RRHH

¿Qué es y como se hace un recurso de alzada? + Ejemplos

|

El recurso de alzada es un salvavidas a la hora de recurrir ante la Administración Pública sin acudir a la vía judicial. Te lo explicamos todo sobre él.

La vida de la gente que emprende es una aventura sin fin, qué te vamos a contar. No solo tienes que tener bajo control todos los aspectos de tu negocio, sino que también es necesario contar con los conocimientos adecuados para que tu empresa funcione sin problemas.

Entre esas nociones están las bases del derecho administrativo, es decir, las normas que regulan la actuación y organización de las diferentes ramas de la Administración Pública.

Si todo esto te suena a arameo y te está entrando el vértigo, no te preocupes, en pocos minutos lo tendrás todo claro. Dentro del derecho administrativo se encuentran los recursos administrativos, que son las herramientas legales a las que cualquiera puede recurrir para impugnar un acto administrativo sin necesidad de optar por la vía judicial. Porque como todo el mundo puede suponer: la vía judicial es un engorro.

Más que nada porque implica un gasto de energía y dinero que si se puede evitar, se evita. Por eso mismo, creemos que es esencial para toda persona que pertenezca al sector empresarial conocer los recursos administrativos en general, y el de alzada en particular.

Qué es un recurso de alzada

Hay ocasiones en las que la Administración Pública emite una resolución o acto de trámite que implica el fin de la vía administrativa. Pero, en otros casos, la vía administrativa sigue abierta y puede recurrirse a ella sin necesidad de acudir a la vía judicial.

Es entonces cuando puedes contar con los recursos administrativos, más concretamente el recurso de alzada. Si miramos la definición que le otorga el derecho administrativo encontramos:

“El recurso de alzada es el medio de impugnación de los actos administrativos que no ponen fin a la vía administrativa. Este tipo de actos son los dictados por un órgano que se somete a un superior jerárquico. Por tanto, mediante el recurso de alzada la persona interesada podrá instar al órgano superior a modificar el sentido de la resolución dictada por su subordinado”.

Traducimos: imagínate que A está por encima de B en el orden de mando, pues con este recurso le pides a A que estudie tu caso porque no estás de acuerdo con lo que ha dictaminado B, con la intención de cambiar la resolución.

Eso sí: si tras el plazo estipulado no ha habido una nueva resolución por parte de la Administración, este silencio se interpretará como una desestimación.

Cómo hacer un recurso de alzada

Ahora que ya tienes el concepto claro, contemplemos cómo hacer este tipo de recurso paso a paso:

1. Determina la pertinencia del recurso

Que un recurso de alzada sea pertinente dependerá de los actos de trámite o resoluciones que estés recurriendo. Podrás interponer este tipo de recurso en tres casos concretos:

  • Cuando los actos decidan sobre el fondo del asunto recurrido.
  • Cuando los actos de trámite imposibiliten seguir con el procedimiento.
  • Cuando los actos impliquen un perjuicio irreparable en los intereses y derechos de la persona que está recurriendo.

2. Ten en cuenta los plazos

A la hora de realizar un recurso de alzada, hay que estar muy alerta en cuanto a los plazos. Ten en cuenta que el plazo general para interponer este tipo de recursos es de un mes natural si te encuentras ante un acto expreso. Si no es el caso, podrás recurrirlo en cualquier momento a partir de que se confirme el silencio administrativo.

Una vez se active el recurso, la Administración tiene tres meses para resolver este tipo de interposiciones. Pero, claro, si este período de tiempo se agota sin solución alguna, se entenderá que el recurso ha sido desestimado por completo.

3. Cumple con los requisitos del recurso de alzada

Son solo dos, pero son imprescindibles para que el recurso en cuestión sea cursado de forma correcta:

  1. El recurso debe referirse a resoluciones y actos de trámite que no hayan dado por finalizada la fase administrativa.
  2. El recurso debe interponerse en el plazo legalmente establecido.

4. Finaliza el procedimiento

¿Tu recurso de alzada ha sido un éxito? ¡Pues listo! Pero si por el contrario, te has topado con un silencio administrativo, debes saber que lleva implícita una desestimación. Con lo cual, el proceso de este recurso habrá finalizado… Pero ojo, porque puedes seguir adelante interponiendo un nuevo recurso: el de reposición

¿Qué es y cómo funciona un recurso de reposición?

