porque ofrece una información esencial sobre en qué punto se encuentra la empresa. No se trata solo de conocer ingresos y gastos, sino de saber económicamente el valor y la pérdida de valor de los productos que hacen avanzar el negocio. Conocer y tener controlado este proceso sirve para adoptar las decisiones más correctas en el medio y largo plazo.

Hoy en día, la tecnología es la mejor aliada para este cálculo contable en el que deberá estar incluida la amortización de maquinaria. Contar con un programa de contabilidad capaz de automatizar de forma sencilla tus procesos contables te ayudará a ahorrar tiempo y dinero y mejorar tu productividad.

Automatiza todo tu negocio en un solo lugar

Reemplaza procesos manuales con un software intuitivo. ¡Todo lo que necesitas donde y cuando quieras!

Descúbrelo

Ventajas de la amortización de maquinaria

  • Se trata de un proceso clave para mantener la salud financiera de un negocio.
  • Aporta información sobre la situación financiera de la empresa, lo que ofrece tranquilidad a medio y largo plazo.
  • Desde el punto de vista de la contabilidad, los gastos de la adquisición de la maquinaria se reparten entre los años en los que se divide la amortización, lo que implica que el año en que se produce la compra no aparezcan gastos extra muy altos que repercutan en el resultado final.
  • Ofrece beneficios fiscales. Las cantidades imputadas por una empresa dentro del concepto de amortización de los bienes de inversión se pueden deducir fiscalmente. En concreto, “serán deducibles las cantidades que, en concepto de amortización del inmovilizado material, intangible y las inversiones inmobiliarias”, afirma la Agencia Tributaria, “correspondan a la depreciación efectiva que sufran los distintos elementos por funcionamiento, uso, disfrute u obsolescencia”.

Es importante tener en cuenta que el Ministerio de Hacienda, con objeto de mantener un control contable y en función de la realidad de cada producto, establece por ley un coeficiente lineal máximo y un periodo máximo de años para la amortización.

Es decisión final del empresario utilizar estas cifras o no, pero nunca podrán ser superiores a ellas. En el caso de la maquinaria, según la Tabla de Amortización de la Agencia Tributaria, el coeficiente lineal máximo es de 12 % y el máximo de años de vida útil será de 18.

  • En ciertos sectores resulta especialmente importante este concepto en tanto que la maquinaria constituye un activo de uso intensivo y muchas veces exigen trabajar con varias máquinas de un coste alto. Es el caso de la construcción, un segmento en el que un software de gestión de primer nivel te facilitará, y mucho, tu día a día.

Desventajas de la amortización de maquinaria

  • Pese a que se haya producido la compra efectiva en un momento determinado, supone una reducción del flujo de caja en los años sucesivos, cuando la maquinaria está perdiendo valor per se.
  • En caso de no conocer exactamente el tipo de maquinaria o si se produce algún imprevisto en su funcionamiento, es probable que la cantidad anual que apliques a la amortización pueda ser erróneo.

Tipos de amortización de maquinaria

Existen dos tipos principales de amortización de maquinaria. Si bien, te lo adelantamos, el más habitual es el primero del que te hablamos.

Amortización lineal

También denominado proceso de amortización de cuotas fijas, supone el cálculo de depreciación de los activos mediante cuotas de amortización anuales fijas. Por lo tanto, implica que el gasto por amortización, durante los años que previamente se calculan de vida útil del producto, será el mismo cada año.

Para el cálculo de amortización lineal debemos tener en cuenta al menos dos factores:

  1. El precio que costó la maquinaria en el momento de adquisición.
  2. La vida útil o los años que estimamos que el producto dará el uso para el que fue adquirido.

Podrás encontrar varias fórmulas para calcular la amortización anual. Nosotros nos quedamos con la más sencilla, la referente a la vida útil.

Cuota anual de amortización = Precio de adquisición / Vida útil estimada

Amortización acelerada

En este caso hablamos de un modelo que apuesta por una deducción fiscal superior en los primeros años de vida útil de la maquinaria, los más próximos a su adquisición.

