La Playlist

¿Qué música esconde la playlist de las asesorías?

|

La música nos hace vibrar, desconectar o incluso ‘resucitar’ tras una larga jornada de trabajo. Estrenamos La Playlist preguntándole a las asesorías por sus canciones favoritas.


Nos pasa a todos. O casi a todos. De hecho, podríamos decir que es algo natural, un acto reflejo: en cuanto comienza ‘esa’ canción en tu playlist, los hombros se activan, un pie golpea el suelo al ritmo de la batería, la respiración se relaja y ahí vamos otra vez… flotando unos metros por encima de la tierra.

Con la música, los sentimientos adquieren una dimensión diferente: hay melodías y ritmos que nos conmueven, nos sacuden o nos revitalizan; canciones que nos hunden en la nostalgia o en la más absoluta melancolía, pero también, afortunadamente, están las que nos sanan e incluso nos salvan. 

Son muchos los estudios que relacionan la música con las emociones, pero no parece necesario que entremos en muchos detalles teóricos o históricos para convencer de que es algo que necesitamos casi tanto como el lenguaje. “Donde haya humanos, habrá música”, defiende Francis Wolff en su ensayo “Por qué la música”. Y en este primer artículo de La Playlist hemos querido averiguar, entonces, qué música ‘hay’ en las asesorías.

Es decir, queremos saber qué canciones escuchan en estos despachos, generalmente asociados a una imagen seria, estricta y ¿demasiado? formal porque, ojo, también pueden sorprendernos. ¿O acaso crees todavía en los estereotipos? Claro que su actividad exige una gran meticulosidad con números, operaciones y normativas, pero, por supuesto, también tienen sus momentos de disfrute y desconexión, así que vamos a descubrir cuál es la banda sonora que los acompaña.

Last night a DJ saved my life… you gotta get up 🎶

El primer hallazgo, aunque resulte una obviedad, es que son como tú y como yo, es decir: la mayoría de asesores y contables a los que hemos preguntado admite que no puede vivir sin música. Ya sea de camino a la oficina (o de regreso a casa), en sus ratos de ocio, mientras hacen deporte, solos o con amigos, aprovechan cualquier momento para sumergirse en sus temas favoritos. 


“Halo”, de Beyoncé, “Bohemian Rhapsody”, de Queen o “It’s my life”, de Bon Jovi, son algunos de los hits que nunca faltan, por ejemplo, en la playlist de Estefanía Gil, de Tbig Finance. “La música te hace sentir viva, motivada, feliz”, celebra esta asesora, y la entendemos perfectamente: ¿acaso alguien puede resistirse a agarrar un micro imaginario y acompañar a Freddie Mercury en los coros de este clásico del rock? (¿O eres más de hacer un air guitar junto a Brian May?).


También Gloria Casao, de Cadific, encuentra en la música su recarga energética. “A veces necesito música para hacer cosas en casa, para relajarme, pero otras veces solo quiero escuchar canciones que me den ganas de bailar y cantar”, nos cuenta. La emoción que sentimos con la música, explican los neurólogos, se manifiesta a través del sistema nervioso: los niveles de dopamina y endorfinas se nos disparan, el corazón se acelera y los músculos se tensan. Quizás, de ahí, esas ganas irrefrenables de dar saltos o, al menos, sacudir un poco el cuerpo. 

“Hypnotized” de Purple Disco Machine, nos dice, es una de las canciones que más emocionan a esta asesora, así como la versión electrónica que remezcló PNAU de “Cold heart”, de Elton John y Dua Lipa. También “In Spain we call it Soledad”, de Rigoberta Bandini, es una de sus favoritas, con ese crescendo hacia el final que, si no te hace subir los brazos y marcarte un Mónica Naranjo como anima la letra, poco faltará.