Según el diccionario de derecho administrativo:

El recurso de reposición o recurso potestativo de revisión es un recurso administrativo que puede interponerse contra los actos que agotan la vía administrativa. Se trata de un medio de impugnación potestativa, lo que implica que el interesado no está obligado a interponerlo antes de acudir a la vía contencioso-administrativa“.

Volvemos a traducir: un recurso de reposición es un acto administrativo te servirá para recurrir una resolución procedente de Hacienda, Administración Pública y órganos del Gobierno. De este modo se apela su decisión porque se considera contraria a derecho, es decir, que está prohibido por el orden jurídico.

Si te estás preguntando si necesitarás un abogado para todo este proceso, la respuesta es no, aunque te recomendamos que, si llegas a este punto, cuentes con alguien especializado en la materia antes de empezar con la interposición.

Diferencias entre recurso de alzada y de reposición

El recurso de alzada se interpone frente a los actos que no ponen fin a la vía administrativa. En cambio, el recurso de reposición únicamente podrá interponerse frente aquellos que sí ponen fin a la vía administrativa.

Recurso de alzada: ejemplo práctico

Ahora que ya tienes la teoría bien clara, pasemos a la práctica. Veamos cómo rellenar el formulario en cuestión:

Pongamos, por ejemplo, que la Administración te está persiguiendo reclamándote unos intereses por impago y se trata de un error. ¿Qué debes hacer? Tienes que rellenar el modelo de recurso de alzada que el Ministerio del Interior tiene en su propia web para que todo el mundo pueda usarlo libremente.

El formulario será parecido a este:

Recurso de alzada
 Modelo oficial de Recurso de Alzada

Lo más importante es que des todos los detalles posibles a la hora de describir el acto o resolución que estás recurriendo y sobre la fundamentación jurídica en la que se ampara tu recurso de alzada. Si trabajas estos dos puntos en profundidad, seguramente te darán la razón si se trata de un error.

Para que no tengas que recurrir a este tipo de recursos, te recomendamos que tengas todas tus cuentas al día y la contabilidad bajo control. Esta tarea se simplifica si incluyes en tu día a día un software de gestión, como por ejemplo Holded.

Preguntas frecuentes

¿Qué datos necesita un recurso de alzada?

Lo básico: nombre, apellidos, edad y DNI (hay que ser mayor de edad)… Si se trata de alguien que interpone el recurso en su propio nombre, claro.

Nombre del acto administrativo al que se recurre (si el acto se ha realizado a tiempo) y las razones por las que se interpone. También hay que indicar el órgano administrativo hacia quien se dirige.

Cómo hacer un recurso de alzada

En este artículo se incluye una guía paso a paso para que tengas en cuenta todo lo que ha de aparecer en un recurso de alzada.

Hay que presentarlo en tiempo y forma, es decir, dentro de unos plazos determinados y con una serie de datos obligatorios para que sea admitido en la entidad correspondiente. Si se cumplen todos estos requisitos, como dicen los magistrados: se declarará en su virtud. O lo que es lo mismo, habrás ganado el recurso.

Apuntar que todo esto es válido en el caso de presentarlo en España.

Si necesitas ver un formulario cumplimentado, en internet encontrarás varios ejemplos de recursos de alzada

Diferencias entre recurso de alzada y de reposición

El recurso de alzada se interpone en primera instancia, es decir, cuando la decisión de algún órgano público no se ajusta a la realidad y siempre si no pone fin a la vía administrativa. En cambio, el recurso de reposición se presenta si el recurso anterior no ha prosperado y es la única opción antes de poner fin a la vía administrativa.

¿Necesito un abogado para presentar un recurso de alzada?

No, no es necesario ningún representante para interponer un recurso de alzada. De hecho, el documento se puede encontrar en la web del Ministerio del Interior para que lo use quien quiera. Lo que sí se recomienda es que antes de enviar el formulario cumplimentado -ya sea el recurso de alzada o el de reposición- se lo mire alguien experto en el sector para evitar fallos y asegurar que la información está correcta.

Automatiza todo tu negocio en un solo lugar

Controla el tiempo que tú y tu equipo dedicáis a cada proyecto y maximiza tu eficiencia.

Descúbrelo
Laura Pons
Más del autor

Te recomendamos

¿Qué es y cómo hacer un recurso de alzada?

RRHH

¿Qué es y como se hace un recurso de alzada? + Ejemplos

News Holded

Magazine

5 noticias que debes conocer esta semana

Plantillas de facturas descargables para autónomos

Facturación

Plantillas de facturas descargables para autónomos