Se trata de un incentivo fiscal aprobado por el Gobierno, que permite una amortización más rápida cuando la maquinaria que se ha adquirido ya había sido usada, cuando se trata de empresas de pequeño tamaño o cuando es utilizada en más de un turno de trabajo, lo que implica un mayor desgaste.

En principio, y según se señala en la AEAT, la cuantía de la amortización que se podrá deducir fiscalmente será, por regla general, “la que se obtenga de aplicar al valor amortizable un coeficiente resultante de multiplicar por 2 el coeficiente de amortización lineal máximo previsto en las tablas de amortización oficialmente aprobadas”.

¿Cómo se calcula la amortización de maquinaria?

Calcular la amortización de maquinaria supone un método para afrontar la depreciación de la maquinaria, pero, al mismo tiempo, implica una fuente de financiación para la empresa.

De este modo, en los tiempos de expansión empresarial, las cuotas de amortización sirven para adquirir nuevos bienes o servicios que ayuden a incrementar la capacidad productiva del negocio o a mejorar su gestión.

Por su parte, si la compañía sufre un periodo de pérdidas o recesión, dichas cuotas servirán para afrontar sus deudas. Sea como fuere, es importante tener en cuenta los momentos en que se desarrolla el proceso.

Proceso de amortización

En primer lugar, como hemos visto, deberemos contar con la información que nos permita establecer cuál puede ser la vida útil real del producto. Cuanta más información contemos al respecto, mejor.

Resulta importante tener en cuenta la fecha a partir de la cual comienza el proceso de amortización. Este comienza en el momento en que se pone en funcionamiento la maquinaria por primera vez. Es a partir de entonces cuando se empieza a calcular la amortización, ya que desde ese mismo instante comienza a perder valor.

El proceso concluye con el fin de la vida útil de la maquinaria y la necesidad de ser sustituida por otra. Los asientos contables referidos a la amortización se hacen siempre a finales de año.

Y, como hemos visto, hoy en día, los softwares más avanzados de contabilidad y facturación son otra parte muy beneficiosa para todo el proceso. Su ayuda mejora los resultados de forma considerable.

Automatiza todo tu negocio en un solo lugar

Reemplaza procesos manuales con un software intuitivo. ¡Todo lo que necesitas donde y cuando quieras!

Descúbrelo

Ejemplos de amortización de maquinaria

Teniendo todos estos conceptos en cuenta, pongámonos manos a la obra con un ejemplo de amortización lineal a partir de los años útiles de la maquinaria.

Una empresa x adquiere una máquina necesaria para la producción del producto que vende. Su precio de adquisición es de 30.000 euros. Utilizamos 10 años como plazo de vida útil de la misma. Teniendo en cuenta esta situación, nos encontramos con la siguiente cuota de amortización a partir de la fórmula antes vista:

Precio de adquisición / Vida útil estimada: Cuota anual de amortización

Por lo tanto, en este caso, nos quedaría este resultado.

30.000 euros / 10 años: 3.000 euros.

Y veamos de una forma sencilla y visual de qué forma de deprecia el valor del producto y se produce la amortización:

Año Amortización Amortización acumulada Valor de la maquinaria
1 3.000 euros 3.000 euros 27.000 euros
2 3.000 euros 6.000 euros 24.000 euros
3 3.000 euros 9.000 euros 21.000 euros
4 3.000 euros 12.000 euros 18.000 euros
5 3.000 euros 15.000 euros 15.000 euros
6 3.000 euros 18.000 euros 12.000 euros
7 3.000 euros 21.000 euros 9.000 euros
8 3.000 euros 24.000 euros 6.000 euros
9 3.000 euros 27.000 euros 3.000 euros
10 3.000 euros 30.000 euros 0 euros

Demos una vuelta y pongamos el mismo ejemplo desde la amortización acelerada. Con ella, duplicaríamos la amortización en los primeros años de vida del producto.

De esta forma, el bien se amortiza más rápidamente y, siempre que se sigan las normas, podrá implicar más ayudas fiscales en los primeros años. Sin embargo, el resultado al término de la vida útil del producto es el mismo.

