Time Is Gold

¿Es demasiado pronto para pensar en el metaverso? 

|

¿Sabes qué es exactamente el metaverso o crees que lo sabes pero cuando lo intentas explicar te pierdes? No pasa nada, todo el mundo está igual.

Time is gold’ es la sección de ‘Holded Magazine‘ en la que os contaremos de forma breve (sabemos que no tenéis mucho tiempo) pero muy precisa, tendencias, preguntas, ideas que destaquen en la actualidad del mundo emprendedor.

En esta entrega, vamos a intentar poner un poco de luz al respecto, para saber qué es realmente el metaverso, cómo están enfocando las empresas su llegada y si realmente es pronto (o no) para que las pymes piensen en él. 

Pregunta de primero de metaverso: ¿lo ha inventado Mark Zuckerberg?

No, el metaverso no lo ha inventado Mark Zuckerberg. Fue un escritor cyberpunk hace nada más y nada menos que 30 años. Corría el año 1992 cuando Neil Stephenson publicó la novela Snow Crash. En ella se utilizaba por primera vez el concepto de metaverso. Y no solo eso, este era descrito como un espacio virtual al que se accede a través de avatares y en el que se pueden experimentar cosas increíbles que en ningún caso se podrían experimentar en el mundo real. ¿Te suena?

En un reciente artículo para Xataka, John Tones aclaraba más en profundidad cómo Stephenson imaginó ese primer metaverso, mucho más oscuro (esperemos) del que nos espera: «Es una calle de 216 kilómetros con forma de planeta esférico. Una corporación lo posee y su espacio, completamente vacío, está en venta para que sus clientes compren espacios en él. Su acceso está completamente controlado por una compañía de televisión por cable que tiene el monopolio de la información y las comunicaciones». En el mismo artículo, Tones hacía referencia también a que Stephenson ha aclarado en innumerables ocasiones que no tiene nada que ver con Meta de Facebook o con el desarrollo de ningún metaverso más allá del de su propia obra de ficción.

¿De qué hablamos entonces cuando hablamos de metaverso?

Está en boca de todos pero, ¿qué es realmente? ¿Una web en 3D?,  ¿un videojuego VR?, ¿una especie de Second Life expandido? Todas estas cosas podrían ser parte del metaverso, pero no son el metaverso en sí. Esta sentencia de Nick Clegg, vicepresidente de Meta, es bastante esclarecedora: «No es simplemente un producto que pueda llevar a cabo una empresa. Al igual que internet, el metaverso existe, esté en él Facebook o no». Y podríamos completarla con estas palabras de Marta de Pablos, responsable de Nuevos Negocios de Vodafone España, en una charla organizada por el medio La Información sobre el metaverso: «No todo lo que se está haciendo actualmente en realidad aumentada y virtual es metaverso». Marta precisó además que, para ser considerado como tal, debe suponer para el usuario «una experiencia social, donde puedan tener una identidad, y que sea persistente, es decir, que cuando uno se va sigan pasando cosas».

El metaverso, entonces, va más allá de lo que imaginamos en un principio, es un nuevo internet, de hecho se le suele nombrar como Web 3.0. Es un puente entre el mundo real y el virtual que está naciendo, que gozará de una tecnología nunca vista para ofrecer un nivel inmersivo sin precedentes y donde podrán convivir nuevas e increíbles experiencias, identidades y oportunidades. Y ahí es donde entran las empresas, como dice el comienzo del estudio ‘Nos vemos en el metaverso’, de Technology Trends: «Las empresas están a punto de encontrarse en la intersección de muchos mundos nuevos en los que mantendrán realidades físicas y virtuales construidas por ellas mismas y ofrecerán servicios en entornos creados por otros».

HoldedMagazine en tu inbox

Invertir en metaverso: ¿locura o idea brillante?

Puede ser una pregunta interesante dados los 10 billones de dólares invertidos el pasado año por Mark Zuckerberg en Meta, la división de Facebook dedicada al metaverso. 

En el vídeo Introducing Meta donde se presentaba el proyecto,  Zuckerberg hablaba en estos términos, demostrando que para él el metaverso es claramente el futuro por el que apostar: «Nos moveremos más allá de lo que hoy es posible, más allá de  los límites de las pantallas, más allá de los límites de la distancia y la física…». Parece evidente que Mark ve algo por lo que merecería arriesgar, pero…

HoldedMagazine en tu inbox

¿Piensan igual las otras grandes empresas?

A juzgar por los hechos, parece que sí. No son pocos los casos de grandes empresas que han hecho algo más que ‘hablar del metaverso’, ofreciendo experiencias que van más allá de lo que nos tenían acostumbradxs hasta ahora. Nike, Hyundai y Gucci, por ejemplo, han utilizado la plataforma de videojuegos virtuales inmersivos Roblox para diferentes acciones. 

En el caso de la marca deportiva, al igual que Vans, han creado un mundo virtual propio (Nikeland)  en el que los usuarios pueden hacer deporte de formas inimaginables (¿Parkour sobre lava? Yes, you can) con sus avatares, vestidos de Nike, claro.

La marca de coches, por su parte, con Hyundai Mobility Adventure permite al público moverse entre cinco zonas virtuales, en las que probar sus coches, o participar en actividades sociales donde conocer soluciones a la movilidad del futuro, entre otras muchas cosas.  

