Facturación

Todos los secretos del IVA Intracomunitario

Todos los secretos del IVA Intracomunitario

¿Te asusta el IVA intracomunitario? Le perderás el miedo después de leer este artículo en el que te explicamos todos sus secretos.

Suficientemente difícil es controlar el IVA cuando opera dentro de nuestras fronteras… ¡Como para controlarlo al completo cuando se trata del IVA intracomunitario! ¿Aplicar el IVA en operaciones con otros países de la Unión Europea te parece un hueso duro de roer? Entonces necesitas este artículo.

Al fin y al cabo, puede que el IVA intracomunitario funcione con unas reglas propias y, en muchos casos, diferentes a las que controlas dentro del territorio español. Pero no desesperes, porque aquí venimos a explicarte todos los secretos de este tipo de IVA para que le pierdas el miedo y te conviertas en un verdadero maestrillo en el tema.

 

Ventas y adquisiciones

Las principales operaciones que pueden realizarse de forma intracomunitaria son las ventas (o entregas) y las adquisiciones. Veámoslas por separado.

Una entrega es una venta o exportación de bienes o servicios de un país miembro de la Unión Europea a otro que también lo sea. De España a Italia o de Francia a Alemania. (Dejaremos fuera las bromas sobre el Reino Unido, venga.) Este tipo de operaciones no están sujetas a IVA, así que no es necesario reflejar este impuesto en ellas. Aun así, para poder beneficiarnos de esta exención deberemos cumplir tres requisitos básicos:

  1. Que el bien o servicio se cumpla en el otro país y no en el tuyo.
  2. Que el cliente que contrata el bien o servicio forme parte de la Unión Europea.
  3. Que ambas empresas participantes lleven un libro especial para este tipo de ventas intractomunitarias.

Una adquisición, por su parte, es la compra de mercancías o servicios a cualquier otro país que forme parte de la Unión Europea. Este tipo de operaciones, a diferencia de las ventas o entregas, sí que están sujetas al IVA intracomunintario, que ha de ser declarado mediante una autoliquidación (es decir: el cliente recibe la factura sin IVA y tendrá que pagarlo en España, por lo que deberá contabilizar simultáneamente el IVA soportado y el repercutido). La forma de declarar las adquisiciones es usando el Modelo 349.

 

Registro de Operaciones Intracomunitarias

Ya lo hemos dicho en el caso de las ventas intracomunitarias: para realizar cualquiera de estas operaciones (también las adquisiciones) es necesario que la empresa que las realice haya realizado un registro en el censo VIES, también denominado Registro de Operadores Intracomunitarios. O ROI, que es más sencillo todavía.

¿Cómo realizar este registro? Tan sencillo como solicitarlo a Hacienda mediante el Modelo 036 (en el que resulta del todo imprescindible marcar la casilla 582). Más sencillo, imposible.

 

 

Secretos del IVA intracomunitario

Repetimos: que no te asuste el IVA intracomunitario, porque no es tan complicado como pudiera parecer. De hecho, para que acabes de perderle el miedo del todo, a continuación te ofrecemos cuatro consejos que te acabarán de convencer de que esto no es pan comido, pero que tampoco es imposible…

  1. Antes de facturar cualquier tipo de operación intracomunitaria, verifica que tu cliente está dado de alta en el Registro de Operadores Intracomunitarios. Así evitarás sorpresas desagradables.
  2. En todas tus facturas que se hayan emitido a algún país de la Unión Europea deberías añadir una coletilla que sea fácilmente identificable y que deje bien claro que se trata de una “operación exenta de IVA de acuerdo con la directiva europea”.
  3. En el caso del Modelo 349 del que hablábamos al respecto de las adquisiciones intracomunitarias, es necesario incluir tanto compras como ventas y, sobre todo, indicar tus datos personales, tu NIF y la cantidad facturada. Este modelo se presenta trimestralmente, aunque si superas los 50.000 € en un trimestre deberás pasar a presentarla de forma mensual.
  4. Ten en cuenta que Hacienda te dará una baja de oficio en el caso de que dejes de declarar este tipo de operaciones intracomunitarias en un período superior a un año.

¿Ves como no es tan complicado? Ahora ya puedes decir que el IVA intracomunitario no tiene secretos para ti.