Consejos Marketing

Trucos de psicología para aumentar el éxito de tu marca

Trucos de psicología para aumentar el éxito de tu marca

La psicología siempre ha sido una de las grandes aliadas del marketing, y aquí tienes tres trucos que pueden ayudar a tu marca.

Hubo un tiempo en el que el mundo entero vivió una especie de la obsesión por la psicología y su aplicación en absolutamente todas las áreas de nuestra existencia: relaciones personales, comunicación, psicología, arte… Y también marketing, claro. Al fin y al cabo, la creación de una marca, producto o servicio y el arte de venderlo es, más que probablemente, uno de los campos donde la psicología puede aplicarse de forma más efectiva.

Pero, claro, los tiempos cambian y, a día de hoy, el marketing parece totalmente concentrado en beber de otras fuentes a la hora de optimizar y rentabilizar. Lo que no es un error, para nada. Sin embargo, ¡ojo!, nunca pierdas de vista la psicología, porque todavía puede hacer mucho para aumentar el éxito de tu marca.

Por eso mismo, a continuación tienes tres trucos de psicología que siguen siendo infalibles. (Y que seguirán siendo infalibles pasen los años que pasen.)

 

1. Humaniza tu marca

Todavía no ha llegado el momento en el que las marcas se dirijan a los robots e intenten convencerles de que realicen una compra. Por suerte para todos, claro. A día de hoy, por el contrario, toda marca va dirigida a los seres humanos y, en consecuencia, si quieres que la gente se fije en tu marca, lo mejor que puedes hacer es apelar a su humanidad.

Dicho de otra forma: al definir la personalidad de tu marca, deberías revestirla de rasgos humanos. Haz que sea divertida, aventurera, deportiva, irónica, inteligente… No todo ello a la vez, evidentemente, porque tampoco quieres que sea una marca Frankenstein. Elige cuáles son los rasgos humanos que quieres destacar en tu marca y, a continuación, piensa cómo comunicarlos para que tiendan lazos emocionales con tu audiencia potencial.

 

2. Crea una narrativa

Vivimos en la era del storytelling, y el marketing no podía ser ajeno a esta tendencia tan compleja y a la vez estimulante. Al fin y al cabo, está claro que la gente percibe más cercanas y se interesa más por las marcas que tienen una historia detrás y que, de hecho, no solo comparten esa historia, sino que casi la escriben en directo y en voz alta, minuto a minuto y delante de los ojos de sus clientes potenciales.

Pero no solo deberías considerar explicar tu propia historia: siempre puedes introducir tu marca en la narrativa de historias ajenas que llamen la atención de tus clientes potenciales. Estas pueden ser historias de altruismo (asociándote con ONGs, por ejemplo) o de beneficio social (juntándote a asociaciones de todo tipo), pero sobre todo han de proporcionar una narrativa que tenga algo que ver con tu marca. Porque, como bien sabes, no hay nada peor que observar cómo una marca se apunta a un carro oportunista que nada tiene que ver con su propia naturaleza.

 

3. Potencia la diversión y la participación

Basta un simple paseo por cualquier red social para darse cuenta de que la mayor parte de contenido que comparte la gente busca la diversión pura y dura. El entretenimiento. El panem et circenses, sí, pero incluso el panem et circenses puede practicarse con cabeza y corazón.

A lo mejor piensas, sin embargo, que tu marca es seria y que, de hecho, quieres que se perciba con seriedad. Pero una cosa es la naturaleza de tu marca y otra muy diferente cómo transmitas tu imagen en redes sociales y en medios de comunicación: incluso la empresa más seria puede beneficiarse de un toque de diversión.

Y, sobre todo, también puede beneficiarse de una línea de diálogo abierto con sus consumidores potenciales: anímales a que entren en conversación con tu marca a través de redes sociales, que aporten su granito de arena y que participen de tus estrategias de marketing. Si quieres que sientan la marca como algo suyo, tendrán que participar en ella de alguna forma u otra, ¿no te parece?