80% de descuento durante 3 meses en cualquier plan que elijas

2

Dias

20

Horas

47

Minutos
Hazte con tu oferta

11 signos que indican falta de inteligencia emocional

|

Cuando el concepto Inteligencia Emocional empezó a popularizarse, nos dimos cuenta de algo importante. Las personas con un coeficiente intelectual (CI) medio superan en inteligencia emocional a los que tienen un CI más alto un 70% de las veces. Esto supuso un cambio en la mentalidad: un alto coeficiente intelectual no es el único requisito para alcanzar el éxito. Eso sí, todavía es difícil analizar de forma objetivo la inteligencia emocional, aunque podemos establecer patrones de comportamiento que indican falta de inteligencia emocional.

Decenas de investigaciones apuntan ahora que la inteligencia emocional es el factor crítico que distingue a aquellos que tienen un rendimiento superior a la media. De hecho, se ha llegado a la conclusión de que la inteligencia emocional es lo que define a un buen líder.
Y es que la inteligencia emocional afecta a nuestro comportamiento. Gracias a ella somos capaces de solucionar las complejidades sociales y tomar decisiones personales que nos allanen el camino para lograr resultados positivos.
Sin embargo, igual que ocurre con el resto de los valores, la inteligencia emocional es sumamente difícil de medir. No podemos saber a ciencia cierta qué grado de inteligencia emocional tenemos y que necesitamos para mejorarla. Solo podemos identificar patrones para identificar aquellos comportamientos que identifican un bajo grado de inteligencia emocional. Estos son los 11 signos que indican falta de inteligencia emocional y que deberás eliminar si quieres sobresalir.

11 signos que indican falta de inteligencia emocional

1. Te pones nervioso fácilmente

Cuando tus sentimientos afloran, rápidamente sientes una incómoda sensación de tensión, estrés y ansiedad. Las emociones desbocadas, sin dirección, afectan a la mente y al cuerpo. Si tienes falta de inteligencia emocional serás incapaz de controlar tus emociones, te pondrás nervioso con mucha facilidad y entrarás en un estado de estrés infundado del cual te será complicado salir. Es posible que experimentes ansiedad, depresión e incluso pensamientos suicidas.
Poseer habilidades de inteligencia emocional ayuda a saber manejar el estrés, así como a detectar y afrontar las situaciones difíciles que antes te desbordaban.

2. Tienes dificultades para ser asertivo

Las personas con un alto nivel de inteligencia emocional equilibran buenos modales, empatía y amabilidad con la capacidad de afirmarse y establecer límites. Esta combinación es ideal para manejar conflictos satisfactoriamente.
La mayoría de las personas cuando están enfadadas pasan a un estado pasivo y agresivo. Mientras tanto, quienes tienen un alto grado de inteligencia emocional permanecen equilibradas y asertivas ya que saben cómo controlar sus emociones. De este modo, son capaces de neutralizar a las personas tóxicas sin generar enemigos.

3. Tienes un vocabulario emocional limitado

Todas las personas experimentamos emociones, pero solo unas pocas son capaces de identificarlas a medida que ocurren. De hecho, las investigaciones determinan que solo el 36% es capaz de hacerlo. Algo sumamente problemático porque las emociones que no se identifican suelen causar malos entendidos y elecciones irracionales.
Las personas emocionalmente inteligentes dominan sus emociones porque las entienden y usan un extenso vocabulario para identificar sus sentimientos. Mientras que la gran mayoría solo es capaz de decir que se sienten “mal”, quienes tienen una alta inteligencia emocional aseguran sentirse “irritables”, “frustrados”, “oprimidos” o “ansiosos”. Cuanto más específica es su palabra, más específico es su conocimiento acerca de cómo se siente, qué causó ese sentimiento y qué debe hacer al respecto.

4. Haces suposiciones rápidamente y las defiendes por encima de todo

Las personas que carecen de inteligencia emocional se forman una rápida opinión y luego se dedican a buscar pruebas que apoyen su opinión, ignorando cualquier evidencia en sentido contrario. Muy a menudo, los verás discutir acaloradamente para defender su opinión.
Esto es especialmente peligroso para los directores, CEOs y líderes en general ya que sus ideas poco pensadas se convierten en la estrategia de todo el equipo. Las personas emocionalmente inteligentes racionalizan sus pensamientos y no dejan que sus emociones no influyan en sus decisiones. Se toman su tiempo para desarrollar y considerar las posibles consecuencias de sus decisiones. Luego, comunican su idea desarrollada de la manera más efectiva posibles, teniendo en cuento las necesidades y opiniones de la audiencia.

