Consejos

Inspírate con estas Ted Talks enfocadas en los negocios y la creatividad

autor

Inspírate con estas Ted Talks enfocadas en los negocios y la creatividad

El formato Ted Talks lleva años generando ideas brillantes e inspiradoras en todos los campos del conocimiento humano. También, como no podía ser de otra manera, en el ámbito empresarial, que es lo que más directamente nos toca a nosotros.

En este artículo recogemos cinco charlas inspiradoras que cualquier persona interesada en los negocios debería ver:

Un maestro procastinador

El norteamericano Tim Urban, conocido principalmente por ser el autor del blog Wait But Why, es el maestro de la procrastinación (esto es: dejar para mañana lo que puedes hacer hoy… una y otra vez).

En su aportación cómica al catálogo de las Ted Talks, Urban enseña a la audiencia cómo abordar tareas exigentes (como escribir un artículo extensísimo) y lo hace a través de ilustraciones.

Tim Urban nos invita a que busquemos en el interior y encontremos las razones de por qué vamos retrasando una y otra vez las tareas. Muchas veces la raíz de esta procrastinación suele ser similar: No dejes que “el monstruo del pánico” te afecte, resume.

 

El poder del todavía

El fracaso se enfrenta con dos alternativas: o se rinde uno o se aprende de él para mejorar en la siguiente oportunidad. En muchos casos nos venimos abajo con el más nimio detalle, sin ser conscientes de que caer en ese error significa seguir más fuerte y con más armas, o al menos eso es lo que traslada Carol Dweck en su charla.

“He oído hablar de una escuela en Chicago, donde para graduarse hay que pasar un cierto número de cursos y si no lo consiguen, se les califica con todavía no”, explica esta profesora de psicología de Stanford.

 

Las escuelas matan la creatividad

Es una idea subversiva que casi suena a boutade, pero lo cierto es que si rascamos un poco en ella termina teniendo todo el sentido del mundo. El profesor universitario Sir Ken Robinson nos anima a hacerlo, a repensar la escuela de una manera diferente para que ésta cambie y empiece a ser una incubadora de talento creativo: el profesor opina que el sistema educativo debería cultivar la curiosidad frente al acento en la capacidad memorística y las pruebas estandarizadas.

LEER MÁS: 7 series sobre negocios que no deberías perderte

Robinson critica en su Ted Talk que las escuelas estadounidenses –es extrapolable a las españolas– alimenten desde una edad temprana la conformidad en detrimento de la creatividad. Que se fomente el trabajo rutinario frente al torrente imaginativo de niños que, de alguna manera, tienen la capacidad de descubrir e interpretar el mundo bajo sus propios criterios.

La solución improvisada

Esta Ted Talk corre a cargo del experto en innovación Navi Radjou, que aporta la siguiente reflexión: “Una solución inteligente es aquella nacida en la adversidad. Una solución inteligente ni es sofisticada, ni tampoco es perfecta, sino que es capaz de crear más valor con menor costo. Para mí, los empresarios que crean este tipo de soluciones son como los alquimistas: pueden transformar mágicamente la adversidad en oportunidad, y convertir algo de menor valor en algo de gran valor. En otras palabras, dominan el arte de hacer más con menos, que es la esencia de la innovación frugal”.

El emprendedor franco americano –afincado en Silicon Valley– sostiene que la innovación pasa por crear más valor económico y social usando pocos recursos, a partir de la escasez; porque no se trata de hacer cosas, sino de hacerlas mejor.

 

En qué consiste eso de dirigir

El consultor de negocios Itay Talgman considera que el hecho de liderar se asemeja a la función del director de orquesta, y que cuando te subes al podio hay un ‘momento mágico’ acompañado de una enorme responsabilidad; es decir, tienes que hacerlo siendo autoconsciente de la función y sin abandonar al equipo.

“El momento mágico de dirigir es cuando te subes al escenario; hay una orquesta sentada. Están todos, ya saben, calentando y en lo suyo. Y me subo al podio. Ya saben, la pequeña oficina del director. O, más bien, un cubículo, un cubículo abierto, con mucho espacio. Y, delante de todo ese ruido, haces un gesto muy pequeño, no muy sofisticado. Y, de repente, en medio del caos, orden. El ruido se convierte en música”, afirma.