Para  Helena de AYM Assessors, la música es también una especie de refugio y, podríamos decir, casi terapéutico: “me ayuda incluso a cambiar mi estado de ánimo”, asegura. Ya hemos comentado antes cómo influyen los ritmos en nuestro ánimo y que hay incluso una explicación científica. Lo que quizás sorprenda un poco más es que esta función quasi-mágica ya se aprovechaba en tiempos remotos para modificar el humor. Se dice que hace 2.500 años, Pitágoras recurría a determinadas escalas y acordes para relajarse y que recomendaba a sus alumnos ciertas melodías para que calmaran sus preocupaciones, el desánimo o la ira. 

Helena reconoce que sus gustos son bastante flexibles y siempre está dispuesta a descubrir nuevos géneros o grupos, pero, como todos, también tiene sus favoritos: Arctic Monkeys, Arcade Fire o Tame Impala nunca la defraudan, así que vamos con una de sus canciones de cabecera, “Do I wanna know”, de la banda británica de Sheffield:

Maneras de vivir 🎸

Hay que admitir que la pregunta “¿qué tipo de música te gusta?” resulta un poco peliaguda. Puede ser difícil elegir cuando las opciones son tantas, pero también es cierto que siempre suele haber una predisposición hacia un determinado estilo, unos ritmos que resultan más cómodos, que de alguna manera encajan mejor y te hacen sentir que ahí es, “esto es lo mío”, piensas, “aquí me siento en casa”. 

Quizás algo parecido le pasa a José María Martín, de MADOM Management. Según nos ha contado, para él, la música va ligada a recuerdos y esos recuerdos, aunque no hayan sido confesos, se intuyen muy rockeros. En su playlist encontramos, entre otros, temas míticos como “Frío”, de Alarma!!!, “El rompeolas” de Loquillo o “Flojos de pantalón”, de Rosendo, que, junto con ‘Maneras de vivir’, pueden considerarse auténticos himnos del rock español:

También fiel a un estilo determinado es Carim de Anaga Departamento Fiscal. En su oficina, escuchan música mientras trabajan, “instrumental, indie”, dependiendo de la carga o del tipo de tareas que haya que realizar, nos explica. Ella es quien se encarga del, digamos, hilo musical del despacho (que nada tiene que ver con el que te estás imaginando de los hoteles). Personalmente, nos comenta, la música le “motiva”, pero también le sirve para desconectar: “me ayuda a evadirme y a enfocarme en lo que estoy haciendo, aislándome de lo que hay alrededor: es genial para la concentración”.

Así, del “Disfruto”, de Carla Morrison, puede irse a “Copenhague”, con Vetusta Morla, y, de ahí, al “Copacabana” , de Izal. También, a veces, se trasladan mentalmente a Italia, al Festival de San Remo, con una de las canciones favoritas de sus compañeros: la pegadiza versión que la malagueña Ana Mena hizo de ‘Musica leggerisima’, de Colapesce y Dimartino.

Música para todos los gustos, pero sobre todo, música para todos. Porque, como decíamos al principio, la música es algo inherente a nuestras vidas: no podemos ni sabemos estar sin ella. Y si bien esto es solo una pequeña selección de los temas que escuchan algunos profesionales de las asesorías, sirva para romper con el mito de que estos despachos son lugares estáticos, monótonos o serios, porque parece evidente que no es así: como todos nosotros, los asesores y las asesoras disfrutan, bailan, se emocionan y nos recuerdan que donde hay vida, hay música. 

(A continuación os dejamos las canciones favoritas de los profesionales de las asesorías consultadas).

Todo tu negocio en una plataforma

Holded te permite centralizar tus facturas, contabilidad, proyectos, CRM y RRHH de forma intuitiva.

Empieza gratis hoy
Inma Aljaro
Más del autor

Te recomendamos

Naming

Emprender

Naming: ¿qué nombre le pongo a mi proyecto?

empresa juegos para niños

Magazine

Esta empresa propone una ‘Navidad sin pantallas’ para niños

tienda navideña barcelona

Magazine

La Navidad barcelonesa no sería lo mismo sin esta tienda