5. Tienes rencores

Las emociones negativas que acompañan al rencor son, en realidad, una respuesta al estrés. Solo pensar en aquello que genera ese rencor, estás enviando al cuerpo una reacción de lucha; un mecanismo de supervivencia que te obliga a levantarte y luchar o huir despavorido cuando te enfrentas a una amenaza.
Cuando una amenaza es inminente esta reacción es esencial para la supervivencia, pero cuando una amenaza es fruto de una historia del pasado, autogenerarnos estrés provoca estragos en el cuerpo y puede tener consecuencias devastadoras para la salud. De hecho, investigaciones de Universidad de Emory han demostrado que mantenernos en un alto nivel de estrés contribuye a aumentar la presión arterial y provoca enfermedades del corazón.
Aferrarse al rencor significa que aferrarse al estrés. La gente con inteligencia emocional lo sabe y trata de evitarlo a toda costa. Deja ir al rencor, no solo te sentirás mejor emocionalmente, sino que también puede mejorar tu salud.

6. No superas tus errores

Las personas emocionalmente inteligentes se distancian de sus errores, pero lo hacen sin olvidarlos. Al mantener sus errores a una distancia prudencial, donde todavía puedan seguir aprendiendo de ellos pero sin permitir que les condicionen la vida, son capaces de adaptarse y continuar su camino hacia el éxito.
Los errores son una parte fundamental de la vida. Y, por lo tanto, debemos aprender a manejarlos. Si vivimos demasiado tiempo en los errores acabaremos por convertirnos en personas inseguras y, por el contrario, si nos olvidamos de ellos, estaremos predestinados a repetirlos.
La clave está en el equilibrio. En la capacidad para transformar los errores en aprendizaje. Así estarás instaurando una buenísima práctica en ti mismo: volver a levantarte cada vez que te caigas.

7. Sueles sentirte incomprendido

Cuando te falta inteligencia emocional, es difícil entender cómo te sientes con respecto a los demás. Tienes la sensación de ser un incomprendido. Pero la realidad es que no sabes comunicar tus mensajes de forma que la gente pueda entenderlos.
Las personas emocionalmente inteligentes saben que es casi imposible comunicar cada una de sus ideas perfectamente. Así que si se dan cuenta de que la gente no entiende lo que están diciendo, ajustan su enfoque y vuelven a comunicar su idea de manera que sea posible entenderla.

8. No conoces tus reacciones

Todo el mundo tiene situaciones o personas que les provocan una reacción impulsiva. Aquellos con inteligencia emocional estudian sus reacciones y usan este conocimiento para esquivar estos “desencadenantes” que les hacen actuar irracionalmente.

9. No te enfadas

La inteligencia emocional se es ser agradable continuamente. Se trata de manejar las emociones para lograr los mejores resultados posibles. A veces esto implicar mostrar a la gente que estás molesto, triste o frustrado. Enmascarar constantemente las emociones con felicidad y positividad no es bueno ni productivo.
Las personas emocionalmente inteligente emplean emociones negativas y positivas intencionadamente adaptándolas a cada situación.

10. Sueles culpar a otras personas de cómo te hacen sentir

Las emociones vienen de dentro. Es tentador atribuir tus sentimientos a las acciones de los demás, pero lo cierto es que debes asumir la responsabilidad de tus propias emociones. Nadie puede hacer que sientas algo que no quieres. Pensar de otra manera solo te detendrá.

11. Te ofendes con facilidad

Si te conoces perfectamente, es difícil que lo que alguien te diga o haga te ofenda. Las personas emocionalmente inteligentes son totalmente seguras de sí mismas. Incluso son capaces de burlarse de sí mismos o dejar que otras personas hagan bromas sobre ellos.
Artículo relacionado: 10 signos de que eres emocionalmente inteligente
A diferencia de tu coeficiente intelectual, la inteligencia emocional es altamente maleable. A medida que entrenas tu cerebro a estos nuevos comportamientos emocionalmente inteligentes, irás construyendo el camino para convertirlos en hábitos. Conforme vayas reforzando el uso de estos nuevos comportamientos, las viejas actitudes y pensamientos irán desapareciendo. en poco tiempo, empezarás a responder utilizando tu inteligencia emocional sin darte cuenta.
 

Te recomendamos

RRHH

Todo lo que necesitas saber sobre la carta de despido

Emprender

Cómo se implementa un ERP (y saber si es momento de hacerlo)

Los Mejores Programas de Facturacion

Facturación

Los 7 mejores programas de facturación gratuitos