Contabilidad

Amortización de deuda. ¿Cómo y por qué hacerla en 2023? Ejemplos

David Ruiz

Decía el inventor y político estadounidense Benjamín Franklin que “es mejor acostarse sin cenar que levantarse con deudas”. Es evidente que para el fundador de Estados Unidos la simple idea de convertirse en deudor le quitaba el sueño.

Tal vez su situación le permitiese no tener que recurrir a créditos ajenos, pero la realidad es que, tal vez, para ti sea muy distinta. Si eres autónomo o tienes una pequeña empresa no será demasiado extraño que tengas que recurrir en algún momento a financiación externa para poder mantener o expandir tu negocio. Y eso supone un préstamo, que tendrás que devolver con la amortización de deuda.

Calculadora y monedas sobre hoja de contabilidad

¿Qué es la amortización de deuda?

Si ha solicitado un préstamo, este incluirá lógicamente un plazo de devolución hasta su cancelación total. Pero puede ocurrir que, en este periodo pactado para la devolución, te encuentres con liquidez económica con la que, a priori, no contabas. Y, por ello, te plantees la devolución anticipada de ese crédito.

La amortización de deuda es precisamente eso mismo: es la cancelación del acuerdo de pago contraído con el acreedor de forma total o parcial, al anticipar el capital pendiente para cancelar o acortar esa deuda. En pocas palabras: devolver lo que debes, pero antes de lo previsto.

Lógicamente, esa devolución anticipad te supondrá un ahorro, al cancelar los intereses que ese préstamo genera. Pero no siempre compensa llevar a cabo esa amortización, tendrás que valorar el coste de oportunidad para tomar esa decisión final. Vamos paso a paso.

Formas de amortización

Existen, en esencia, dos maneras de cancelar tu deuda: de forma total, es decir a tocateja, zanjando el “problema”. O de forma parcial, es decir, poco a poco.

Amortización total

Como su nombre indica, la amortización total de la deuda supone la cancelación de todo el importe que queda pendiente de pago. Esta operación

Amortización parcial

Por su parte, la amortización parcial de la deuda es la cancelación de parte de ese importe adeudado si no dispones de todo el capital para saldar el dinero prestado. Y aquí tienes dos posibilidades:

  • Mantener la cuota mensual y reducir el plazo para su devolución, es decir, acortar los meses hasta la cancelación final. A priori, y haciendo una valoración estrictamente financiera (hay otros muchos factores que deberás valorar antes de decidir), es la mejor opción, ya que te va a suponer abonar menos intereses por ese préstamo. Pero, insistimos es este punto, la decisión final depende de otros aspectos, que se analizan en el coste de oportunidad.
  • Abonar una cantidad menor cada mes, pero manteniendo el plazo inicialmente pactado hasta la cancelación total. Esta opción es más aconsejable si tu objetivo es tener una menor carga mensual y así más recursos disponibles o quieres ajustar el porcentaje de tu deuda sobre los ingresos recurrentes.

En pocas palabras, tienes dos grandes posibilidades de cancelar tu deuda: entregando la totalidad del importe adeudado o realizando un pago parcial puntual. La decisión sobre el modelo que mejor conviene a tu empresa dependerá, fundamentalmente, de las decisiones financieras que tengas planificadas a corto y medio plazo para tu negocio.

Todo tu negocio en una plataforma

Holded te permite centralizar tus facturas, contabilidad, proyectos, CRM y RRHH de forma intuitiva.

Empieza gratis hoy

¿Por qué se debería amortizar una deuda?

Amortizar tu deuda tiene, en principio, más ventajas que inconvenientes (salvo que necesites ese capital que vas a destinar en la amortización para otras inversiones, gastos o partidas empresariales). Al reducir o cancelar tu compromiso crediticio logras

Sin embargo, antes de decidir si amortizar o no tu deuda y la forma en que deseas llevarlo a cabo, deberás tener en cuenta tu coste de oportunidad, es decir, has de analizar en detenimiento si, al destinar parte de tus recursos para la amortización (total o parcial) estás renunciando a la oportunidad de usar ese dinero para otros fines en el marco de tu negocio.

Para que lo entiendas, con otras palabras: si en vez destinar ese dinero a amortizar tu deuda, lo usaras en alguna inversión con una rentabilidad superior al interés del préstamo saldrías ganando. En este caso, tu estrategia financiera correcta sería no amortizar ese préstamo (con los riesgos que eso pueda suponer, por supuesto).

¿Cómo es el proceso de amortización de una deuda?

