¿Cómo medir el beneficio neto obtenido?

|

En este artículo no solo queremos enseñarte a calcular el beneficio neto obtenido por tu empresa, sino también a diferenciarlo del beneficio bruto.

Ganar dinero es la razón de ser de todo negocio. Al fin y al cabo, nadie se mete en un embolado empresarial para acabar perdiendo cash o para vivir eternamente con el agua al cuello, ¿no te parece? Vamos, que lo importante en este tipo de casos es obtener un beneficio, y por eso mismo en este artículo queremos explicarte cómo calcular el neto obtenido por tu empresa.

Para ello, siempre puedes dejarte ayudar por un buen programa de contabilidad, claro. Pero mucho mejor que dejar que la tecnología haga todo el trabajo por ti es conocer estos conceptos en profundidad. Para comprenderlos mejor y así tratarlos de forma más profunda.

Así que empecemos preguntándonos qué es el beneficio neto (y, de hecho, veremos que su definición va de la mano de sus diferencias con el beneficio bruto).

Diferencia entre beneficio neto y bruto

Vayamos directos al hueso y descubramos en qué se distinguen el beneficio neto y el bruto: el neto es la cantidad de dinero de la que un negocio dispone después de afrontar sus obligaciones tanto en forma de impuestos como de gastos. Hay que tener en cuenta, por cierto, que este tipo de beneficio se calcula siempre de forma relativa a un período concreto de tiempo con el objetivo de tener una visión real del resultado económico que la empresa ha obtenido durante ese mismo tiempo.

En contraposición al beneficio neto, el beneficio bruto se refiere al valor resultante si coges el ingreso total de tu empresa (en un período concreto) y le restas los costos variables. ¿Qué son estos costos variables? Son aquellos que aumentarán o disminuirán dependiendo de la cantidad de ventas o producción que hayas facturado en un tiempo concreto.

¡Ah! Y una última cosa: para calcular el neto, antes tendrás que tener bien calculado el bruto. Por eso es tan importante saber diferenciarlos y tratarlos cada uno por separado.

Pasos para calcular beneficio neto

Aclaremos una cosa: aquí no vas a encontrar un plan de quince pasos para calcular el beneficio neto porque, al fin y al cabo, este es un cálculo que surge de la aplicación de una fórmula concreta. Eso significa que lo único que tienes que hacer es tener cada uno de los datos necesarios bien controlados… y aplicar la fórmula correspondiente.

Eso sí, antes de entrar en la fórmula en cuestión, veamos cuatro factores que influyen a la hora de hacer este cálculo:

  • Cambios en la curvatura de demanda. Inflación, estacionalidad, tendencias, economía internacional… Muchos son los factores que pueden hacer variar una curva de demanda que creyeras establecida.
  • Variación en el coste de la materia prima. Esto no depende de ti, pero sí que hará que tu producto o servicio suba o baje de precio y, por lo tanto, hará que el margen de beneficio varíe a la hora de calcular el beneficio neto.
  • Coste de mano de obra. Subidas de sueldo, del SMI (por mandato del Gobierno) o nuevos complementos del convenio colectivo hacen que el coste de la mano de obra sea variable.
  • Roturas de stock. El gran lobo feroz al que siempre hay que temer y que debes tener controlado para que no cause desastres indeseados.

Fórmula del beneficio neto

Con todo esto claro, lo único que necesitas saber al respecto de la fórmula para calcular el beneficio neto es que es una resta absoluta. No tiene más. Y puede formularse de la siguiente forma…

Beneficio bruto – Impuestos – Intereses – Depreciación – Gastos generales

Eso sí: más allá del beneficio bruto (cuya fórmula ya te hemos chivado más arriba: ingreso total – costes variables), el resto de conceptos contables tendrás que sacarlos tú mismo antes de ponerte a calcular el beneficio neto. Ahora bien: el resultado te compensará, porque ¿a quién no le gusta ver en numeritos concretos las ganancias que está generando?

Raül De Tena

Te recomendamos

¿Qué es el SMI de España?

RRHH

¿Qué es el SMI de España? Toda la información para 2020

número de VIES

Facturación

El número VIES: ¿qué es y para qué sirve?

digitalizacion de empresas

Emprender

La digitalización de empresas: ¿opción u obligación?