50% de descuento durante 6 meses en cualquier plan que elijas

1

Dias

13

Horas

11

Minutos
Hazte con tu oferta

Tipos de régimen de IVA, ¿cuál me corresponde?

|

Como autónomo o empresario tenemos una serie de requisitos fiscales que debemos cumplir. Entre ellos está la declaración y liquidación del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Dependiendo de las características del negocio y de su ámbito de actuación, nos deberemos adscribir a un tipo u otro de régimen tributario. A continuación vamos a explicar cuáles son los regímenes de IVA que existen y para qué tipo de negocios se aplica cada uno de ellos.

Tipos de regímenes de IVA

En el Impuesto sobre el Valor Añadido existe un régimen general y varios regímenes especiales. El general aplica cuando no proceda ninguno de los especiales, se renuncie a ellos o se quede excluido.

Régimen general

Los negocios adscritos a este régimen deberán hacer siempre factura a sus clientes aplicando el tipo de IVA que corresponda (21%, 10% o 4%, según el producto que estemos vendiendo), salvo que se esté exento de IVA. Igualmente, deberemos exigir siempre factura a los proveedores.

En la declaración mensual o trimestral, a través del modelo 303, deberemos calcular la diferencia entre el IVA devengado y el IVA soportado. Esta declaración puede darnos tres posibles resultados:

  • Nulo: cuando el resultado de la liquidación sea cero. Es decir, nuestro IVA devengado y soportado sea la misma cantidad.
  • Positivo: si el resultado de la liquidación es positivo deberemos ingresar la cantidad a la Agencia Tributaria.
  • Negativo: en este caso podremos solicitar a Hacienda que nos devuelva dicha cantidad. También podremos reservarlo para compensar futuras declaraciones que salgan positivas. En todo caso, al final del ejercicio, podremos solicitar la devolución del acumulado sin compensar.

Aquí te explicamos cómo solicitar la devolución mensual del IVA.

Regímenes especiales

  • Régimen simplificado.
  • Régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca.
  • Régimen especial de los bienes usados, objetos de arte, antigüedades y objetos de colección.
  • Régimen especial aplicable a las operaciones con oro de inversión.
  • Régimen especial de las agencias de viaje.
  • Régimen especial de recargo de equivalencia.
  • Regímenes especiales aplicables a los servicios de telecomunicaciones, de radiodifusión o de televisión y a los prestados por vía electrónica.
  • Régimen especial del grupo de entidades.
  • Régimen especial del criterio de caja.

Soluciona de forma fácil y rápida cualquier trámite fiscal con Holded. Empieza gratis.

Los más comunes son el régimen simplificado, el régimen especial de agricultura, ganadería y pesca, el recargo de equivalencia y el régimen especial de criterio de caja. Para saber cómo funciona el recargo de equivalencia, te aconsejamos leer nuestro artículo “¿Qué es el recargo de equivalencia y cómo funciona?”.

A continuación vamos a ver los restantes.

Régimen simplificado

La característica principal de este régimen de IVA es que se calcula una cuota anual mínima según la cual se van a hacer unos ingresos trimestrales fijos. Esto simplifica mucho el trámite de la declaración del IVA. Y es que se liquidará una cantidad fija, independientemente de las ventas y la facturación. No obstante, al final del ejercicio, se regulariza la cantidad final haciendo un ajuste según el volumen de negocio real que se haya tenido durante el ejercicio.

El régimen simplificado solo es compatible con el régimen de agricultura, ganadería y pesca y con el recargo de equivalencia. Así que si tu negocio realiza una actividad sujeta al régimen general del IVA o a una actividad sujeta a otro de los regímenes especiales no podrá tributar en el régimen simplificado por ninguna actividad.

Es importante recordar que este régimen exige estar también acogido a Estimación Objetiva en el IRPF.
Este régimen de IVA se aplica a las personas físicas y entidades en régimen de atribución de rentas que cumplan los siguientes requisitos:

  • Sus actividades están incluidas en la Orden Ministerial que desarrolla el régimen simplificado.
  • El volumen de ingresos en el año anterior no debe superar cualquiera de los siguientes importes:
    • 250000 euros para el conjunto de actividades económicas, excepto las agrícolas, forestales y ganaderas.
      A partir del 1 de enero de 2018, dicho límite será de 150.000 euros.
    • 250000 euros para el conjunto de actividades agrícolas, forestales y ganaderas.
  • El volumen de adquisiciones e importaciones de bienes y servicios en el ejercicio anterior, excluidas las adquisiciones de inmovilizado, no debe superar la cantidad de 250000 euros anuales (IVA excluido).
    A partir del 1 de enero de 2018, dicho límite será de 150000 euros
  • Que no hayan renunciado a la aplicación de este régimen.
  • Que no hayan renunciado o estén excluidos de la estimación objetiva en el IRPF.
  • Ninguna actividad ejercida por el contribuyente debe encontrarse en estimación directa en el IRPF o en alguno de los regímenes del IVA incompatibles con el simplificado.

Régimen especial de agricultura, ganadería y pesca

Los autónomos adscritos a este régimen no tienen obligación de repercutir ni de liquidar e ingresar el IVA por la venta de productos naturales obtenidos en las explotaciones. Sin embargo, quedan excluidas las importaciones de bienes, adquisiciones intracomunitarias de bienes y las operaciones en las que se produzca la inversión del sujeto pasivo.

Tampoco se deducen las cuotas de IVA soportadas en las adquisiciones de bienes o servicios empleados en la actividad.

Este régimen se aplicará a los titulares de explotaciones agrícolas, ganaderas, forestales o pesqueras que no hayan renunciado ni estén excluidos del mismo. La Agencia Tributaria especifica claramente qué actividades quedan excluidas.

Régimen especial de criterio de caja

Este régimen entró en vigor en 2014 como una de las medidas aplicadas con la Ley de Apoyo a Emprendedores.

Las pymes y autónomos que decidan, de forma voluntaria, adscribirse a este régimen no deberán adelantar a Hacienda el IVA de las facturas no cobradas. De igual modo, se retardará la deducción del IVA soportado en sus adquisiciones hasta el momento en que efectúe el pago a sus proveedores.
Para más información, es posible acceder a la nota informativa de la Agencia Tributaria

Soluciona de forma fácil y rápida cualquier trámite fiscal con Holded. Empieza gratis.

Te recomendamos

Sin categorizar

Todo lo que necesitas saber sobre la carta de despido

Emprender

Cómo se implementa un ERP (y saber si es momento de hacerlo)

Los Mejores Programas de Facturacion

Facturación

Los 7 mejores programas de facturación gratuitos