El proceso de amortización de deuda más habitual en nuestro país es el sistema francés, que consiste en disponer de una cuota total formada por la cuota de capital, creciente en el tiempo, y unos intereses, decrecientes en el tiempo.

Vamos, que empiezas devolviendo muchos intereses y poca cuota al principio y acabas devolviendo mucha cuota y menos intereses en la parte final. De ahí que, cuanto antes amortices la deuda, menos intereses acabarás desembolsando.

Existen, además del francés, otros dos sistemas de amortización algo menos habituales. El sistema de amortización creciente y el sistema decreciente.

En el primero de ellos, como su propio nombre indica, las cuotas son de menor valor, pero van aumentando a medida que pasa el tiempo. Este sistema es recomendable si, por cualquier razón, al principio no tienes recursos suficientes, pero sabes que en breve dispondrás de mayor liquidez para hacer frente a tu deuda.

En el segundo, pagas una parte de la propia deuda desde el inicio, por lo que los nuevos intereses que se generan son cada vez menores y, por lo tanto, reduces la cuota.

Tienes también la opción de una amortización de deuda a plazos conocida como snowball debt (deuda de bola de nieve), que implica la cancelación parcial del importe en cada mensualidad de la cuota.

Consiste básicamente en marcar una cantidad que podemos asumir y luego realizar pagos mensuales a mayores de la cuota del préstamo, reduciendo así de manera proporcional el plazo, que será cada vez más corto. De esta manera conseguimos un efecto multiplicador para cancelarla en menor tiempo.

Preguntas frecuentes

¿Qué programa utilizar para llevar la contabilidad de tu empresa?

El programa de contabilidad de Holded es una opción ideal, principalmente porque es muy intuitiva. Es una plataforma que automatiza como pocas en el mercado todos los procesos contables, incluido, lógicamente, el que estamos tratando en este artículo. A un simple clic, tienes desde el libro diario con asientos predefinidos que se actualizan solos hasta la amortización de activos de manera automática.

Y, por supuesto, la importación y exportación de información contable desde Excel. Por ejemplo, en la sección “Bancos” incluida en la plataforma, dispones de una visualización clara de tus cuentas bancarias y, lógicamente, de los préstamos (y amortización de deuda) que tengas con ellos. Además, te actualiza al momento la base de datos de tu Cash Flow para conocer tu liquidez y evitarte posibles sorpresas si tuvieras un contratiempo a la hora de amortizar tu deuda.

¿Qué cuentas contables se manejan en la amortización de deudas?

Te lo explicamos de manera mucho más esquemática con un ejemplo. Si solicitas un préstamo de 100.000 euros a un 6% de intereses (hemos cogido como referencia este 6% por estar en la media de los préstamos que conceden las entidades bancarias según un informe del Banco de España de abril de 2023), este sería aproximadamente tu proceso de amortización a 4 años.

De entrada, la cuota fija constante a pagar cada uno de estos cuatro años será de 28.859 euros. El primer año, sin embargo, los intereses que genera ese préstamo son 6.000 euros y, por lo tanto, la cantidad destinada a disminuir la deuda será de 22.859 euros (es decir 28.859 – 6000), a la que se conoce como cuota de amortización del primer año.

El siguiente año, la deuda pendiente que generará intereses son esos 100.000 euros iniciales a los que hay que restar el capital ya amortizado, es decir 22.859 euros. Quedarán 77.140 euros y sobre este importe se calculan los intereses del segundo año (77.140 x 0.06 = 4.628 euros). Y así sucesivamente.

En este cuadro lo entenderás todo:

AÑO CAPITAL INTERESES CUOTA (CAP+ INTERESES) DEUDA PENDIENTE
1 22.859 6.000 28.859 77.140
2 24.230 4.628 28.859 52.910
3 25.685 3.174 28.859 27.225
4 27.225 1.633 28.859 0.00

Pero si quieres más ejemplos, te animamos a que le eches un vistazo al que, de manera muy clara, nos explica Eva Zamora en el artículo Cómo contabilizar un préstamo, que no te puedes perder.

Todo tu negocio en una plataforma

Holded te permite centralizar tus facturas, contabilidad, proyectos, CRM y RRHH de forma intuitiva.

Empieza gratis hoy

Suscríbete a nuestra newsletter.

En Holded traducimos lo complejo y lo hacemos fácil e intuitivo. Utiliza nuestro programa junto con tu asesoría y comprende mejor el estado de tu negocio.

Descubre cómo

Te recomendamos