¿Qué es y cómo hacer un recurso de alzada?

|

El recurso de alzada es un salvavidas a la hora de recurrir ante la Administración Pública sin acudir a la vía judicial. Te lo explicamos todo sobre él.

Acudir a la vía judicial es un engorro, sea en el caso que sea. Siempre implica un gasto de energía (e incluso de dinero) que, si se puede evitar, mucho mejor. Por eso mismo son tan interesantes los recursos administrativos en general y el de alzada en concreto. En este artículo te lo explicamos todo sobre este último.

Ahorra tiempo al rellenar modelos automáticamente con Holded. Empieza gratis.

Porque a veces no basta con tener el mejor ERP online personalizado: también es necesario contar con los conocimientos adecuados para que tu empresa funcione como la seda. Y, entre esos conocimientos necesarios, a nadie le viene de más contar con un par de nociones de Derecho Administrativo (ya sabes: las normas que regulan la actuación y organización de las diferentes ramas de la Administración Pública).

Dentro del Derecho Administrativo encontramos los recursos administrativos, que son las herramientas legales a las que cualquiera puede recurrir para impugnar un acto administrativo que le afecte sin necesidad de optar por la vía judicial. Porque ya lo hemos dicho: la vía judicial es un engorro.

Y por eso mismo te interesa seguir leyendo para saber qué es exactamente el recurso de alzada.

Qué es un recurso de alzada

Hay ocasiones en las que la Administración Pública emite una resolución o acto de trámite que implica el fin de la vía administrativa. Pero, en otros casos, la vía administrativa sigue abierta… Y puede recurrirse a ella sin necesidad de acudir directamente a la vía judicial.

Es el momento, entonces de tirar de los recursos administrativos en general, y del de alzada en particular. Este es un instrumento administrativo que nos permitirá recurrir ante el órgano superior jerárquico de aquel que dictara la resolución o acto de trámite que estamos recurriendo. Eso sí: si tras el plazo estipulado no ha habido un nueva resolución por parte de la Administración, este silencio será entendido como una desestimación.

Cómo hacer un recurso de alzada

Una vez con el concepto claro, contemplemos cómo hacer este tipo de recurso paso a paso. Todo en un total de cuatro pasos perfectamente estipulados a continuación…

1. Determina la pertinencia del recurso

Que un recurso de alzada sea pertinente dependerá de los actos de trámite o resoluciones que estemos recurriendo. Podrás interponer este tipo de recurso en tres casos concretos:

  • En el caso de que los actos decidan sobre el fondo del asunto recurrido.
  • En el caso de que los actos de trámite imposibiliten seguir con el procedimiento.
  • En el caso de que los actos impliquen un perjuicio irreparable en los intereses y derechos de la persona que está recurriendo.

2. Contempla los plazos

A la hora de realizar un recurso de alzada, hay que anda con mil ojos en lo concerniente a los plazos. Ten en cuenta que el plazo general para interponer este tipo de recursos es de un mes natural en la eventualidad de que nos encontremos ante un acto expreso. Si no es el caso, podrá recurrirse en cualquier momento a partir de que se confirme el silencio administrativo.

A partir de que se curse el recurso, la Administración tiene tres meses para resolver este tipo de interposiciones. Pero, claro, si este período de tiempo se agota sin resolución alguna, se entenderá que el recurso ha sido desestimado por completo.

3. Cumple con los requisitos del recurso de alzada

Son solo dos, pero son imprescindibles para que el recurso en cuestión sea cursado de forma correcta. Y, aunque de alguna forma u otra ya los hemos comentado un poco más arriba, no está de más tener bien claros cuáles son los requisitos para que se pueda cursar este tipo de interposición…

  1. El recurso debe referirse a resoluciones y actos de trámite que no hayan dado por finalizada la fase administrativa.
  2. El recurso debe interponerse en el plazo legalmente establecido.

4. Finaliza el procedimiento

¿Tu recurso de alzada ha sido un éxito? Pues ya está, no hay más. Pero si, por el contrario, te has encontrado con un silencio administrativo que lleva implícita una desestimación, debes saber que el proceso de este recurso ya habrá finalizado… Pero que siempre puedes seguir adelante interponiendo un nuevo recurso de reposición.

Recurso de alzada: ejemplo práctico

Muy bien, ya tienes la teoría bien clara… ¿Pero qué ocurre con la práctica? Tranquilo, que aquí estamos para abordarla también y que no te quede ningún tipo de duda al respecto de este tema.

Pongamos, por ejemplo, que la Administración te está persiguiendo para el abono de unos intereses por impago que realmente no te corresponde pagar. ¿Qué hacer? Tan sencillo como rellenar el modelo de recurso que el Ministerio del Interior tiene en su propia web para que absolutamente todo el mundo pueda usarlo libremente.

La pinta que tendrá tu formulario será así…

Recurso de alzada
Modelo oficial de Recurso de Alzada

Lo más importante será que saques pecho a la hora de describir el acto o resolución que estás recurriendo y a la hora de apuntalar la fundamentación jurídica en la que se ampara tu recurso de alzada. Si trabajas estos dos puntos en profundidad, ya lo tienes en el bote.

Ahorra tiempo al rellenar modelos automáticamente con Holded. Empieza gratis.

Raül De Tena

Te recomendamos

SKU

Inventario

¿Qué es el SKU y para qué sirve?

¿Cuánto se cobra estando de baja?

RRHH

Tipos de baja laboral y cómo gestionarlas

Ciclo de vida de un producto

Inventario

¿Qué es el ciclo de vida de un producto?