En cuanto a las marcas de moda, Gucci destaca como la más sumergida en el metaverso, no solo creando pop-ups en plataformas como Roblox, sino haciéndose con terrenos en Sandbox, ​​un mundo virtual donde los usuarios pueden comprar, vender e intercambiar bienes digitales.

¿Y las empresas españolas?

Pues, a una escala más reducida, pero con la misma inercia de movimientos lentos, pero seguros, algunas empresas españolas se han asomado al metaverso para ver qué se cuece ‘al otro lado’.

Una de las primeras no podía ser otra que Zara. A finales de 2021, nos sorprendía con una colección elaborada junto a la marca surcoreana Adererror. La singularidad de esta colaboración es que se podía adquirir tanto en tiendas físicas como en el metaverso, para así vestir tanto a los usuarios como a sus avatares. 

El mundo inmobiliario no se queda atrás. De hecho, Metrovacesa, empresa puntera del sector, junto a Datacasas Proptech, startup española especializada en la venta online de propiedades, están comercializando actualmente las viviendas del proyecto Málaga Towers. Y lo hacen a través del metaverso gracias a otra de las plataformas indispensables actualmente para el desarrollo del mismo, Decentraland, un espacio de realidad virtual en la que los usuarios pueden comprar parcelas de tierra virtuales para hacer con ellas lo que quieran. Desde esa sede, y según el CEO de Datacasas Proptech, Santiago Cabezas-Castellanos, han vendido en el año 2021 propiedades (estas reales) de obra nueva, por valor de más de 12 millones de euros. 

Y, por supuesto… ¡Fiesssssta! ¿Qué mejor manera de aterrizar en el metaverso que con un buen discotecón ibicenco virtual? El club Amnesia, internacionalmente conocido, celebró su 40 cumpleaños llevando sus fiestas al infinito y más allá, gracias a la plataforma Decentral Games. Si tienes ganas de bailar luciendo tu mejor avatar, lo mismo encuentras entradas para el siguiente evento. 

Bueno sí, pero volvamos un momento a la tierra

A ver, es cierto que hay honrosas excepciones de excitantes propuestas de grandes empresas en el metaverso, pero también es verdad que al hablar de pequeñas y medianas empresas, aún queda mucho (todo) por hacer. En primer lugar, porque estamos hablando de una tecnología que apenas ha echado a andar, como recalca en este artículo de Bolsamanía Diego Laforga, director de comunicación de Isostopy, empresa dedicada a aportar soluciones virtuales a empresas. Sus palabras dejan entrever que, al igual que internet, el metaverso puede tardar décadas en llegar a implementarse lo suficiente como para poder hablar de una solución que pueda ser accesible para la mayor parte de pymes

Hay otras posturas al respecto, que más que hablar de una larga espera del metaverso, se refieren a una planificación ‘desde ya’, para que, llegado el momento, las empresas estén preparadas para dar el paso. Cecilia Tham, emprendedora con interesantísimos proyectos en su haber, resalta en esta entrevista para El Español que «muchas empresas quieren entrar en el metaverso y no saben cómo, porque no lo entienden. Les faltan herramientas, y conocimiento, pero a la vez tienen miedo de perder la oportunidad si no empiezan a explorarlo»A través de su actual proyecto, Futurity, dentro del cual ha lanzado la tienda virtual SOFT (Store of the the future), proponen una metodología llamada ‘sintetización de futuros’. Su objetivo es que las empresas planifiquen sus estrategias más allá de los planes de negocio, calibrando su impacto social y tecnológico a futuro para, según Tham,  participar activamente en la idea de futuro que quieran crear.

Entonces, ¿es demasiado pronto para pensar en el metaverso?

Seamos sinceros, puede que ahora mismo las pequeñas y medianas empresas tengan asuntos mucho más inmediatos que atender (financiación, contrataciones, optimización de la gestión…). Dicho lo cual, no está de más empezar a mirar, aunque sea de reojo, a lo que está por venir. Como hemos visto, se empiezan a atisbar algunas posibilidades muy interesantes para las empresas y no pasa nada por mirar un poquito más allá de pasado mañana.

Además, parece evidente el hecho de que una de las cosas que las pymes han aprendido, con el caos derivado de la pandemia, es que es mucho más eficaz adelantarse y adaptarse a los nuevos tiempos que verse sorprendidas por un cambio obligado e irremediable. El teletrabajo es un claro ejemplo. Teniendo en cuenta que no es momento de pensar en máximos (lo virtual no va a sustituir a lo real), sí que parece cada vez más cierto que si las empresas quieren disfrutar de todas las posibilidades que el metaverso ofrece (pero sobre todo, las que ofrecerá) deberán empezar a pensar en ello más pronto que tarde.

Todo tu negocio en una plataforma

Holded te permite centralizar tus facturas, contabilidad, proyectos, CRM y RRHH de forma intuitiva.

Empieza gratis hoy
David Romera
Más del autor

Te recomendamos

Estudio de mercado: ejemplos prácticos

Proyectos

Estudio de mercado: ejemplos prácticos

Los mejores programas de nóminas en 2022

RRHH

Los 6 mejores programas de nóminas en 2022

software de tesorería

Contabilidad

¿Qué es un Software de Tesorería? 5 opciones para usar en 2022