Es importante puntualizar aquí que el valor de la maquinaria no se modifica, aunque se amortice de forma acelerada, sino que sigue suponiendo un “desgaste” de 3.000 euros al año. Veámoslo con otra tabla:

Año Amortización Amortización acumulada Valor de la maquinaria
1 6.000 euros 6.000 euros 27.000 euros
2 6.000 euros 12.000 euros 24.000 euros
3 3.000 euros 15.000 euros 21.000 euros
4 3.000 euros 18.000 euros 18.000 euros
5 3.000 euros 21.000 euros 15.000 euros
6 3.000 euros 24.000 euros 12.000 euros
7 3.000 euros 27.000 euros 9.000 euros
8 3.000 euros 30.000 euros 6.000 euros
9 0 euros 30.000 euros 3.000 euros
10 0 euros 30.000 euros 0 euros

Preguntas frecuentes

¿Qué cuentas contables se manejan en la amortización de maquinaria?

En todo el proceso de amortización de maquinaria se trabaja con diferentes cuentas contables en las que se incorporan los datos básicos del precio de adquisición, el valor real, la depreciación o la amortización de maquinaria. Hoy en día las herramientas tecnológicas, capaces de automatizar toda la contabilidad de la empresa, suponen una ayuda inigualable para el correcto desarrollo de dicha contabilidad.

En concreto, al contabilizar la amortización de la maquinaria hay que tener en cuenta:

Las cuentas de gasto: Ya hemos visto que la maquinaria pierde valor desde el primer día que se utiliza, lo que supone un gasto que ha de estar indicado en las cuentas del negocio.
Las cuentas de amortización acumulada. En este caso se trata de la suma de las amortizaciones anuales a medida que pasan los años de uso de la maquinaria.

¿Cómo es el proceso de depreciación contable de la maquinaria?

Como hemos apuntado anteriormente, la depreciación de la maquinaria resulta también de gran importancia a nivel contable, en tanto que es de vital importancia para la empresa que su coste (mientras se encuentra operativo y que tiene en cuenta la amortización), además de otras variables, tenga un contrapeso en la contabilidad con los ingresos que se logran para el negocio gracias a su utilización.

Esto implica que el proceso de depreciación de la maquinaria se incluye en el balance de gastos de la empresa a lo largo de los años de vida útil del producto. Si esto no se hiciera así, habría que contabilizar el gasto total en el momento de la adquisición, lo que, sobre todo cuando hablamos de maquinaria de un precio considerable, repercutiría de forma negativa sobre el balance de resultados del ejercicio en que se ha producido la compra.

¿Qué programa utilizar para llevar la contabilidad de tu empresa?

Vemos que la amortización de maquinaria supone un importante esfuerzo contable y de gestión. Pero puedes verlo reducido de forma significativa si te apoyas en un programa capaz de controlar cada detalle de tu contabilidad de una forma ágil y sencilla. Ese programa es Holded, un software de referencia en la nube ideal para las pymes.

Este ERP te va a ayudar a optimizar todos los procesos de tu negocio, entre ellos la contabilidad. Con él podrás olvidarte de gastar tiempo en el cálculo de impuestos y todos los aspectos de la contabilidad estarán totalmente automatizados, entre ellos los referidos a la amortización de tu maquinaria. Facturación y contabilidad estarán totalmente vinculadas, evitando los errores humanos más habituales y facilitando que el tiempo que antes gastabais en estas procelosas gestiones podáis dedicarlo, tú y tu equipo, en tareas productivas que mejoren la innovación de tu negocio y sus resultados.

Automatiza todo tu negocio en un solo lugar

Reemplaza procesos manuales con un software intuitivo. ¡Todo lo que necesitas donde y cuando quieras!

Descúbrelo

Suscríbete a nuestra newsletter.

En Holded traducimos lo complejo y lo hacemos fácil e intuitivo. Utiliza nuestro programa junto con tu asesoría y comprende mejor el estado de tu negocio.

Descubre cómo

Te recomendamos